Ilustración: Julián Guzmán

Luego de cuatro días de intensa deliberación, el congreso en el que las Farc definirán su futuro político ha dado un giro hacia lo insólito: en una rueda de prensa ‘Rodrigo Granda’, miembro del Estado Mayor Central de la agrupación, invitó al exfutbolista y exparticipante de varios realities René Higuita, a ser candidato del nuevo partido de la guerrilla para el Senado o incluso la Presidencia.

La propuesta no surge de la nada. Hace casi un año, Higuita asistió a la X conferencia de las Farc en los Llanos del Yarí. En aquella ocasión, el exarquero no anunció su asistencia al evento a través de sus propias redes sociales, sino que fue identificado por el periodista Toby Muse, quien publicó una foto de Higuita en su cuenta de Twitter acompañada de la frase “el circo está completo”.

Higuita, quien asistió a la conferencia por invitación de las Farc, no dio declaraciones  a la prensa durante el evento y fue criticado en redes por su participación. Unos días después, el creador de El Escorpión, de una de las jugadas más memorables en la historia del fútbol, publicó en su cuenta de Twitter mensajes de apoyo al proceso de paz.

Ahora, mucho hay entre aceptar una invitación a una conferencia y aceptar una candidatura a nombre de un partido que promete llevar la ideas de la revolución a la urnas. Puede que en la cancha el exarquero haya sido la epítome de la rebeldía pero fuera de ella no hay mucho de revolucionario en la trayectoria de René Higuita.

Higuita y Timochenko en la tarima principal de la X Conferencia de las Farc.

Quizá la primera vez que él figuró fuera de las páginas deportivas fue en 1991, cuando su visita a Pablo Escobar en la cárcel de La Catedral fue registrada por la prensa y le costó la cabeza al comandante de IV brigada, Augusto Bahamón, quien autorizó su ingreso. Higuita nunca negó su amistad personal con el capo del cartel de Medellín, quien unos años antes había creado en colaboración con otros empresarios del crimen, el movimiento Muerte a Secuestradores (MAS) para combatir, entre otros, a la guerrilla de izquierda.

Unos años después, en mayo 93, Higuita fue enviado a la cárcel por haber intermediado para que Escobar liberara a la hija del empresario llamado Luis Carlos Molina Yepes. Según las investigaciones, Higuita habría recibido 50 mil dólares por sus servicios. En diciembre del mismo año, ‘El loco’ salió de la cárcel bajo libertad convencional.

Sin embargo, ser un exconvicto es algo que nunca le ha pesado mucho al perfil público de René Higuita. Desde entonces ha participado en la Isla de los Famosos y en Cambio Extremo. También organizó un publicitado partido de fútbol al que invitó a personajes tan dispares como Álvaro Uribe y Diego Maradona. La lista de invitados tan ecléctica como la personalidad de ‘El loco’.

La vida también le ha alcanzado a Higuita para coquetear con la política, aunque no precisamente desde la orilla revolucionaria. A principios de 2011, anunció su candidatura para la alcaldía de Guarne. En entrevista con Semana Higuita expuso vagamente que el suyo era un proyecto que se oponía a la politiquería. Sin embargo, unos meses más tarde, retiró su candidatura argumentando que prefería terminar un diplomado que tenía pendiente.

Si las convicciones políticas de René Higuita no resultan del todo claras, lo que sí es indiscutible es su valor como talismán político: en esa misma entrevista Higuita afirmó haber apoyado en el pasado a políticos como Navarro Wolf, exguerrillero del M-19; Sergio Naranjo, exalcalde de Medellín por el Partido Conservador; y Alberto Builes, exgobernador de Antioquia también por el Partido Conservador. Incluso, el frío y calculador Germán Vargas Lleras retwiteaba, por estos días de precampaña, su foto junto a ‘El loco’ Higuita.

Si el pasado de Higuita fuera de las canchas no tiene mucho de revolucionario, su presente menos: hoy, como preparador de arqueros de Atlético Nacional, es un empleado más de la Organización Ardilla Lülle. De aceptar la oferta de las Farc, ‘El loco’ completaría una de las volteretas más insólitas en la historia política de Colombia: de empleado de uno de los conglomerados empresariales más grandes del país a candidato por un partido que surge de la guerrilla más antigua de Colombia.

Seguramente, antes que a un candidato, la invitación de Granda buscaba atraer un poco de atención mediática a un congreso del que, hasta ahora, no han salido muchas noticias. Puede que lanzar a Higuita al ruedo de esa manera no haya sido la decisión más sensata de la guerrilla, pero al menos al jugar con la idea de usar como candidato político a un exconcursante de reality shows, las Farc están demostrando que no están tan desconectadas de la política contemporánea, como todos creían.

ARTÍCULOS RELACIONADOS