Buscamos personas que vivieran en lugares donde algunas dinámicas del conflicto armado siguen vivas. El Bordo en el Cauca; Tumaco en el Nariño; Buenaventura, Valle del Cauca; y Carmen de Bolívar, en el departamento de Bolívar, fueron los municipios que nos mostraron cómo se viven las fiestas de navidad en lugares donde paso a paso se va superando el miedo de la guerra.

 

Buenaventura, Valle del Cauca

d531d119-1e66-4088-a2d9-c300375abbac

Aquí en el puerto decoramos las calles con festones como sinónimo de luces; casi no se utilizan los arreglos navideños tradicionales porque hay problemas con el servicio de la luz…y, además, la ciudad siempre está en movimiento, la gente piensa en el comercio, en vender y vender cosas para esta época. Eso sí, la  comida es muy importante para las fiestas, tenemos platos típicos como el pavo relleno de salsa de camarones y las picadas con frutos del mar; esos son las comidas que las familias preparan en esta época, para el 24 y el año nuevo”, nos dijo Julio Urbano, habitante de Buenaventura.

El Bordo, Cauca

34

“En la plaza principal de El Bordo muchos comerciantes se agrupan para venderles cosas a la gente del pueblo; más que todo calzado, ropa y juguetes para estas fiestas, muchas cosas son más baratas que en los locales y la galería. Generalmente, viene gente a pasar el día y a comprar regalos de navidad. El resto de actividades es normal; se hacen novenas, fiestas familiares y encuentros ciudadanos, acompañados de folclore del Cauca y comida como empanadas, arroces y hojaldras “, nos contó Yamile Zuluaga de El Bordo, Cauca.

 

Tumaco, Nariño

4

“El pesebre del parque principal es algo muy importante aquí en Tumaco; la gente se reúne a rezar las novenas alrededor de él y le da un toque de paz a la zona, que está rodeada de muchos sitios de fiestas y gente impertinente. La comida es muy importante y mezcla la cultura del Pacífico y del centro de Nariño, o sea comida de mar y platos navideños tradicionales de la cordillera”, contó Luzmary Preciado, de Tumaco.

Carmen de Bolívar, Bolívar

548a1f34-2ffd-42a1-a4a8-485d2ea9641c

“El alumbrado era una cosa que se había perdido con la guerra aquí en Carmen de Bolívar; pero con el tiempo se ha ido recuperando esa costumbre, más que todo en los barrios. La gente reúne dinero para darles aguinaldos a los más pequeños y antes se premiaba a la calle más alumbrada, cosa que la Alcaldía debería volver a hacer de nuevo. Otra tradición es la comida, ceviches y pescados muy ricos, entre esos el mero en salsa de camarones”, nos compartió Soraya Bayuelo, comunicadora del Carmen de Bolívar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS