Foto Telesur.

Área de Putumayo afectada por la deforestación. Foto Telesur.

“Gentil Duarte, John 40 y Mordisco: los disidentes de las Farc que persigue el Ejército”; “Alerta en Colombia por incremento en la tasa de deforestación”; “Cultivos ilícitos aumentaron un 52%”. Estos titulares, todos de 2017, demuestran que los problemas en Colombia están cambiando o, en algunos casos, como en el de cultivos de uso ilícito, se están intensificando.

Los asesinatos de líderes sociales, por ejemplo, es uno de esos fenómenos que salió a la luz pública durante el proceso de paz con las Farc. Defensores de derechos humanos, integrantes de las Juntas de Acción Comunal, guardianes del medio ambiente, reclamantes de tierras, entre otros agentes de cambio en las regiones, comenzaron a ser asesinados a medida que diferentes grupos armados se disputaban aquellos espacios en donde el Estado ha permanecido ausente. Algunos, como lo ha demostrado la Fundación Paz y Reconciliación, eran controlados por las Farc.

Además de estos problemas han surgido otros que, paradójicamente, la paz ha hecho visibles. Acá se los recordamos.

1.Disidencias de las Farc, cada día con más poder

Rodrigo Cadete , excomandante del frente 27 de las Farc, fue acusado en 2016 de orquestar una nueva disidencia. Foto: Mauricio Alvarado-El Espectador

En diciembre de 2016, cuando el gobierno y las Farc se preparaban para cumplir con lo pactado en La Habana, cinco comandantes de las Farc decidieron apartarse del proceso de paz y continuar sus caminos por la vía armada. En aquel momento, alias Gentil Duarte, Euclides Mora, John 40, Giovanny Chuspas y Julián Chollo se declararon como “disidentes” de las Farc.


Lea también en ¡Pacifista!

 

 

INFOGRAFÍA: Estos son los nuevos señores de la guerra en Colombia


La disidencia de Miguel Botanche Santillana, conocido como ‘Gentil Duarte’, fue un campanazo inminente para el Estado, pues como comandante de las Farc podía convocar a una disidencia que podría perdurar en el tiempo, más si tiene control de rentas ilegales como el tráfico de coca y la extorsión.  Meta, Vaupés, Guaviare y Caquetá, que anteriormente eran zonas de influencia del Bloque Oriental, son las mismas en las que actualmente Duarte ostenta su poder.

De acuerdo con la Fundación Ideas para la Paz (FIP), en el transcurso del año se presentaron disidencias también en Nariño, La Guajira, Chocó, Santander, Putumayo y Valle del Cauca.

En septiembre, por ejemplo, se produjo uno de los casos de disidentes más sonados.  En este mes tuvo lugar la fuga de Edgar Mesías Salgado Aragón, alias Rodrigo Cadete, excomandante del frente 27 de las Farc. Se trató un golpe duro para las Farc y la implementación de los acuerdos, pues Cadete se había comprometido con el proceso de paz tratando de desmarcarse de las acusaciones que el Ejército había lanzado semanas atrás. De acuerdo con esas versiones, él estaba orquestando una disidencia con cerca de 100 excombatientes.

 

2. El medio ambiente, damnificado en el primer año de posconflicto

Foto: Armada

Dragas de minería ilegal. Foto: Armada

En el trascurso de 2016, la tasa de deforestación en Colombia aumentó 44 por ciento, lo que significa que cerca de 179.000 hectáreas de bosque fueron arrasadas. Los departamentos más afectados, paradójicamente, son aquellos en los que anteriormente habían tenido presencia las Farc.

En el departamento de Guaviare, por ejemplo, se registraron 11.456 hectáreas deforestadas en 2016. La ganadería extensiva, como lo demostró el Instituto Colombiano Agropecuario, ha ido reemplazando los bosques que antes eran resguardados por las guerrilla. Tan solo entre 2016 y 2017 el número de bovinos aumentó en 19.613 , para un total de 301.224.

De acuerdo con el Ideam, en el tercer trimestre de 2017 la deforestación aumentó en la Sierra Nevada de Santa Marta, Río Quito (Chocó), Serranía de San Lucas (Antioquia), el Nudo de Paramillo, Calamar-Miraflores (Guaviare), Catatumbo (Norte de Santander) Riosucio (Chocó) y Mapiripán (Meta).

Otro problema que se ha presentado en el posconflicto es el aumento de la minería ilegal. Según el Ministerio de Defensa, cerca de 220 municipios distribuidos en 25 departamentos han presentado aumentos en la extracción ilícita de recursos.

3. Asesinato de líderes sociales

Desde el 1 de diciembre de 2016, cuando comenzó la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc, ¡Pacifista! comenzó a registrar los asesinatos de líderes sociales asesinados en el país, un fenómeno que comenzó a intensificarse desde enero de ese año. A la fecha han sido asesinados 66 líderes sociales de diferentes regiones, la mayoría habitantes de departamentos como Cauca, Antioquia y Nariño.

Hasta septiembre de este año, la ONU había avalado 54 asesinatos de líderes sociales durante 2017. En 2016, según la misma fuente, fueron asesinados 63 líderes sociales y defensores de derechos humanos. La mayoría, como lo hemos contado, son presidentes de Juntas de Acción Comunal, reclamantes de tierras, líderes en programas de sustitución de cultivos ilícitos y defensores ambientales.

4. Una cifra histórica de cultivos de uso ilícito

Cuando comenzó el proceso de paz, en 2012, Colombia registró 47.000 hectáreas de coca. En 2016, cuando se firmó el acuerdo con las Farc, el número de hectáreas ascendió a 146.000. Este aumento generó un llamado de atención desde el gobierno de Estados Unidos. El presidente Donald Turmp le advirtió al presidente Santos que debía disminuir las cifras de hectáreas de coca. Santos se comprometió a eliminar 100.000 hectáreas, ya sea por la vía de la sustitución de cultivos o de la erradicación forzosa.


Lean también en ¡Pacifista!

Vaya a este café y ayude a quienes sustituyen cultivos ilícitos


El pasado 6 de diciembre, el Ministerio de Defensa presentó un balance señalando que en el transcurso de 2017 fueron erradicadas 50.000 hectáreas de coca, la mayoría (18.000), en Nariño donde, en hechos confusos, la Fuerza Pública asesinó a nueve campesinos durante uno de los operativos de erradicación forzada.

5. Los indultados de las Farc

Archivo ¡Pacifista!

A corte de septiembre, según la ONU, habían sido asesinados 24 exintegrantes de las Farc. En el transcurso del año se hizo evidente que las condiciones para que los ex combatientes regresaran a la vida civil no estaban dadas. A manera de respuesta, el Gobierno creó nuevas entidades, como el Cuerpo Élite de la Policía para proteger a los excombatientes de las Farc. De hecho, en el primer semestre se incluyeron 315 excombatientes en cursos de la Unidad Nacional de Protección. No obstante, el reto luce mucho más grande si se tiene en cuenta que existen cerca de 7.400 exintegrantes de las Farc que este año pasaron a la vida civil.

ARTÍCULOS RELACIONADOS