Fotos: Ivan Valencia

Fotos: Iván Valencia

 

Los relatos de los mayores dicen que los guardias indígenas, o kiwetes, son los únicos capaces de comprender el territorio, cuidarlo y defenderlo. Casi 500 están reunidos en una vereda del cabildo de Toribío para discutir el futuro de la organización indígena. Saben que el fin del conflicto entre las Farc y el Gobierno está cerca, y que deben estar preparados para cuidar el territorio de los fantasmas que aparezcan con el fin de esa guerra.

 

Fotos: Ivan Valencia

 

Fotos: Ivan Valencia

 

Fotos: Ivan Valencia

Vinieron de varios pueblos cercanos, atravesaron montañas y casas pintadas con letreros de grupos armados. Son la fuerza de resistencia civil más organizada de Colombia, se han enfrentado a todos para mantener su autonomía. Eso, según varios líderes, debe mantenerse ahora más que nunca. “Guardia, guardia. Fuerza, fuerza”, dicen las autoridades cuando terminan de hablar.

 

Fotos: Ivan Valencia

 

Fotos: Ivan Valencia

 

Fotos: Ivan Valencia

 

Fotos: Ivan Valencia

“Un saludo a la caravana Pacifista”, dice el presentador del evento. Los indígenas, todos, nos miran. Los niños juegan entre las barandas del coliseo mientras los adultos intentan taparse del sol con un plástico. La semana cultural de este año tiene un motivo especial: conmemorar la muerte de Manuel Tumina y Daniel Coicué, guardias indígenas asesinados por la guerrilla de las Farc en 2014.

 

Fotos: Ivan Valencia

 

Fotos: Ivan Valencia

 

13 (1)

 

14 (1)

Los líderes de la comunidad hablan de resistencia, de memoria, de defender la causa indígena con la vida y de los retos del postconflicto. Sentados en el pasto, agarrados de sus bastones y de calcomanías de los dos homenajeados, los guardias escuchan y comentan. Están de acuerdo con las autoridades, quieren este territorio como nada y están dispuestos a cuidarlo.

 

16 (1)

 

17 (1)

 

18 (1)

 

19

 

20

Después del almuerzo, se acaban los discursos y comienzan los actos culturales. Los indígenas muestran sus mejores prendas, sus bastones más adornados y sus tejidos más especiales. Sonríen, tienen ganas de bailar. Brindarán hasta el 10 de noviembre con Yu’beka –su bebida tradicional– pidiéndole permiso a los espíritus mayores.

 

21

 

22

 

23

 

24

 Vea los demás artículos de nuestra bitácora de viaje por el Norte del Cauca aquí

ARTÍCULOS RELACIONADOS