Fotomontaje: ¡Pacifista!

Sabemos que suena extraño e impactante, pero según la Defensoría del Pueblo, los paramilitares se están tomando el sur de Bogotá. Una alerta temprana emitida por esa entidad en 2016, ratificada por una nota de seguimiento lanzada hace cinco semanas –a la que ¡Pacifista! tuvo acceso– advierte que Usme, San Cristobal y Rafael Uribe Uribe son las localidades que más están siendo afectadas por la presencia de ‘nuevos’ grupos al margen de la ley.

Vea también: “Muerte a las ratas hijueputas”: así amenazan a líderes sociales en el sur de Bogotá

El informe tiene 22 páginas y registra una serie de datos, con los cuales se pretende poner en conocimiento de las autoridades la forma en que presuntamente operan dichas organizaciones paramilitares (citadas puntualmente como Autodefensas Gaitanistas de Colombia) en la periferia de la capital del país.

Esa entidad asegura tener pruebas. “Hay evidencia –se lee en el informe– de cierta circulación en el territorio de hombres armados con fusiles, uniformados, portando emblemas y cuyo accionar cotidiano está relacionado con acciones militares de confrontación contra objetivos militares legítimos”.

“Hay evidencia  cierta de la circulación en el territorio de hombres armados con fusiles, uniformados, portando emblemas”.

Los supuestos objetivos militares de esas organizaciones, según la Defensoría, incluyen a líderes sociales de dichas localidades. La alerta asegura que, desde 2016,  “líderes comunales, miembros de organizaciones no gubernamentales, miembros de colectivos y organizaciones cívicas son víctimas del uso de métodos para generar terror por medio de homicidios a personas protegidas, amenazas de muerte, intimidación a través de correos electrónicos, panfletos, violación de la privacidad de medios electrónicos, seguimiento y hostigamiento a líderes, lideresas y en general a personas vinculadas a organizaciones sociales y de defensa de los derechos humanos”.

Pero más allá de los líderes sociales, los demás miembros de la población civil también estarían en riesgo. En concreto, el documento se refiere a niños y adolescentes, quienes pudieran ser víctimas de “reclutamiento forzado”, además de ser usados por las bandas delincuenciales. Aparentemente, los entes paramilitares “valiéndose de su situación de vulnerabilidad, marcada por el contexto de privación económica en el que viven, y la carencia de redes afectivas y de protección, los vinculan en sus conductas ilegales”.

La Defensoría del Pueblo, a través del Sistema de Alertas Tempranas asegura que las Autodefensas Gaitanistas se han valido de las estructuras criminales asentadas en esas localidades de Bogotá. Es así como, a través de alianzas, operan y atentan en contra de la seguridad de barrios como Vista Hermosa, Diana Turbay, San Cristobal Sur, Santa Librada y 20 Julio entre un largo listado de más de 50 barrios de Usme, San Cristobal y Rafael Uribe Uribe.

Vea también: ‘¿Vamos a seguir diciendo que en Colombia no hay paramilitares?

De hecho, el informe de la Defensoría parece concordar con la denuncia de un supuesto ‘plan pistola’ que el llamado ‘Clan del Golfo’ (también conocido como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia) lanzó en la capital para asesinar a miembros de la fuerza pública, tal y como ha hecho en otros departamentos como Chocó, Antioquia, Cauca, Nariño, entre otros.

En días recientes, el defensor del pueblo Carlos Negret declaró en una entrevista con Radio Nacional que “parece ser que en Bogotá también hay ‘plan pistola’. Están pagando $2 millones como en épocas que no queremos volver: las de Pablo Escobar”, aseguró el funcionario y pidió la pronta acción de la Policía para contener la acomodación de dichos grupos en la ciudad.

Sin embargo, la Policía desmintió a Negret en un comunicado la semana pasada: “Hasta el momento no existe ningún indicio que nos permita establecer  que en la ciudad capital se esté adelantando un ‘plan pistola’ en contra de nuestros uniformados, o algún hecho que pueda estar relacionado a dicho plan criminal”.

¡Pacifista! pudo conversar sobre la alerta de la Defensoría con el secretario de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, quien reconoció no haber tenido conocimiento del documento previamente. “Lo estudiaremos y haremos las notificaciones correspondientes a la Policía en caso de que lo consideremos necesario”, declaró Mejía.

De otra parte, en el caso de Usme, la alcaldía local niega la veracidad de lo descrito por la Defensoría del Pueblo. En entrevista con ¡Pacifista!, un funcionario de la alcaldía local que prefirió mantener su nombre en el anonimato, aseguró que las amenazas y la presunta presencia de hombres armados en esa localidad son producto de una disputa de economías ilegales que viven de explotar las canteras que rodean el sur de la ciudad.

“Usme es una localidad estrato uno, no tiene sentido que organizaciones paramilitares, como las Autodefensas Gaitanistas, estén operando aquí”, sentenció el funcionario local.

 

Haga click en el siguente enlace para ver el documento completo: Alerta temprana paramilitares en Bogotá

ARTÍCULOS RELACIONADOS