Síguenos en Facebook

Por Max Daly

VICE UK

Foto: Matt Desouza.

En una movida que parece ir en contra de la reforma oficial contra las drogas del Ministerio del Interior de Reino Unido, la policía de Avon & Somerset y la de Durham han operado con programas de “desviación ” desde hace varios meses, lo que ha dado como resultado que los consumidores puedan evadir procesos penales, y que estas acciones no queden en sus antecedentes penales o vayan a la cárcel.

Es la primera vez que las personas que han sido retenidas por la Policía con cocaína y heroína han podido evitar ser penalizadas inmediatamente, ya que la posesión de ambas drogas sin prescripción fue prohibida hace un siglo bajo la Defensa del Acta del Reino, que se introdujo en 1916 durante la Primera Guerra Mundial.

En Bristol, donde el programa de educación sobre drogas en la policía ha estado funcionando desde abril, 215 personas han sido detenidas en posesión de drogas —un delito con una pena máxima de siete años— y se les ha ofrecido una alternativa para no tener que ir a juicio ni que el incidente quede en sus antecedentes penales.

La alternativa consiste en que los consumidores de drogas puedan asistir a un taller de educación sobre drogas de tres horas y media a cargo de un servicio local. Si el taller se completa con éxito, las personas reciben un certificado que confirma que los cargos en su contra por posesión de drogas se han retirado. Este desvío se le puede ofrecer a cualquiera independientemente de sus antecedentes penales, incluyendo si han tenido condenas por posesión de drogas.

La policía dice que el 80% de las personas han aceptado la oferta y tomado el taller. Sin embargo, los consumidores que son desviados del sistema, que se ha extendido hasta abril del próximo año, sólo tienen una oportunidad. Al igual que con las advertencias por marihuana, si la policía los arresta por segunda vez los van a judicializar y tendrán que pagar la condena correspondiente.

A más de la mitad de las personas que son desviadas del sistema, la policía los retuvo por posesión de marihuana, y un 20 % fue detenida con cocaína o MDMA. Otros han entrado en el sistema después de haber sido capturados con heroína, cocaína, ketamina, hongos alucinógenos y 2CB.

Las personas que trabajan con drogas dicen que los consumidores de heroína y crack son menos propensos a participar en el experimento. La mayoría ya tienen antecedentes penales y algunos prefieren ir a la cárcel. La policía dice que las personas detenidas en posesión de drogas con delitos más graves como robar tienen menos posibilidades que se les ofrezca esta desviación. Y, hasta el momento, 40 adolescentes, que asisten a una versión especial para jóvenes de los talleres, han participado en el experimento.

Paul Bunt, gerente de estrategia de drogas de la policía de Avon y Somerset, que se inventó el sistema, dijo: “En las escuelas, la educación sobre drogas tiene muchos defectos – no se lo toman en serio y cuando son arrestados por posesión de drogas es una gran sorpresa. Que a alguien lo detenga un policía por primera vez puede dar mucho miedo. Pero yo quería un proceso legal en el que nuestros agentes pudieran lidiar con una posesión mínima de drogas sin tener que involucrar al sistema de justicia criminal. Hasta el momento no tenemos conocimiento de personas que hayan sido arrestadas después de participar en el taller”.

En la ciudad de Durham un programa de desvío de mayor alcance, Checkpoint, ha escogido a los responsables de varios delitos graves, como el robo y la violencia, así como la posesión de drogas, desde abril del año pasado. El programa llamó la atención después de anunciar que no iba a detener a personas por delitos de posesión personal y de cultivo de marihuana, pero nada se ha dicho acerca de su decisión de desviar parte de la ‘clase A’ de consumidores de drogas fuera de las cortes, aunque la alternativa que emplean es mucho más dura que en Bristol.

Hasta la fecha, en la ciudad de Durham 74 personas han sido detenidas por posesión de drogas bajo el esquema de Checkpoint – incluyendo drogas ‘clase A’ como la cocaína y heroína -. Sus procesos han sido “suspendidos”, y están sujetos a la finalización con éxito de un “contrato” de cuatro meses. Durante este contrato los delincuentes no pueden cometer ningún delito y tienen que asistir a una serie de talleres de conciencia sobre drogas y hacer trabajo social en la comunidad. Hasta el momento, sólo tres de los 74 capturados en posesión de drogas no han podido cumplir el contrato y borrarlo de su historial.

Se dice que una tercera fuerza policial, la de Devon y Cornwall, quiere poner en práctica el sistema de Checkpoint, incluyendo el desvío de personas detenidas por posesión de drogas – aunque un portavoz de la policía de Devon y Cornwall no confirmó ni negó la información.

La evidencia obtenida de los policías de Avon y Somerset y Durham, que va a ser visto por el Ministerio del Interior, dice que los planes han sido hasta ahora un gran éxito en reducir la reincidencia y mantener a la gente fuera del sistema de justicia, que es muy costoso.

Un portavoz del Ministerio del Interior del Reino Unido dijo del sistema: “Este gobierno no tiene ninguna intención de despenalizar los delitos de drogas. Es muy importante que los policías y la justicia criminal tomen una serie de medidas para prevenir el consumo de drogas, pero también es importante tener herramientas para tratar con los infractores que causan daño en las comunidades”.

Sin embargo, VICE obtuvo información privilegiada de un policía que dijo que a pesar de su historia, el Ministerio del Interior tiene “un apetito” para buscar formas para la despenalización de estos delitos, la que prefiere llamar “desvíos” porque es menos probable que los medios se emocionen. Si las evaluaciones de los programas piloto son positivas existe una gran posibilidad de que el Ministerio del Interior y de Salud Pública de Inglaterra establezcan un programa en todo el Reino Unido, similar a los que se están probando en Bristol y Durham.

Esto no es tan sorprendente como parece. Existe un creciente apoyo de los organismos públicos de salud, expertos médicos y periódicos como The Times para que el sistema de legalización portugués se aplique en el Reino Unido. Por otra parte, en un informe sobre las leyes de drogas de Gran Bretaña que se publicará a finales de este año, el propio organismo consejero de drogas del gobierno, el asesor sobre el Abuso de Drogas, parece que va a respaldar la despenalización como una política eficaz. En 2014, más de 60.000 personas recibieron una advertencia o condena por posesión de drogas en Inglaterra y Gales.

Niamh Eastwood, director ejecutivo del lanzamiento de la ley de drogas, que incluyó una lista de sustancias para su despenalización, dijo: “El hecho de que las fuerzas policiales estén reconociendo que las penas para los consumidores no son efectivas y estén dispuestos a poner en práctica enfoques alternativos, demuestra que están más adelantados que el gobierno cuando se trata de reconocer cómo se ve una buena política pública. Esperamos que el gobierno aprenda de las iniciativas de los policías locales como los de Bristol y Durham, para que puedan hacer un cambio en la política nacional”.

Eastwood dijo que más de 20 países en el mundo, como Portugal, han aceptado quitar la despenalización por posesión de drogas, y esto ha traído “beneficios para las personas, la sociedad y el gobierno”, y no ha aumentando el consumo de drogas.

Sin embargo, las pruebas piloto que se han hecho en ciudades como Bristol y Durham están lejos de ser parte de una tendencia nacional. En todo el país la búsqueda de drogas se mantiene: esto representa el 60% de todas las pesquisas policiales, e incluso llega al 80 % en algunas partes de Londres, señala Eastwood.

Un alto oficial de la policía con experiencia en tráfico de drogas, que no quiso ser dar su nombre, le dijo a VICE: “No entiendo por qué alguien que sea detenido con una pequeña cantidad de drogas tenga que pagar siete años de prisión, esto no resuelve el problema de por qué tiene la droga”.

“Los policías deberían ser capaces de parar a la gente en la calle sin pensar que van a tener que meterlos a la cárcel si les encuentran una pequeña cantidad de drogas. En este momento no podemos hacer nada. Los experimentos que se están haciendo en Bristol y Durham son muy valientes. Hay que esperar que el gobierno mire la evidencia, porque meter a la cárcel a personas por posesión de drogas es contraproducente”.

 

*Este artículo fue publicado originalmente en VICE UK. Y si quiere seguir a Max, búsquelo así @Narcomania.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS