El recorrido por el pueblo estuvo adornado por los cantos de las alabadores de la comunidad de Pogue, en Bojayá, quienes han creados alabaos sobre la masacre y el Cristo mutilado.

Víctimas de la masacre de Bojayá. Foto: Centro de Memoria Histórica.

El debate sobre la posibilidad de pactar el fin del conflicto con las Farc se ha tomado la agenda de los colombianos. Espacios públicos, programas de radio y televisión, y recintos académicos, son escenario de disertaciones sobre la conveniencia, o no, de aprobar el documento acordado por los negociadores del Gobierno y esa guerrilla en Cuba.

El Centro Nacional de Consultoría, en alianza con el programa gubernamental La conversación más grande del mundo, reveló este miércoles que desde que empezaron a definirse los acuerdos de La Habana los colombianos han incrementado su interés por discutirlos. En abril de este año, el 61% de los encuestados aceptaba haber hablado de paz. En septiembre, la cifra aumentó a 74%.

El sondeo también afirma que el 62% de los colombianos conversa de paz en su casa,  el 51% lo hace con amigos y el 35% con compañeros de trabajo. El tema más recurrente en la conversación tiene que ver con el fin del conflicto y la entrega de armas por parte de las Farc, seguido por la Jurisdicción Especial para la Paz y la solución al problema de los drogas ilícitas.

La encuesta fue realizada en más de 40 municipios del país, en el que consultaron a casi mil personas.

Foto: tomado de la encuesta

Foto: tomada de la encuesta.

Manual para conversar

 La encuesta se presentó en el lanzamiento del “Manual de la Conversación”, una guía para la construcción de las bases de una cultura de Paz por encima de las diferencias realizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Embajada de Suecia en Colombia y La conversación más grande del mundo. A la presentación asistió también el mediador estadounidense John Paul Lederach, quien dijo que “la calidad de la conversación depende de la humanidad que ponemos en ella. Conversar es rehumanizar”.

El manual contiene, por ejemplo, el decálogo del buen conversador y las siete plagas de la conversación. Su objetivo es “tener una herramienta práctica a mano para enfrentar aquellas conversaciones difíciles con familiares, amigos, conocidos, vecinos o miembros de nuestra comunidad, sin perder el respeto, ni terminar en una confrontación personal, ya sea cara a cara o a través de las redes sociales”.

Para la directora de La conversación más grande del mundo, María Alejandra Villamizar, “la polarización no acaba este domingo y, si no queremos seguir saliéndonos de las reuniones familiares y bloqueando a nuestros amigos en las redes sociales, tenemos un desafío por delante y es aprender a conversar”.

En el evento, varios actores representaron situaciones cotidianas de discusión sobre los acuerdos en las que se evidenciaron tanto los errores como las buenas prácticas a la hora de conversar. “Queremos escuchar para ganar, y yo propongo que es mejor escuchar para entender al otro. Proteger la dignidad del otro es, finalmente, proteger la de uno mismo”, señaló el profesor Lederach.

Puede consultar aquí el manual.

ARTÍCULOS RELACIONADOS