Foto: Tomada de Youtube

“Pablo Beltrán” será el jefe negociador del ELN en los diálogos de Quito. Foto: Tomada de Youtube

Por: Luis Eduardo Celis*

La negociación entre el Gobierno y el ELN en Quito (Ecuador) empieza de manera muy tensa. A pocas horas de la instalación programada para el jueves 27 de octubre en La Capilla del Hombre, el bello museo que alberga buena parte de la obra del artista Oswaldo Guayasamín, la ceremonia fue aplazada hasta tanto esa guerrilla no libere al exrepresentante a la Cámara Odín Sánchez.

Iniciar con tantas tensiones no es bueno, pero denota lo difícil que va ser construir un acuerdo entre partes que llevan más de 52 años echándose bala y buscando eliminarse mutuamente.

En este panorama hay que trabajar con realismo y mucha dedicación. Como aporte al debate y a la acción colectiva, van unas pistas para esta dura tarea.

  1. El ELN ha demandado participación de la sociedad en este proceso y el Gobierno ha aceptado este criterio. Ahora los dos deben establecer cómo la van a concretar. Por supuesto, la pluralidad social, gremial e institucional debe concurrir con iniciativa y autonomía. La participación nunca será problema, pero requiere método, productos concretos y tiempos acotados.
  1. Se habla de transformaciones para La Paz, pero hay que establecer cuáles y de qué modo llevarlas a la práctica. Es necesario encontrar un campo común de entendimiento, difícil pero lograble, para lograr un acuerdo sobre este punto.
  1. El tiempo está escaso. Se aproxima un duro debate presidencial, por eso hay que trabajar con rigor y celeridad. Sin prisa y sin pausa, para ver hasta dónde llega este empeño y en su momento ver el rumbo que debe tomar la negociación.
  1. El reto no es pequeño: persistir, insistir y no desistir.⁠⁠⁠⁠

*Analista en temas de conflicto armado y sus perspectivas de superación, acompañó la negociación de la Corriente de Renovación Socialista, grupo que surgió al interior del ELN en 1991 y pactó un acuerdo de paz en 1994.

ARTÍCULOS RELACIONADOS