Las cifras son impresionantes. Desde 2002 no mataban tantos líderes sociales en Colombia. En el año con menos homicidios por razones sociopolíticas en la historia reciente, los dirigentes comunitarios se convirtieron en el blanco. Los mataron con arma de fuego, a cuchillo, los torturaron, los desaparecieron. Asesinaron defensores en 22 de los 32 departamentos del país. Todo, en el año de la paz.

Este es el panorama que plantea el informe “Contra las cuerdas”, de la ONG Somos Defensores. El documento pone en blanco y negro una realidad que parece tomar más y más relevancia: están matando a los encargados de implementar los acuerdos de paz en las regiones y desarrollar la Paz Territorial de la que habla el Gobierno.

Más allá de las cifras, el informe plantea una preocupación mayor: al Gobierno ni a la Fiscalía les interesa establecer un sistema propio para esclarecer el número de líderes asesinados, las presuntas motivaciones y, una vez investigado y condenado el crimen, los victimarios.

“Este hecho demuestra la despreocupación del Estado colombiano ante la muerte de estos activistas hasta llegar al punto de basarse solamente en informes de ONG´S, agencias internacionales o movimientos sociales para documentar un tema tan delicado para el futuro del país y especialmente para la implementación y sostenibilidad de los acuerdos de paz con las FARC”, dice el documento.

Si comparáramos la situación de los líderes sociales en el país con una pelea de boxeo, dice el informe, ellos y ellas estarían contra las cuerdas: “Si bien la esperanza se mantiene y los defensores y defensoras aún están de pie y dando la buena pelea por la paz en el país, las situaciones que los afectaron son en verdad preocupantes y de seguir con este contexto podríamos estar ad portas de repetir la historia que hoy tratamos de superar”.

¡Pacifista! presenta diez cifras, diez datos que revelan la situación que tuvieron que soportar los defensores de derechos humanos, reclamantes de tierras, líderes campesinos, indígenas y afros colombianos en el año pasado.

 

  1. En 2016, 80 defensores, defensoras y líderes sociales fueron asesinados(as); 17 más que en 2015, es decir un incremento del 22% con respecto al año anterior.

 

  1. De los 80 asesinatos, el 89% correspondieron a hombres (71 casos) y 11% a mujeres (9 casos).

 

  1. En 22 de los 32 departamentos de Colombia se presentaron homicidios contra defensores, lo que significa que en el 68% del territorio nacional ocurren casos de este tipo.

 

4. Así mataron a los líderes sociales en 2016:

Captura de pantalla 2017-02-21 a las 6.19.20 p.m.

 

  1. Ninguna de las víctimas contaban con medidas de protección de la UNP. De los 80 defensores asesinados en 2016, el 13% (10 casos) había denunciado amenazas previo a su asesinato.

 

  1. “Durante el 2016, en promedio cada 4 días fue asesinado un defensor o defensora de derechos humanos en Colombia”

 

  1. Para el registro de amenazas en 2016 se presentaron 317 casos lo que significa una disminución del 40% frente a los 539 casos que se presentaron en 2015.

Captura de pantalla 2017-02-21 a las 6.25.24 p.m.

 

  1. Las zonas donde se presentaron mayor número de amenazas son Bogotá con 67 casos, seguido del Valle del Cauca con 61, Santander con 42, Cauca con 39 y Atlántico con 27 respectivamente, cierran la lista.

 

9. Mapeo regional del número de amenazas a líderes sociales en 2016:
Captura de pantalla 2017-02-21 a las 6.27.46 p.m.

10. El 12% de los homicidios ocurrieron en las ciudades y el 88% restante ocurrieron en zonas rurales en las que muchas veces existe una fuerte presencia de FFMM y la Policía Nacional, como es el caso del departamento del Cauca, Antioquia, Norte de Santander, Nariño y Valle del Cauca, casualmente los departamentos con mayor número de homicidios en 2016.

ARTÍCULOS RELACIONADOS