Tras 50 años de conflicto armado,  el mundo entero ha dirigido su mirada a las negociaciones de paz entre las Farc y el Gobierno colombiano. Las diferentes perspectivas alrededor de la resolución de prolongados conflictos internos, han llevado a choque entre líderes de opinión del país; es precisamente en estos choques ideológicos dónde Marc Silver, un documentalista británico,  encuentra un pretexto para explorar  distintas motivaciones que hay para la búsqueda de la paz en Colombia.

El fín de la guerra reconstruye los eventos que condujeron a un acuerdo de paz en Colombia  y a la derrota del mismo en las urnas  desde las perspectivas del  gobierno, las Farc y un periodista colombiano.  El documental busca convertir al espectador en un testigo de primera mano del Proceso de paz.  En poco más de una hora, el director presenta entrevistas inéditas  con el  jefe negociador, Humberto de la Calle; el alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo; el presidente Juan Manuel Santos  y dos de los negociadores de las Farc;  Timochenko e Iván Márquez.

La exploración de momentos íntimos durante las negociaciones de paz, permiten ver las necesidades emocionales que cada parte tiene para poder llegar a un acuerdo viable.  Silver, quien es ganador de un premio a mejor documental  en el Sundance Film Festival, recurre a la música y a una fotografía impecable para transmitir el desafío histórico y espiritual, que significa cambiar el odio por perdón y la guerra por paz en una nación de más de 50 millones de personas.

Foto: El Fin de la Guerra

También le da voz  a la otra cara de la moneda: quienes liderados por  el ex presidente Álvaro Uribe Vélez aseguraban que los acuerdos prometían impunidad y buscaban evitar su refrendación en las urnas por parte de los colombianos.

El fín de la guerra, se estrenará en salas de cine el próximo 21 de septiembre. A diferencia de El silencio de los fusiles y Rostros de paz – otros dos documentales que se enfocan en el proceso de paz- este muestra la negociación desde la perspectiva de un extranjero. Aunque el documental está orientado a una audiencia en el exterior que no necesariamente ha seguido de cerca el proceso,  la mirada íntima  que Silver presenta y la calidad de la cinematografía  lo convierten  en un aporte valioso para la memoria de los colombianos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS