Foto: Flickr por el usuario Noel Foglia

En Colombia, el temor de ser asesinado va en aumento. Según la más reciente encuesta de la Fundación Ideas para la Paz (FIP) y el Centro Nacional de Consultoría, más del 80% de los colombianos siente que su vida está en riesgo.  Los grupos delincuenciales encabezan la lista de organizaciones más temidas por la gente. Las guerrillas se ubican en segundo lugar.

La encuesta fue realizada en 49 municipios. Los resultados muestran que los homicidios aún son parte de la cotidianidad del país, pues el 61% de los encuestados afirmó haber conocido casos de asesinato en el barrio donde habita. Sin embargo, la FIP encuentra una contradicción entre las cifras de asesinatos y la percepción de seguridad: Mientras en número de víctimas baja, el miedo aumenta.

Por ejemplo, en Bogotá, dónde  los homicidios solo representan un 5,2% del total de muertes registradas, una gran mayoría de la gente teme ser asesinada.De hecho,  las ciudades son los lugares del país donde más  se siente el temor hacia la violencia homicida. El documento revela que 88% de los consultados en las capitales del país aseguró tener miedo de morir en circunstancias relacionadas con los hurtos, atracos y otros hechos relacionados con la delincuencia común.

“En las ciudades principales el temor a ser víctima de homicidio por la delincuencia común es mayor al del resto del país, a pesar de que allí los homicidios por atraco vienen cayendo: hace una década representaban el 9.6% de todos los casos y el año pasado el 6.3%. Bogotá fue la ciudad que más aportó a este logro, pues las muertes por atraco pasaron del 11% al 3.7%. Cali y Soledad (zona metropolitana de Barranquilla) también tuvieron mucho que ver”, aseguran los  autores de la encuesta.

Otro de los elementos que sorprendió a los investigadores es que solo el 7% de los encuestados aseguró temer por su vida en hechos relacionados con la convivencia, aun cuando, según Medicina Legal, esa es una de las mayores causas del homicidio en Colombia.

La FIP indica en el documento que esta desproporción entre percepción  de riesgo y cantidad real de homicidios puede obedecer a factores como la resolución ineficaz de los homicidios en Colombia (solo dos de cada diez asesinatos terminan en una condena). Otra de las explicaciones ofrecidas es la cercanía a las elecciones presidenciales. Según la encuesta los “sectores que se han opuesto al proceso con las Farc han buscado infundir temor, mostrando un escenario de deterioro de la seguridad”.

La terminación del conflicto armado con las Farc y las recientes negociaciones con el ELN han alterado la percepción de seguridad en el país. Según el documento, solo uno de cada diez ciudadanos cree que la violencia homicida aumentará tras el fin de esas guerras.

Los datos indican que el 44% de los colombianos cree que los homicidios se reducirán en el país tras las negociaciones. Aunque el 41% cree que las cifras de asesinatos se mantendrán iguales.

La educación. Una respuesta a la violencia homicida según los colombianos

Pese a la sensación de inseguridad manifestada por los encuestados, el endurecimiento de las penas y la represión por parte de las autoridades no son su solución predilecta. Según el 70% de los colombianos, reducir las cifras de desempleo e invertir en educación serían dos medidas que podrían reducir la cantidad de homicidios .

“Contrario a las medidas que prometen mejorar la seguridad apelando al endurecimiento de los castigos y las que privilegian la represión, en el mediano y largo plazo la única manera para lograr disminuir los homicidios en Colombia es invertir en las nuevas generaciones, lo cual implica tomar en serio la prevención”, Dice la FIP.

A pesar de la reducción de homicidios que se ha vivido en el país, los colombianos tienen buenas razones para estar asustados:   la encuesta advierte que, con una tasa de homicidios de 25.2 por cada 100 mil habitantes Colombia sigue siendo uno de los países peligrosos de la región, donde la tasa promedio de homicidios es de 21 por cada 100 mil habitantes.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS