Síguenos en Facebook
Foto: Aitor Sáez

Los guerrilleros siguen construyendo sus campamentos en las 26 zonas veredales del país. Foto: Aitor Sáez

Por: Aitor Sáez

Este miércoles debe comenzar la dejación de armas por parte de las Farc. Una “noticia histórica para los colombianos”, como dijo el propio presidente Santos en su cuenta de Twitter hace menos de 24 horas. Será el primero de los pasos que, en 4 meses, darán cuenta del tránsito de esa guerrilla a una organización política no armada, lista para volver a la vida civil.

La misión de la ONU emitió este martes un comunicado en el que afirma que “a pesar de los retos logísticos que siguen dificultando el buen desarrollo de la implementación (…)la Misión procederá a partir de mañana a la identificación y registro de todas las armas presentes en los campamentos de las FARC-EP en las 26 Zonas y Puntos Veredales. El comandante de las Farc ‘Iván Márquez’ reafirmó el comunicado en una rueda de prensa en Bogotá.

Sin embargo en Tumaco, una región apartada y azotada como pocas por la guerra, los comandantes de las Farc que están concentrados en la zona veredal de La Variante dicen otra cosa. “Por protocolo, a nosotros nos tienen que avisar de cualquier movimiento 48 horas antes y debemos contar con la aprobación del Secretariado”, le dijo a ¡Pacifista! Yesid Guevara, comandante de la guerrilla en esa zona. Según él, hasta ahora, y a menos de 24 horas de empezar la dejación, no les han dado ninguna orden.

Foto: Aitor Sáez

En Tumaco no han recibido la orden de comenzar el proceso de dejación de armas. Foto: Aitor Sáez

El descontento de las Farc en Tumaco es notorio. El coordinador del Gobierno en el mecanismo tripartito de monitoreo y verificación (MM&V), el teniente Daniel Guerra, calcula que la zona se encuentra entre el 10 y el 20% construida y eso tiene inconformes a las decenas de guerrilleros que desde hace varios días están allí. ¡Pacifista! pudo establecer, además, que en varias zonas del país la situación es parecida y que por eso no se efectuaría el proceso de identificación y registro de armas programado.

‘Jairo Salcedo’, otro de los jefes de las Farc en esa región, calcula que al paso que van, la zona estará lista en tres meses. Eso significa que, si su cálculo no falla, pasarán las tres fechas presupuestadas para entregar las armas y los campamentos aún no estarán construidos. El mensaje, según pudimos ver en ese territorio, es claro: sin la zona transitoria lista, no hay dejación de armas (a menos que el Estado Mayor ordene lo contrario, como sucedió con la reubicación).

Es que las demoras van más allá y también afectan a las sedes de monitoreo. El coronel Molina, coordinador de la ONU en esa sede, le dijo a ¡Pacifista! que todavía no ha llegado ningún cajón a la sede de La Variante. Unos cajones que sustituirán en un primer momento a los contenedores previstos. “El cajón es un lugar dimensionado para una cantidad de fusiles pequeña y cortos, mientras que el container ya viene bien equipado con los armeros para separar las municiones y armas. Es algo que va a minimizar los riesgos”, explicó.

Por todos esos obstáculos, los integrantes de las FARC en el pacífico nariñense, concuerdan con la petición de su Secretariado de reprogramar el calendario de dejación de armas. “Si el Gobierno no cumple, no podemos proceder (…) Con esos retrasos, no creo que se pueda cumplir el cronograma”, afirmó el coordinador de las FARC en el Mecanismo de La Variante. La guerrilla, como en la mayoría de las zonas veredales, se ha ubicado en un campamento temporal a pocos metros de donde este miércoles debería comenzar la dejación de armas. “La realidad es otra” entre Bogotá y Tumaco, como resume William.

ARTÍCULOS RELACIONADOS