Carepa Urabá

En algunos municipios de Urabá las personas aseguran que se preparan para el paro, pese a que las propias AGC desmintieron las amenazas. Foto: Cortesía

“A partir del 20 de agosto va a haber un paro, el doble de los camioneros. El doble de lo que pasó ahorita. Apoyado por las AUC o bacrim o bandas criminales del Golfo, va a ser apoyado por esas bandas. Así que les tiro ‘la plena’: abastezcanse antes del 20 porque el paro es grande y van a cerrar las tiendas. Y personas que encuentren en las calles comprando en supermercados o tiendas van a ser dadas de baja, entonces créanlas que así pasó la otra vez en Montería y a más de uno le ‘voltearon el talón’. Así que crean lo que escuchan por aquí. Padres de familia, madres de familia, abastezcanse antes del 20 por lo menos por 15 o 20 días, porque esto es duro, lo que viene es duro, vean que se los digo”.

El mensaje no es muy diferente a los que circularon a finales de marzo y que fueron compartidos por miles de personas, logrando paralizar a buena parte del Urabá antioqueño. Entonces, se trataba de un paro armado de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), también llamadas Urabeños o Clan del Golfo.

Vea también: Así se vive el paro de Los Urabeños

Esa vez, la amenaza que ese grupo armado lanzó por sus canales “oficiales” se multiplicó en forma de notas de voz. Las personas que hablaban en las grabaciones se identificaban con el alias de algún supuesto comandante. Ahora, la advertencia que empezó a moverse el pasado fin de semana se escucha en las palabras de alguien que no dice nombres, pero utiliza el mismo tono amenazante.

Pese a ello, las autoridades, los voceros de los camioneros y hasta las propias Autodefensas Gaitanistas desmintieron ese mensaje. En un comunicado publicado en su sitio en Internet, las AGC dijeron que les “parecen legítimas las reclamaciones de muchos sectores de empresarios y otras fuerzas económicas”, pero que apoyarlas “desnaturalizaría las intenciones de quienes hagan las protestas”.

Agrega el comunicado de ese grupo armado que “la comunidad no debe ser desinformada con tantos rumores que solo perjudican la normal marcha ciudadana, generando una innecesaria zozobra que afecta significativamente los bienes más preciados, que son la paz y la tranquilidad”.

El miedo se multiplica por Whatsapp

El coronel Farley Forero, comandante (e) del departamento de Policía de Urabá, se remitió al comunicado colgado en el sitio web de las AGC para decirle a ¡PACIFISTA! que no existe ninguna amenaza real de un nuevo paro armado en esa región. “En la página de estos bandidos ellos argumentan que no van a hacer ningún paro. Lo que ha venido surgiendo es solamente un rumor”, aseguró el oficial.

Forero dijo que muchas personas han multiplicado el mensaje en servicios de mensajería y en redes sociales, pero que los pobladores de esa zona de Antioquia no creen que las amenazas sean reales: “La gente está trabajando y todo el mundo está en su actividad. Incluso, la comunidad se está reuniendo por los Juegos Olímpicos, las alcaldías han dispuesto pantallas para la gente y aquí todo está funcionando normal. Yo considero que no debemos servir de caja de resonancia ante notas que alguien saca por Whatsapp para decir cualquier cosa”.

Los paros esporádicos y las amenazas constantes que realizan las AGC se han convertido en un fantasma para muchos pobladores de Urabá. Aún con las aclaraciones de los involucrados, son muchas las personas que, por miedo o precaución, prefieren dar por ciertas las intimidaciones.

Chigorodó es uno de los municipios donde más ha circulado el mensaje. Hasta el martes algunas personas aseguraban que se prepararían y que antes del sábado, la supuesta hora cero del paro, comprarían todo lo necesario para no salir de sus casas durante el fin de semana.

A la grabación se suma un comunicado publicado desde Bogotá por la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz en el que se denuncia la retención de dos indígenas en el Bajo Atrato chocoano, que habrían sido obligados a servir como guías de un grupo de hombres armados que se dirigían a la zona rural de Mutatá (Antioquia) y después de tres días fueron liberados.

Vea también: “Otoniel” y “Gavilán”, los exguerrilleros que comandan a Los Urabeños

El mismo comunicado asegura que el pasado lunes en la noche varios comerciantes de Chigorodó recibieron llamadas telefónicas y visitas de personas que les ordenaron no abrir sus locales el próximo sábado. “Hoy a las 7:00 p. m. comerciantes en el municipio de Chigorodó, Antioquia, recibieron la orden de los neoparamilitares de no abrir los negocios el próximo sábado 20 de agosto. Los armados han llamado telefónicamente o de manera directa han indicado que no pueden abrir los negocios y quien salga a comprar, podría ser asesinado”, denunció la Comisión Intereclesial.

No obstante, la Policía insiste en que no hay una amenaza distinta a las que fueron enviadas por Whastapp. Con esa versión coincide una funcionaria de un organismo humanitario con presencia en la zona. Según ella, “no es cierto que hayan abordado a los comerciantes, solo ese audio que desde el principio supimos que era falso. Ellos (las AGC) no están en condiciones de hacer un paro, entre otras cosas porque han recibido unos golpes muy fuertes y en este momento están tratando de llamar la atención lo menos posible y de no molestar a nadie para recibir un tratamiento benévolo cuando se acabe el proceso de paz”. El tiempo dirá.

ARTÍCULOS RELACIONADOS