Este artículo fue originalmente publicado en Vice News.

Por: Tess Owen

–Al menos 55 personas fueron asesinadas y más de 500, heridas en el tiroteo que tuvo lugar en Las Vegas el domingo en la noche. Se convierte así, tristemente, en el tiroteo con más víctimas fatales en la historia de Estados Unidos.

–La policía identificó al tirador como Stephen Craig Paddock, de 64 años y originario de Mesquite en el estado de Nevada.

–La policía sospecha que Paddock se suicido después del tiroteo.

–Todavía no se ha identificado un motivo detrás del acto de violencia. Las autoridades dicen que Paddock no tenía conexiones con ningún grupo terrorista.

–El hecho ocurrió en un festival al aire de música country, el culpable del tiroteo disparó desde su cuarto de hotel en el piso 32.

Lo que sabemos del responsable de la masacre

Un equipo de la Swat (Special Weapons and tactics) utilizó un explosión controlada para entrar al cuarto del hotel Mandalay Bay, en el que se hospedaba Paddock. Lo encontraron muerto. Desde el 28 de septiembre se estaba quedando allí, además encontraron 10 armas en su cuarto.

Los oficiales lo describieron como una persona solitaria, sin vínculos con grupos terroristas, así que sus motivos para la masacre todavía son inciertos.

La novia de Paddock, Marylou Danley de 62 años, fue nombrada inicialmente como la segunda persona de interés. Según la policía de Mesquite, ellos dos compartían una casa.

El vocero de Estados Unidos, David Lapan, trinó el lunes en la mañana que no había “información para indicar una amenaza latente en otros lugares públicos del país”. Eric Paddock, el hermano del sospechoso, vive en Orlando (Florida) y le dijo a la Wolf-Chanel 35, una emisora local, que estaba “completamente consternado” por la noticia. “No podemos entender lo que pasó”, dijo Paddock. Además agregó que ya hizo una declaración a la policía. El hombre afirmó que la última vez que habló con su hermano fue tras el paso del huracán Irma en ese país.

La policía de Mesquite realizó un allanamiento a la residencia de Paddock, ubicada en una comunidad de retiro, en las horas de la mañana. Quinn Averett, vocero de la policía, le dijo a algunos reporteros que era una casa “linda y limpia”, “nada fuera de lo común”, dijo Averett. “Creo que hay algunas armas y municiones”, dijo el funcionario.

Averett agregó que Paddock nunca había tenido ningún problema con la el departamento de policía de Mesquite (Nevada).

Lo que pasó

Según el jefe del departamento de policía de Las Vegas, Joseph Lombardo, el presunto responsable de la masacre abrió fuego desde la habitación del hotel en el piso 32 mientras Jason Aldean, una estrella de música country se encontraba en medio de una presentación.

“Fue una noche terrorífica”, dijo Aldean en Instagram. “Me duele en el corazón que esto le pueda pasar a cualquiera que solo salga una noche para disfrutar y divertirse”.

Las imágenes publicadas en las redes sociales mostraron cómo los asistentes al concierto entraron en pánico tras escuchar los disparos. La Universidad de Nevada abrió sus instalaciones como refugio temporal para los sobrevivientes al tiroteo que no pudieron regresar a sus habitaciones de hotel debido a las investigaciones de la policía. Kodiak Yazzi, uno de los asistentes al evento, le dijo a Associated Press (AP) que inicialmente el sonido de las balas pareció obedecer a fuegos artificiales. Según el relato de Yazzi, la música se detuvo abruptamente por un momento, pero volvió a sonar justo antes de otra ráfaga de disparos, que obligó a los asistentes a buscar un escondite y a los intérpretes a huir del escenario.

Robyn Webb, una mujer que presenció el hecho, le dijo al periódico Las Vegas Review-Journal que el fuego “no se detenía”. “Era implacable”, dijo la mujer.

Jon Bessette, otro testigo le dijo a NBC News que “todo el mundo estaba corriendo y las personas se pisoteaban entre sí debido al pánico”.

Más de tres kilómetros de Las Vegas Boulevard fueron cerrados por la policía. El aeropuerto McCarran, ubicado cerca del incidente, canceló temporalmente la entrada y salida de vuelos.

El presidente Trump se pronunció después de las 10:30 de la mañana. Trump describió la masacre como un “acto de pura maldad”. El mandatario felicitó a las autoridades por su pronta respuesta. “La velocidad con la que actuaron fue milagrosa”, dijo Trump.

También dijo que ordenó que las banderas se icen a media asta, además planeó un viaje a Las Vegas el próximo miércoles.

El hotel Mandalay Bay, donde ocurrió el incidente, posteó un corto comunicado calificando como “trágico” lo sucedido durante el evento.

Pese a la falta de evidencia, el Estado Islámico se adjudicó el hecho en una serie de comunicados enviados a través de Amaq News, su agencia de noticias. Algunos oficiales de alto rango le dijeron a Reuters que no existe material probatorio que soporte lo afirmado por el EI. En ocasiones anteriores, ese grupo se ha atribuido numerosos incidentes, por ejemplo un ataque en Filipinas.

Para las autoridades de Orlando, lo que sucedió en Las Vegas el domingo fue una reminiscencia de la masacre ocurrida en el club Pulse en junio del 2016. El número de muertos en Las Vegas convierte a este hecho en la masacre más mortífera de la historia de ese país.

Buddy Dyer, alcalde de Orlando, realizó una conferencia de prensa durante la mañana y dijo que los residentes de su ciudad que pudueran estar luchando con traumas a raíz del tiroteo contaban con una línea telefónica especial de ayuda. Dyler también dijo que los residentes de Orlando habían estado donando sangre en solidaridad a los sobrevivientes, además, que los bancos de sangre en la ciudad están listos para ayudar al estado de Nevada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS