Montaje: ¡Pacifista!

Es probable que no haya habido una organización más patriarcal en Colombia que las Farc. La historia de ese grupo armado ha estado marcada por la visión de los hombres: desde los campesinos que resistieron la operación Marquetalia en 1964, pasando por todos los comandantes y miembros del Secretariado hasta llegar a las delegaciones que intentaron negociar el fin de la guerra con el Estado, incluyendo la que logró la paz en La Habana. Las mujeres de la guerrilla han jugado, históricamente, papeles de segundo plano.

Una vez pactado el fin de la guerra con el gobierno de Juan Manuel Santos, el tema de género se convirtió en objeto de estudio en todos los campamentos guerrilleros. Las mujeres empezaron a leer a Simone de Beauvoir y los hombres a hablar de patriarcado y nuevas masculinidades. Mientras entra en vigencia la Jurisdicción especial para la Paz, que seguramente juzgará delitos sexuales cometidos por todos los actores armados (incluidas las Farc), las mujeres de esa guerrilla redactaron un documento llamado Tesis de mujer y género para el congreso del nuevo Partido, al que ¡Pacifista! tuvo acceso y del que se pueden extraer los lineamientos de la que pretende ser una nueva política incluyente. El documento será presentado en el congreso en el que la guerrilla se convertirá en partido político.

No es un tema sencillo. Por ejemplo, las Farc han sido acusadas durante años de obligar a sus combatientes a abortar. En 2012, durante la operación Sodoma, las Fuerzas Militares incautaron un computador en el que apareció un comunicado del ‘Mono Jojoy’ a toda la tropa del Bloque Oriental en el que decía que “la planificación es obligatoria y en los casos de embarazo realizar el legrado”.

También en agosto de 2015, la Unidad de Análisis y Contexto de la Fiscalía presentó un informe en el que señalaba que la guerrilla promovió “una política orientada a la violencia sexual, sobre todo la violencia sexual contra la mujer”, como lo dijo en su momento el exvicefiscal Jorge Perdomo. El documento aseguraba que en todos los bloques de ese grupo armado hubo casos de violación. La afirmación de Perdomo fue señalada como un “delirio algorítmico” por parte de ‘Iván Márquez’, entonces jefe del equipo negociador de las Farc.

Vea también: Cinco testimonios sobre violencia sexual que contradicen a las Farc

Estos fueron los lineamientos de feminismo que encontramos en Tesis de mujer y género para el congreso del nuevo Partido, que nos acercan a algo así como ‘el feminismo según las Farc’.

‘Pensamiento emancipatorio’

El documento empieza señalando que el papel de las mujeres dentro de la guerrilla “ha sido fundamental en el nivel de desarrollo de nuestra lucha” y sostiene que para las mujeres rurales, las Farc representaron “una opción de vida diferente, una oportunidad para escapar de una realidad de exclusión, discriminación y opresión”. Además, “las mujeres en las FARC-EP somos sujetas políticas en iguales condiciones, oportunidades y capacidades que los hombres”, dice el texto; así que “el carácter anti patriarcal de nuestro partido debe reflejarse en el empoderamiento colectivo de este pensamiento emancipatorio”.

‘Feminismo revolucionario’

Dentro de sus lineamientos políticos, ahora la guerrilla quiere reconocer “de manera especial la posición reproductiva y productiva de las mujeres como sujetas históricas” y establecer una “metodología de un feminismo propio, el cual debe reconocer los avances y dificultades de las diferentes corrientes del feminismo y los retos actuales para la construcción de una paz estable, duradera e incluyente”. En últimas, quieren “asumir la concepción revolucionaria de los feminismos”.

‘Combatir el patriarcado’

Para ellas, el feminismo revolucionario “busca eliminar todas las prácticas orientadas a mantener el orden social patriarcal”, “reconoce las intersecciones que evidencian las múltiples discriminaciones y violencias” y quiere “combatir el patriarcado”. Sin embargo, el documento no hace ninguna referencia al acceso de mujeres a posiciones de poder dentro del Partido, lo que deja la puerta abierta a la misma concentración que había cuando las Farc eran un ejército irregular.

‘El género no es un hecho natural’

El documento también habla de uno de los temas más polémicos de la campaña por el plebiscito del año pasado: la construcción social del género. La posición de las mujeres de las Farc, al menos las que redactaron este texto, es que “el sexo (hombres-mujeres) es un asunto biológico o natural; el Género no es un hecho natural, es una construcción social que establece alrededor de la masculinidad o la feminidad cómo las personas deben vivir y pensar”. El texto también le habla a los hombres, de quienes dice que sus roles fueron establecidos “como un ejercicio de alienación que debe ser superado a través de la formación y prácticas de la igualdad”.

‘Nuevas masculinidades contrahegemónicas’

Para el congreso que dará vida al partido político legal de las Farc, que probablemente se realizará en agosto de este año, las mujeres tienen propuestas concretas: quieren una organización de mujeres militantes, con la posibilidad de una plataforma nacional y una estrategia de relacionamiento a partir de experiencias “que promuevan la lucha de las mujeres por las transformaciones que se requieren”.

Además van a pedir que esa nueva organización política tenga un “departamento de Mujer y Género” que garantice que en los debates internos se hable de ese tema y que ayude a construir “las nuevas masculinidades contrahegemónicas al interior de nuestra organización”, según el documento.

‘Maternidad y paternidad alternativa’

El texto también señala que la militancia debe “brindar herramientas de feminismo militante desde la maternidad y paternidad alternativa y las pautas de crianza desde un enfoque emancipatorio y revolucionario que propenda por eliminar los imaginarios de la familia nuclear y los roles de cuidado, establecidos para las mujeres”.

‘Prevenir cualquier tipo de violencia de género’

La propuesta también incluye “articularnos con procesos organizativos y reivindicativos de la población LGBTI, ya que reivindicamos su lucha por el reconocimiento y la consolidación de sus derechos” y comenzar una “formación de una conciencia colectiva que acoja a la población LGBTI en nuestra organización política y organizaciones de masas”.

El nuevo partido también trabajará, según el texto, por “prevenir cualquier tipo de violencia contra las mujeres, personas con orientaciones sexuales diversas y construcciones identitarias”, lo que incluye erradicar “frases, chistes y comentarios que por su contenido subvaloren, ridiculicen o denigren a las personas por el hecho de ser hombres o mujeres, o por sus condiciones étnicas, físicas o de orientación sexual y su construcción identitaria”.

Para la activista y columnista Catalina Ruiz-Navarro,  la de las mujeres de las Farc es, sin duda, una apuesta política. Este documento significa “que han entendido que el género es un tema clave y decisivo en la política contemporánea”. Según ella, “cualquiera que se va a meter la política debe saber que este es un tema obligado, y antes sorprende que no estén haciendo lo mismo todos los partidos”.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS