Jaime Restrepo, uno de los quemado. Foto: @_El_Patriota.

El proceso de paz con las Farc fue un caballito de batalla para muchos de los candidatos que se midieron en las urnas este domingo. Algunos, como Juanita Goebertus o Iván Cepeda, le recordaron  a sus electores durante la campaña los aportes que hicieron al proceso desde la mesa de negociaciones de La Habana y desde el Congreso, respectivamente. Otros, en cambio, eligieron convertir el acuerdo de paz firmado en el principal enemigo a derrotar durante la siguiente legislatura.  Así le fue el domingo en las urnas a estos últimos, los opositores más radicales de lo acordado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la antigua guerrilla.

María Fernanda Cabal (Centro Democrático) : 37.905 votos

La congresista más viral del Centro Democrático –y de cualquier partido– basó buena parte de su campaña en advertir acerca de los supuestos peligros a los que quedó expuesta Colombia luego de la firma del “plan Santos-Farc avalado por Maduro”.

Cabal llegó a la Cámara de Representantes en 2014 remolcada por los 319.000 votos que obtuvo la lista cerrada encabezada por el expresidente Álvaro Uribe.  Desde entonces se ha hecho famosa por sostener de manera desafiante una visión alternativa de la historia colombiana reciente —como la vez cuestionó la existencia de los falsos positivos y no tan reciente—como cuando hizo lo mismo con la Masacre de las Bananeras.

La estrategia de hablar mucho y duro le funcionó a Cabal, quien en su primera campaña a título propio logró reunir casi 40.000 votos que le alcanzaron para saltar de la Cámara al Senado y para probar que, a diferencia de figuras como José Obdulio Gaviria y Alfredo Rangel, quienes se quemaron en su primera campaña por lista abierta—ella sí tiene sus propios votos.

 

Paloma Valencia (Centro Democrático): 29.319 votos

Con una visión un poco más moderada que la de Cabal, Paloma Valencia también logró sobrevivir por su cuenta por primera vez en unas elecciones —Valencia ya se había lanzado a la Cámara en 2006 por el partido Alas Equipo Colombia, pero no había alcanzado una curul.

Desde  su curul en el Senado, Paloma le ha hecho oposición a todas las iniciativas  relacionadas con lo que ella llama “el pacto impune de Santos con las Farc”, especialmente en cuento a la creación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP)

El domingo, más o menos la misma cantidad de gente que cabe en el estadio El Campín de Bogotá votó para pedir cuatro años más de la oposición que Valencia ha plantado en el Congreso. Todo sea dicho, esos 29.000 votos no le habrían alcanzado para ganar una curul en ninguno de los partidos tradicionales: Conservador, Liberal, De la U o Cambio Radical.

Oswaldo Ortiz (Centro Democrático): 23.586 votos

El youtuber cristiano Oswaldo Ortiz tiene cerca de 22.000 seguidores en Twitter y aunque logró más votos que eso, no fueron suficientes para alcanzar una curul por el Centro Democrático. A parte de ser un detractor radical de la diversidad sexual, Ortiz también ha tenido tiempo en sus videos para hablar acerca de lo que él llama “el acuerdo PetroFarcSantos”.

La campaña de Ortiz, sufrió un serio golpe a una semana de la elecciones, cuando el columnista de El Espectador, Yohir Akerman denunció en su columna que el candidato era yerno y socio de uno de los pastores cristianos consentidos por el régimen de Venezuela, uno de sus blancos usuales de crítica. Luego de su derrota en las urnas, la página de Facebook donde albergaba la mayoría de sus videos desapareció de la red social.

 

Natalia Bedoya (Centro Democrático)  6.245 votos

Al contrario de los seguidores de Ortiz en las redes, los de Natalia Bedoya no salieron a las urnas este domingo. Era la candidata más joven del Centro Democrático (25 años) y se lanzó a la Cámara de Representantes por el Valle del Cauca.

Bedoya se dio a conocer en 2016 durante la campaña del plebiscito, cuando a través de videos caseros que publicaba en sus redes sociales invitaba a la gente a votar en contra de “La entrega del país al terrorismo”.

Durante la campaña, sin embargo, Bedoya se mostró menos radical y aseguró que de llegar a la Cámara se limitaría a modificar algunas partes del acuerdo. Al final le hicieron falta unos 13.000 votos más para alcanzar una curul.

Jaime Restrepo (Opción Ciudadana): 2985 votos

En los días previos a las elecciones intentó atraer atención sobre su candidatura al salir a hacer campaña con una réplica de un collar bomba puesta en el cuello. Se llama Jaime Restrepo, pero en Twitter sus más de 40.000 seguidores lo conocen como ‘El Patriota’. Antes de ser candidato, Restrepo ya era conocido  por ser el tuitero que retó a Iván Cepeda a un duelo y por alguna vez trinar las palabras: “RESPETE CATREHIJUEPUTA”— dirigidas al mismo senador.

En estas elecciones, Restrepo aspiraba a llegar a la Cámara de Representantes para oponerse a “el acuerdo con la narco Farc” y lo hacía por el partido Opción Ciudadana. Dicha colectividad, originalmente se llamaba originalmente Convergencia Ciudadana, pero ya se había cambiado el nombre a Partido de Integración Nacional en 2009, para librarse de su asociación con la parapolítica.

Ayer, el partido no alcanzó al umbral y se quemaron todos sus candidatos, entre ellos el Fernando Gómez –hijo de ‘Kiko’ Gómez,  gobernador de La Guajira condenado por homicidio— y, claro está, Jaime Restrepo, ‘El Patriota’.

ARTÍCULOS RELACIONADOS