Foto: Farc

Hace un año, la totalidad de las armas de las Farc quedó en contenedores | Foto: Farc

A pesar de que los Acuerdos de Paz han tenido problemas en su implementación, la dejación de armas de las Farc le ha dado logros indiscutibles al país. 

El 27 de junio de 2017 sucedió uno de los hitos más importantes para el fin del conflicto de nuestro país: ese día, las Farc, antigua guerrilla y hoy partido político, terminaron de entregar sus armas a la ONU con el compromiso de nunca más volver a ellas. En un acto que se realizó en Mesetas, Meta, el jefe de la organización Rodrigo Londoño alias ‘Timochenko’ dijo que seguirían existiendo solo por vías legales, y que con el adiós a las armas se despedían de la guerra y le daban la bienvenida a la paz.

En total, la exguerrilla entregó 8.994 armas de corto, mediano y largo alcance, 38.255 kilos de explosivos, 3.528 minas antipersona, 11.015 granadas y más de un millón de municiones. Todo este material fue destruido, con excepción de algunas armas que serán utilizadas para construir monumentos a la paz en Bogotá, Cuba y Estados Unidos.

A pesar de que la implementación de los Acuerdos de Paz ha tenido tropiezos, y su desarrollo no ha sido fácil, el gesto de dejación de armas por parte de la antigua guerrilla ha traído logros indiscutibles para nuestro país en el último año.

Desminado

Una de las aristas más crudas que tuvo nuestro conflicto armado fue la utilización de minas antipersonales por los grupos al margen de la Ley. Se sabe de 11.585 víctimas de estos artefactos, incluyendo 2.283 muertes. De la cifra total, un 61 por ciento fueron miembros de la fuerza pública y el 39 por ciento restante fueron civiles.

Aunque en lo corrido de este año se han presentado 57 víctimas, el número de estas ha disminuido de manera considerable, comparándolo por ejemplo con la cantidad de víctimas del 2006, que fueron 1.232. Además, según la vicepresidencia, en el último año se han logrado desminar 228 municipios, en parte por la información revelada por la Farc y en parte porque ya no están presentes en estas zonas. En el momento, otros 224 municipios están siendo intervenidos para dejarlos sin minas.

Hospital militar vacío

La entidad que atiende a los miembros de la fuerza pública heridos en combate llegó a atender hasta a mil soldados por año. La cifra bajó en la última década, pero incluso en 2014 el hospital atendió a 256 heridos, y en 2015 a 131. Con la dejación de armas de las Farc, la cifra disminuyó de manera casi total, pues en 2017 se atendieron 12 personas, y en lo que llevamos de 2018 solo se ha reportado un herido.

La disminución de heridos en combate, según la directora del hospital Clara Galvis, ha permitido que se puedan desarrollar y costear tratamientos de alto costo que antes eran inviables por la cantidad de heridos que había que atender.


Lea también en ¡Pacifista!:

‘La paz es un punto que hay que agrandar hasta que sea universo’: Piero


Menos homicidios

Las muertes violentas en nuestro país han tenido una disminución considerable, sobre todo en este año y el anterior. Aunque siguen existiendo, y estamos lejos de lograr una disminución total de la violencia, la mayoría de estos casos se presentan en la actualidad por casos de intolerancia y de riñas, y no de conflicto armado.

En 2017 se registró una tasa de 24 homicidios por cada 100.000 habitantes, que es la cifra más baja de los últimos 30 años. Según Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa, en 2018 podríamos disminuir aún más esta cifra, pues prevé que para final de este año la tasa va a estar en 19 homicidios por cada 100.000 personas.

Elecciones en paz

De acuerdo con Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, antes de que las Farc se desmovilizaran, ocupaban 242 municipios del país en los que no dejaban que las elecciones se desarrollaran con normalidad, y ocasionaban problemas de orden público y de traslado de puestos de votación. Este año, en las elecciones de primera y segunda vuelta presidencial, se reportaron irregularidades por publicidad ilegal y compra de votos, pero no hubo ni un solo problema de orden público que impidiera las votaciones.

Otro dato positivo es que en las zonas más afectadas históricamente por el conflicto armado, más gente salió a votar en comparación con otras elecciones de los últimos años. Esto favoreció a que la abstención de las recientes elecciones fuera la más baja en la historia de Colombia.

Crecimiento del turismo

De acuerdo con Migración Colombia, en 2017 hubo una entrada de 6’535.182 turistas a nuestro país. Esto no solo significó un aumento de casi un 30 por ciento con respecto a 2016 y de un 150 por ciento con respecto a 2010, sino que representó réditos económicos que hicieron que el turismo se convirtiera en el segundo generador de ganancias económicas del país en 2017.  Y en 2018, según lo estima el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), habrá un incremento del 3,2 por ciento, que dará alrededor de 55,1 millones de ingresos.

“Ya no estamos en la lista negra de destinos, ahora somos un país que se puede visitar”, dice María Lorena Gutiérrez, ministra de Comercio, Industria y Turismo. “Entre los factores que han influido en el logro de estos buenos resultados podemos destacar las nuevas condiciones de seguridad del país, derivadas del proceso de paz con las Farc”.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS