Foto: Cristian Alvarez integrante Casa Kolacho | Cortesía Casa Kolacho

Adentro de las comunas de Medellín, en la número 13 y al occidente de la ciudad, se levanta Casa Kolacho. No parece una casa de barrio más: sus paredes están decoradas de graffittis, tiene estantes llenos de aerosoles en vez de libros y adentro, en la nevera, tiene imanes con palabras para componer frases y canciones. Desde 2013, esta casa cultural le apuesta a generar hábitos sanos en los jóvenes de las comunas  y  enseñarles acerca de las distintas modalidades del hip hop: graffiti, breakdance, rap y scratching.

Casa Kolacho está liderado por el grupo C15, una de las bandas que participará en la próxima edición de Hip Hop al Parque, el próximo fin de semana. En una zona roja de Medellín, este grupo decidió trabajar en la creación de procesos culturales en un ejercicio de resistencia y en lucha por acabar con las fronteras invisibles que tiene la ciudad. El grupo se caracteriza por sus canciones frescas y con mensajes positivos, que combinan con el soul y el funk. En ¡Pacifista! charlamos con Jehhico, el cantante de la agrupación que podrán ver este fin de semana en Bogotá, o al visitar en la Comuna 13 de Medellín.

Jeihhco, cuéntanos un poco de C15, su nacimiento y transformación…

Es un grupo que nace hace 13 años, creado por un parcero que le decíamos Kolacho, que desafortunadamente fue asesinado en el año 2009. Entonces C15 con toda la energía y fuerza de Kolacho, lleva trabajando todos estos años en la música, en el contexto social de la Comuna 13, en el centro cultural, la escuela de hip hop y en un graffitour para turistas por la Comuna.

La propuesta de C15 es tranquila, no quiere ser estridente, es un grupo que se la pasa parchado haciendo música, que se la quiere pasar bien. En medio de todo es un proyecto de amigos y de barrio, somos una familia. Para nosotros es importante aportar a Colombia, al barrio, a la playa, a la selva. Tratamos de mezclar géneros musicales y gramaticales, eso se ve en nuestros espacios sonoros y visuales. Tenemos una mezcla de ritmos primarios del hip hop, soul, funk, acordeón, es un paquete musical concebido para caber en aquellos corazones desprevenidos que están por ahí. Nuestra búsqueda es crear una voz propia que luche contra la ignorancia, a favor de la memoria y aportar al tejido social.

¿Cómo funciona la propuesta cultural de Casa Kolacho?

Más que todo, compartimos el hip hop. Creemos en el poder del hip hop, que es mucho. Se trata de compartir estos elementos que llegaron a nosotros como una posibilidad de salvarnos la vida, en un momento donde no teníamos muchos posibilidades. Casa Kolacho es la oportunidad para ser alguien, para decir algo y para expresar, para ser referentes y generar una vida diferente a los cánones establecidos que dicen que hay que ser doctor o médico. Poder decir, “yo quiero ser un graffitero, un rapero, un dj, un productor“, eso es lo que hacemos en la escuela. Por medio de la guía, del ejemplo, la diversión, el color, los pasos de baile y los beats, atraer a los a decir lo que quieran decir.

¿Cuántas personas hacen parte de la casa cultural?

En Casa Kolacho somos 15 personas y atendemos a 250 chicos, aunque tenemos también muchos asistentes temporales, actividades y muestras, que es cuando va más gente a la casa cultural. La Casa se financia de la auto gestión, vendemos discos, camisetas, el graffitour, de nuestras presentaciones artísticas, cuando nos contratan para ir a pintar en otros lados, etc. Es una economía solidaria. Así los artistas logramos tener una calidad de vida digna.

La escuela es 100 por ciento gratuita para los chicos. Para todo lo que tiene que ver con el graffiti, por ejemplo: aerosoles, pinturas y lápices, no tienen que pagar ni mensualidad, ni inscripción. Nada.

Jehhico, de tennis rojos y cachucha blanca. Foto: Cortesía Casa Kolacho

¿Qué planes tienen a futuro con la Casa?

Los planes a futuro son seguir divirtiéndonos y seguir haciendo clicks con los jóvenes. Que el mundo sea más divertido, con menos odio y mucho más amor. Concretamente se hace eso teniendo una mejor sede, más equipos, profesores mejor preparados, artistas con más sentido social, muy tesos y muy cálidos, que se conecten mucho con la ciudad, la comuna y el país. Queremos seguir haciendo ciclos de vida, alegría y amor que nos permitan opacar y cerrar los ciclos de odio, de tanta maldad y violencia. Queremos un futuro más feliz y más tranquilo.

Este año la Curaduría del festival se basó en mensajes positivos dentro de las líricas ¿qué opina de esto?

Yo creo que es volver a nuestras raíces, es volver al hip hop inicial. Por lo menos en Medellín, el hip hop se ha convertido en el eje rotador de la identidad y la expresión de muchas personas, jóvenes y adultos, llegando a niveles de espacios especiales como las escuelas de Casa Kolacho o la escuela de Alcolirycos. La apuesta de “hip hop es vida”, es una apuesta que va a replicar en mensajes.

Es importante que empecemos a mostrar las cosas que resaltan el hip hop y esta apuesta es volver a la raíz del hip hop alegre, feliz, fiesta, pero que revindica a unas luchas sociales, a gente que quiere un mejor mundo, mejor futuro y presente. Este es el hip hop que nace en los setentas en Nueva York, que quería sacar adelante todas las comunidades latinas y afrodescendientes, es el que aprendimos y el que queremos compartir en el festival.

Descríbeme el hip hop en una palabra…

Es vida, es una casualidad que este festival tenga el mismo lema, nos vamos a sumar a la creación del título. Para mi el hip hop es una manifestación que permite dar vida y que da vida. Esta es la primera vez que vamos a hip hop al parque como artistas. Yo personalmente había estado en la parte académica, pero esta vez vamos en calidad de artistas.

C15 se presentará el sábado 21 de octubre a las 5:15 en el Parque Simón Bolivar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS