Un sector del nuevo partido está decidido a apoyar la marcha convocada por Gustavo Petro. Foto: Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc).

En el partido hay opiniones encontradas, pero darle la espalda en la posesión podría traer consecuencias políticas inesperadas. 

¿Ir o no a la posesión de Iván Duque? Esta pregunta ha generado álgidos debates entre los integrantes del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc).

Como es costumbre, todos los congresistas, tanto senadores como representantes, hacen parte de los más de 1.000 invitados a la posesión presidencial. De hecho, es el presidente del Congreso, Ernesto Macías, quien mañana le entregará la banda presidencial a Iván Duque.

Sin embargo, no siempre están presentes todos los senadores en la ceremonia de posesión. En 2014, Álvaro Uribe y su bancada, la del Centro Democrático, no asistieron a la toma de posesión de Santos  argumentando “abusos de poder en su elección” y protestando por “la asistencia de representantes como Nicolás Maduro”. Esta vez, los exguerrilleros de las Farc son los que se enfrentan con un dilema: ¿Actuar como lo hizo Uribe o, por el contrario, asistir a la toma de juramento de Duque?

Cualquiera que sea la decisión, Farc sabe que las consecuencias políticas no serán menores. Por un lado, asistir a la posesión le enviaría un mensaje de apertura al diálogo al nuevo gobierno y demostraría el cumplimiento por parte de los congresistas de Farc al Acuerdo de Paz. Por otro, ausentarse sería un acto político de oposición, como lo hará Gustavo Petro, quien además de no asistir, citó a diferentes marchas por todo el país.

Al cierre de esta edición, los voceros de prensa de Farc nos dijeron que el partido todavía no habían tomado una decisión sobre la posesión, pero que el tema estaba en discusión. Desde la semana pasada, como nos contaron fuentes políticas de Farc, se han presentado varios debates al respecto, pues Duque, además de ser aliado de Uribe, ha señalado que extraditaría a Jesús Santrich o que modificaría la JEP, dos puntos muy sensibles en los que la colectividad de la Farc no piensa ceder.

Pese al escepticismo que genera la figura de Iván Duque en el poder, en algunos sectores de Farc guardan la esperanza de entablar un diálogo. Olmedo Ruiz, congresista del partido, nos dijo que lo más probable es que participen en la posesión, “pues es el Congreso en pleno el que posesiona al presidente”. Sin embargo, hizo énfasis en que lo más urgente “es proteger la vida. Si el gobierno entrante logra hacerlo, defendiendo la vida de los líderes sociales y cumpliendo con lo pactado para los movimientos sociales, de seguro se abrirá el camino para la reconciliación del país”.

Para Ruiz, el presidente entrante tiene una oportunidad de oro: “Que un gobierno de derecha se permita recuperar la confianza de un sector que no lo apoya (como la izquierda en general)  a través del cumplimiento de los acuerdos, permitiría que comenzáramos a sanar nuestras heridas como país”. Son varios los integrantes de Farc que esperan que Duque modere su discurso y tenga en cuenta que la oposición tuvo ocho millones de votos en las elecciones presidenciales pasadas.

En esta misma línea habló Victoria Sandino, congresista de Farc. “Yo supongo que sí vamos a asistir, es nuestra responsabilidad. Sin embargo, independientemente de si asistimos o no, es importante que la gente tenga claro que nosotros le estamos apostando a la paz, respetando la institucionalidad. El llamado para el gobierno es que implemente lo pactado con nosotros, pues acá estamos demostrando que estamos cumpliendo”.


Lea también en ¡Pacifista!

Cinco claves para entender la evaluación que le hizo la ONU al Acuerdo de Paz


Por otro lado, un sector de Farc considera que es importante mantener la distancia con Duque. Andrés París, integrante de la dirección política de Farc, nos dijo que la mayoría de personas que pertenecen al partido van a asistir a la movilización del 7 de agosto organizada por Gustavo Petro. “De pronto en la posesión de Iván Duque estarán los compañeros congresistas, pero todos los demás vamos a estar en las movilizaciones. Esperamos que el presidente electo continúe con lo acordado con Santos, y para hacerlo estamos dispuestos a hablar con él”. Uno de los integrantes de Farc más cercanos a Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, nos dijo que no ve “razón alguna” para ir a la posesión de Duque.

¿No asistir sería un error político?

La decisión de asistir a la posesión sería una muestra de voluntad de paz por parte de Farc. Jairo Rivera, politólogo y exintegrante de Voces de Paz, nos dijo que, al hacer parte de la institucionalidad, los congresistas de Farc podrían asistir para “enviar un mensaje de reconciliación y de paz. Lo que le interesa ahora al partido es demostrar que está cumpliendo los compromisos que adquirió con los Acuerdos de Paz”. Además, Rivera agregó que “sería muy significativo que la Farc asistiera a la posesión de un gobierno que hizo campaña política contra los Acuerdos. Eso significaría que se somete a las reglas de juego del Estado, las cumple y respeta a la persona que va a liderar el gobierno, esperando que cumpla con los compromisos adquiridos”.

Teniendo en cuenta el antecedente de 2014, cuando el uribismo no asistió a la posesión, la Farc podría desmarcarse de las acciones del Centro Democrático demostrando respeto por la democracia. Así lo explica el politólogo Fernando Giraldo: “Sin importar el signo ideológico, en un país democrático se supone que todas las bancadas de los partidos deben asistir a la posesión del presidente. Con esta acción no solo se está respaldando a las instituciones, sino que se crea un referente de respeto a la diversidad política. En 2014, lo que hizo el uribismo fue de muy mal gusto”.

No asistir no es un acto ilegal, explica Giraldo. No obstante, en la situación que atraviesa el país sería un error dejar las sillas vacías: “Dejar a Iván Duque rodeado de los sectores más ortodoxos del Centro Democrático sería un error. Por el contrario, si los congresistas de Farc acompañan a las instituciones y son coherentes con la apuesta de paz, le darían un mensaje claro al país y se podría seguir avanzando en un camino que evite la polarización”.

Una opinión diferente es la que sostiene Luis Trejos, profesor de Ciencia Política de la Universidad del Norte: “Que no asistan es normal, teniendo en cuenta que Duque representa el sector que justamente busca modificar el Acuerdo”, dice. No debería descartarse, agrega, que algunos congresistas asistan a la posesión, pues “demostrarían su compromiso real con la implementación del Acuerdo y la reconciliación”. ¿Irse a la marcha de Petro es una decisión equivocada? Le preguntamos. “No, es una expresión legal que hace parte de la democracia”, concluye Trejos.

La decisión que tome  la dirección de Farc sobre la asistencia a la posesión podría tener un efecto en las organizaciones de víctimas. Bertha Lucia Fries, víctima del atentado de El Nogal, nos dijo que el mensaje para Duque y los congresistas de la Farc es el mismo: “Como víctima del conflicto, deseo que el presidente Duque  ponga en práctica la unidad con todos los sectores de Colombia.  ¡Debemos construir un nuevo país! No más polarización. Y, como diría el Papá, nuestra nueva tarea es la reconciliación. Ese es un mensaje también para los congresistas de Farc”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS