De izquierda a derecha:  Marta Ruiz, Marisol Gómez, Jenny Navarro y Alfredo Molano. Fotomontaje: Sara Gómez

Ya son 56 los  líderes sociales asesinados desde la implementación del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc. Se trata de dirigentes campesinos e indígenas, miembros de juntas de acción comunal de las regiones más apartadas del país, activistas políticos de organizaciones de izquierda y también del Centro Democrático.  Como hemos dicho desde el primero de diciembre del año pasado, cada líder asesinado es un balazo a la paz.


Lea también en ¡Pacifista!

¡PACIFISTA! y organizaciones de la sociedad civil lanzan campaña por los líderes sociales


Octubre de este año ha sido una de las épocas más álgidas en cuanto al asesinato de líderes. En lo que va del mes, nueve dirigentes han perdido la vida. La situación ha trascendido la esfera de las organizaciones sociales y sus cuentas en redes, en las últimas semanas  medios  como la revista Semana, los periódicos El Tiempo y El Espectador y Caracol Televisión han dedicado amplió cubrimiento alas decenas de líderes asesinados.

¡Pacifista! Habló con las cabezas editoriales y los periodistas que están al frente del cubrimiento del asesinato de líderes sobre la importancia de contarle al país sobre esa problemática.

 

Marisol Gómez – El Tiempo

“En El Tiempo entendemos que el asesinato de líderes es un tema muy importante, no solamente por la coyuntura, también porque está la posibilidad de que se repita la historia de la Unión Patriótica. Lo que está pasando es un reflejo de esta sociedad, que llama a los grupos ilegales a dejar las armas, pero que no está dispuesta a abrir el espacio político”.

“El tema de los líderes debe importarle a todos los medios porque ellos se encargan de darle la voz a la gente más invisible, que está en las zonas apartadas de la coyuntura y de las grandes ciudades. Son líderes que se mueven en zonas marginadas, que aspiran a circunscripciones especiales, que pelean por los derechos campesinos. Nosotros nos encargamos de poner el tema para que la Fiscalía de celeridad a las investigaciones y las autoridades rompan el ciclo histórico de impunidad. No se puede repetir lo que ocurrió durante el pasado proceso de paz de 1984 con Belisario  Betancourt, donde empezaron a asesinar selectivamente a los dirigentes. Esa es la importancia”.


Lea también en ¡Pacifista!

Líderes asesinados: ¿por qué no hay una sola cifra?


Jenny Navarro – Noticias Caracol

“Debemos hablar, porque si la situación de los líderes sigue como está, peligra la construcción de paz en los territorios. Las bandas criminales están tratando de acallar las voces  comunales que luchan por los derechos de los demás. Creo que hay que sensibilizar en las zonas alejadas del país y asumir el compromiso de informar, porque la paz no es una paz completa con el homicidio de líderes. Adicional a eso, debemos llevar el mensaje para generar una protección efectiva de los dirigentes. Ha pasado que, por ejemplo, solo les dan un chaleco antibalas, o entregan incluso carros en regiones donde no hay carreteras, lograr una prevención efectiva es muy importante”.

 

Alfredo Molano – El Espectador

“Yo creo que hemos vivido un proceso de sensibilización con respecto a los líderes desde hace siete años, con la llegada del gobierno Santos. Hace ocho años no había un mayor registro y era una situación que estaba invisibilizada por la polarización política en el gobierno de Uribe. Después de la creación de la Ley de Víctimas, entró el asesinato de dirigentes como un tema. Hoy en día vemos el conteo casi que semana tras semana, sabemos sobre la tragedia que significa ser un líder social en territorio. El asesinato de líderes supone un costo muy alto para las comunidades porque ellos llevan procesos sociales muy importantes y reclaman el progreso”.

“Durante este tiempo, ya empezamos a ponerle la lupa a los líderes, eso nos ayuda a protegerlos. No siempre se logra, pero ha sido un proceso social que ha mejorado un poco esa situación. Los dirigentes ya están en el ojo del periodismo. Hoy matan a alguien en Tumaco y en un diario nacional sale en portada, creo que ese es un mensaje contundente”.

 

Marta Ruiz – Revista Semana

“Contar lo que está pasando con los líderes lo es todo. Ellos son el alma de las comunidades y juegan un papel crucial. Formar a un líder toma muchísimos años, cuando los matan, los responsables saben lo que están haciendo, saben que están afectando un proceso social en lugares donde ese proceso es crucial: la mayoría de dirigentes asesinados estaban ubicados en zonas rurales, muy pocas veces en cascos urbanos. Casi nunca se habla de la Colombia rural, es hora de que haya una acción y se tomen cartas en el asunto, por eso los medios no pueden guardar silencio”.

“Colombia está tratando de salir de un ciclo de violencia, si se sigue asesinando a los líderes, la paz no pinta bien, porque esos homicidios son síntomas de algo, ahora hay que diagnosticar la enfermedad”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS