El pasado 4 de marzo, unos 200 hombres con brazaletes de las Autodefensas Gaitanistas entraron al corregimiento Peña Azul, del Alto Baudó. Según fuentes consultadas por ¡Pacifista!, los actos desataron un desplazamiento masivo que involucra a 340 personas de 108 familias, hacia Pie de Pató, cabecera municipal del Alto Baudó.

“Todos los sábados nos reunimos a arreglar el pueblo, a limpiar las calles. En eso escuchamos una lancha por el río, y luego vimos que se bajaron como cinco guerrilleros del ELN. En ese momento otras tres lanchas repletas de hombres armados, como unos 200 paramilitares, llegaron echando plomo y gritando “Los vamos a matar, guerrilleros hijueputas””. Cuenta uno de los desplazados que huyó del corregimiento Peña Azul hacia Pie de Pato. Aunque los paramilitares estaban detrás de los hombres del ELN, los ultrajes iban para toda la comunidad. Desde 2001 a 2017, los grupos paramilitares han llegado al pueblo en cinco ocasiones, pero la comunidad había logrado huir al escuchar el ruido de los motores en el río. El oído era la única herramienta para librarse de la muerte. El hombre recuerda que en medio de las correrías, monte adentro, alcanzaba a escuchar las ráfagas de fuego y los insultos “ratas guerrilleras, comunistas de mierda, los vamos a reventar”. En esta ocasión, el ruido de la primera lancha, donde iban los guerrilleros, mimetizó el ruido de las siguientes. Los miembros del ELN, al ir vestidos de civil, no generaron sospecha hasta el momento de bajarse, con fusiles y pañoletas distintivas en los brazos, para refugiarse en las casas.

Unas 20 personas corrieron hacia la manigua para huir de las balas. Otros se refugiaron en las casas, bajo las camas o las mesas, porque el miedo no les daba para correr, según cuenta una de las sobrevivientes.

El rumor de la incursión llegó a los caseríos Batatal, Las Delicias, Puerto Misael, Boca de León, Bacal, Punta de Peña y Puerto Cardozo, entre otras.

Según un comunicado de la Subcomisión de los Derechos Humanos de la Cumbre Agraria, los enfrentamientos se extendieron hasta la noche y, debido a eso, no se ha podido establecer el número de víctimas ni desplazarse hasta la zona para determinar la situación.

El defensor del pueblo en el Chocó, Luis Murillo, afirma que desde 2009 la población de las comunidades del alto, medio y bajo Baudó ha solicitado protección especial y asesorías de alertas tempranas por ser una región de disputa territorial entre los grupos guerrilleros y los paramilitares.

Murillo también afirma que, como medida de control, ya empezaron operativos militares de tipo aéreo para recorrer la zona y conocer la situación.

Además de los hechos ocurridos, en la mañana del domingo un transportador fluvial fue encontrado muerto en las afueras de Pie de Pató. El defensor dice que el homicidio, aunque no tiene una relación directa con los enfrentamientos del día anterior, si tiene que ver con el accionar de los grupos armados ilegales presentes en la región.

El hombre que relató los hechos del sábado en la mañana dice que está cansado de vivir con el miedo de que un día lleguen los grupos armados y lo maten porque sí. Asegura que es la fatalidad por haber nacido allí, lejos de la mano del hombre y hasta de la divina, y solo espera a que el gobierno se acuerde ellos antes de que ocurra una tragedia mayor.

ARTÍCULOS RELACIONADOS