Síguenos en Facebook
Andrea González dirige el proyecto con el que la palabra 'negro' tiene otro significado. Foto El negro está de moda

Andrea González dirige el proyecto con el que la palabra ‘negro’ adquiere un significado positivo. Foto El negro está de moda

Piénselo: ¿Qué se compra en el mercado negro? ¿Armas? ¿Drogas? Para Andrea González, líder afro, es la hora de derribar ese imaginario, pues, según ella, ser la oveja negra está bien y, aún mejor, estar dentro de la lista negra porque ‘El negro está de moda’.

Ese es el nombre de la iniciativa que, desde enero del año pasado, tiene como fin eliminar eufemismos y arrancar del imaginario colectivo la connotación negativa de la palabra ‘negro’ en el país. Los gestores del proyecto lo han conseguido a través de su página web, en la cual comparten contenido relacionado con la reivindicación de las comunidades afro del país.

Los encargados de la iniciativa convocan a 20 mujeres negras de todo el país, que lideran proyectos de emprendimiento y transformación social, para brindarles herramientas que les garantice la ejecución de sus propuestas y puedan llevarlas a cabo en sus regiones. Andrea González, directora de la iniciativa, habló con ¡Pacifista! sobre la necesidad de luchar contra el racismo de una vez por todas.

¿De qué se trata ese movimiento?

Nosotros queremos resignificar la palabra ‘negro’. Normalmente en la calle escuchamos expresiones como ‘la oveja negra’, ‘trabajé como negro’, ‘el mercado negro’, entre otras. Partiendo de esa problemática quisimos atribuirle un nuevo significado que contribuya al empoderamiento de estas comunidades para así superar problemas como el racismo y la discriminación histórica.

¿Qué tal si, por ejemplo, comprar en el mercado negro significara contribuir con el emprendimiento de las poblaciones afro?

¿Por qué es necesario luchar en contra de los eufemismos para referirse a la población negra del país?

Las comunidades afro hablan de ellas como ‘negras’. Muchos han acuñado el término ‘afrodescendiente’ con el fin de evitar la discriminación aunque no se tiene en cuenta que la palabra ‘negro’ es muy poderosa.

Inicialmente,  fue utilizada durante la esclavitud de forma peyorativa y como una humillación. Nosotros queremos cambiar eso para que se relacione con cosas buenas, con gente buena que ha hecho grandes aportes a la cultura y que ha sacado adelante el país.

Ya hablamos de la necesidad de ver el ‘negro’ de forma positiva ¿Cómo hacer que eso se cumpla? 

Nosotros proponemos visibilizar y reconocer el poder de nuestra cultura que está llena de sabiduría ancestral y de tradiciones muy importantes. Debemos ayudar a tumbar las barreras que existen entre las comunidades negras y el resto del país.

FINAL imagen L.N (1)

‘La lista negra’ convoca a mujeres afrocolombianas para que lideren iniciativas de emprendimiento con el fin de visibilizar sus ideas. Foto: Cortesía El negro está de moda

 

¿Existe el racismo dentro de las poblaciones negras?

Claro que existe, entre ellos mismos y entre la población que no es negra. Ese racismo obedece a situaciones como la falta de reconocimiento que han afrontado a lo largo de la historia y la ignorancia que ha prevalecido.

¿Cómo superar entonces ese racismo latente?

Nuestra estrategia es que todos hablemos tranquilamente, reflexionemos desde nuestra perspectiva como ciudadanos y hagamos un trabajo de reconocimiento de las distintas culturas que existen a lo largo de Colombia, por ejemplo,  hemos hecho un trabajo importante con las comunidades negras que llegaron a Bogotá, con el fin de que sean incluidas en esa mezcla cultural que existe en la capital del país.

No se trata solo de negros y mestizos, también hay poblaciones que debemos tener en cuenta como a los indígenas. Si todos pudieramos trabajar de la mano, se conseguirían cambios más significativos en la sociedad. Unirnos en las regiones en vez de dividirnos.

¿Cómo conectar entonces a las poblaciones negras con los mestizos y los indígenas? 

Pese a que el proyecto no esté orientado hacia las comunidades indígenas, ellas enfrentan problemas que tienen un grado de similitud con los de las negritudes, además, comparten territorios. En Chocó, por ejemplo, hay muchas comunidades que viven muy cerca de los indígenas pero no logran mezclarse. Yo creo que esa mezcla se puede conseguir a través de un trabajo colaborativo y de reconocimiento entre las dos poblaciones.

Teniendo en cuenta las diferentes problemáticas ¿Cuáles son los mayores retos sobre la reivindicación de las negritudes en el país?

El Estado  tiene una deuda muy grande con las comunidades negras desde los tiempos de la esclavitud. Colombia nunca tomó una postura clara sobre eso, tampoco ha habido un proceso de reconocimiento formal sobre lo que le ha pasado a los negros desde hace años y mucho menos de la herencia cultural que ha sido tan importante. Igual se han logrado avances.

¿En qué aspectos cree usted que se ha avanzado?

En términos de educación, por ejemplo, la cátedra de la afrocolombianidad es un buen punto de partida en el cual se espera que los niños forjen un criterio más amplio y tengan una cosmovisión del país para que así ellos mismos contribuyan a su propia visibilización.

Otro de los ejemplos podría ser la participación política. En efecto, se han abierto muchos canales de esta naturaleza aunque hay que seguir avanzando con firme convicción sobre la importancia de eliminar el racismo de la mentalidad colombiana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS