Manuel Garzón, candidato de la Farc a la Cámara por Bogotá.

Esta mañana, Manuel Garzón, candidato a la Cámara de Representantes por la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), radicó en una ventanilla del bunker de la Fiscalía una denuncia penal por amenaza, instigación a delinquir, injuria y calumnia  en contra del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez.

La denuncia fue motivada por un tweet publicado desde la cuenta personal de Álvaro Uribe en el que el expresidente se refiere a Garzón, quien es candidato por el partido Farc pero nunca militó en la guerrilla de las Farc, como “terrorista”.  

La publicación fue realizada el pasado 25 enero a las 6:37 am y muestra una foto de Garzón acompañada del texto: “Manuel Garzón Abogado en contra de Santiago Uribe Vélez ahora es candidato de las Farc a la cámara de representantes”, a lo cual el expresidente agregó: “Parte de participación de terroristas en falaces acusaciones contra mi hermano”. Dicho mensaje fue retwiteado más de 800 veces en esta red social .

   “En un país polarizado como el que vivimos estas acusaciones por parte del expresidente Uribe son un aliciente para que seguidores suyos, extremistas, pudieran llegar a atentar contra mi vida e integridad”, aseguró Garzón durante la diligencia.

Según Garzón, quien en calidad de abogado suplente representa a un grupo de víctimas del grupo paramilitar conocido como Los 12 Apóstoles –al que el hermano del expresidente está acusado de pertenecer–, más que la apertura de un proceso penal en contra de Álvaro Uribe Vélez su denuncia busca que él se retracte públicamente por señalarlo como terrorista.

“Queremos entablar un diálogo en el que el expresidente se retracte de estas afirmaciones y diga públicamente que la defensa de los derechos humanos es una labor legítima y que la participación política debe garantizarse desde cualquier partido político”, afirmó Garzón.

 

En el pasado otras personas que han sido víctimas de afirmaciones calumniosas por parte del expresidente han acudido a vías legales para forzarlo a retractarse: en 2017 el columnista Daniel Samper logró a través de una tutela que el expresidente se retractara de un tweet en el que lo acusaba de ser un “violador de niños” y en 2006, el entonces senador Rafael Pardo interpuso una queja disciplinaria ante la Procuraduría luego de que Uribe lo acusara de conspirar con las Farc para sacarlo del poder. En aquella ocasión, el expresidente rectificó su versión  antes de que la Procuraduría se pronunciara.       

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS