Las dos laureadas participan en la Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz. Foto: Cámara de Comercio de Bogotá

Las dos laureadas participan en la Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz. Foto: Cámara de Comercio de Bogotá

Laymah Gbowee y Jody Williams han resistido a la guerra de diferentes formas. La primera como símbolo de lucha y reconciliación luego de una guerra civil en Liberia (África); la segunda, como activista en contra de las minas antipersonal en la Guerra de Vietnam y otros conflictos de América durante los años 80. Ambas reconocen que el caso de Colombia es atípico: una guerra de cinco décadas cuya terminación es necesaria, pero difícil.

Pese a la experiencia que han recopilado a lo largo de sus respectivas luchas —que las hicieron merecedoras del premio Nobel de Paz—, ambas admiten que les cuesta entender lo que sucede en Colombia. No obstante, están seguras de que la firma del Acuerdo Final entre el Gobierno y las Farc es tan solo un peldaño de tantos que deben escalarse para superar una guerra que ha dejado más de ocho millones de víctimas.

Gbowee y Williams están en Bogotá, en la Cumbre de Premios Nobel de Paz. En una rueda de presa, que se transformó en conversatorio, las laureadas formularon preguntas y, desde sus propias experiencias, aconsejaron a la sociedad civil sobre el reto que representa construir la paz. Estos son algunos de sus consejos:

“Si la sociedad civil se sienta a esperar que haya paz, pero no propone acciones, Colombia va a continuar en guerra” 

Jody Williams habló de la guerra de El Salvador en los años 80, en la que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) se enfrentó al Gobierno. La norteamericana recordó que, pese a que las partes negociaron el fin de la guerra, el país no está en paz. Williams atribuye la continuación de ese conflicto a la falta de interés de la sociedad civil en la construcción de una sociedad menos violenta.

“Colombia debe armarse de paciencia”

Leymah Gbowee fue clara: la paz con las Farc puede tardar décadas, así como el conflicto armado no acabó inmediatamente en Liberia tras el proceso de paz de 2003. La laureada afirmó que su país aún afronta las consecuencias de la guerra y pidió a Colombia ser consciente de esas secuelas. Sin embargo, invitó a resistir y a no olvidarse de la razón principal por la que empezaron las negociaciones.

“Ustedes deben aceptar a las Farc como parte del país”

Para Williams, la paz verdadera no se construye sin la aceptación del otro. Según ella, uno de los elementos más importantes para superar el conflicto es reconocer a los excombatientes como parte del país e integrarlos sin ninguna clase de discriminación.

“No es la presión del Congreso, es la presión de la gente”

Gbowee pidió a Colombia no cesar la lucha por la implementación de los acuerdos a través del activismo. Según su experiencia, el fin del conflicto no se construye desde las altas esferas; por eso, el pueblo debe presionar para que lo que está sobre papel se materialice cuanto antes.

“Sin las mujeres no hay paz” 

“Tápense un ojo: ¿Pueden ver el panorama completo? Eso sucede cuando a las mujeres se les deja a un lado. Si se omite su participación, la paz se habrá construido a medias”, puntualizó Gbowee.

“No permitan que los reveses los desanimen”

Williams recordó lo sucedido con el triunfo del No en el plebiscito del pasado 2 de octubre. Para ella, los reveses contribuyen a mejores acuerdos. Por eso, dijo que, aunque los obstáculos se presenten, la voluntad de paz debe permanecer intacta.

“No habrá paz con minas en la tierra”

Para Williams, la veeduría de lo que ocurre con los acuerdos es crucial. Citó el ejemplo de las minas antipersonal y opinó que Colombia tiene un plan completo para el desminado. No obstante, dijo que los colombianos deben estar atentos a que se cumpla lo acordado.

“Revisen las prioridades”

Colombia no debe tratar de solucionar todos los lastres de la guerra al mismo tiempo. Gbowee propone que se elabore una lista sobre los problemas que tiene el país en materia de paz y que de esa lista se haga una selección de los más urgentes.

“Las víctimas necesitan el apoyo del pueblo” 

Williams recordó que las víctimas requieren entendimiento y empatía para que el proceso de reparación sea exitoso. Por eso, invitó a los ciudadanos a participar en él.

“La pluma siempre será más poderosa que el fusil. ¿Cómo usarán las suyas?”

Gbowee les planteó ese interrogante a los periodistas y afirmó que el periodismo debe ser un aliado de la construcción de paz. Aseguró que los medios de comunicación deben comprometerse a la difusión veraz sobre lo que ocurre en cuanto a la terminación del conflicto, para que así la sociedad civil conozca de primera mano los avances, lo que hace falta y en qué puede ayudar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS