IMG-20150719-WA0002

Gilberto Torres fue capturado acusado de ser alias “El Becerro”, comandante del frente 57 de las Farc.

“Que no sean cobardes, que enfrenten de una vez por todas esta responsabilidad porque alias ‘El Becerro’ tomó el nombre de nuestro padre y no calculó el daño tan grande que le hizo a esta familia”.

Con esas palabras los hijos y la esposa de Gilberto Torres Muñetón, condenado a 37 años de cárcel por la masacre de Bojayá, pidieron a las Farc que se pronuncien sobre el caso e intercedan ante el Gobierno para que tome decisiones sobre lo que consideran un falso positivo judicial.

Vea también: El hombre que paga la condena de un guerrillero muerto.

Los Torres quisieron hacer pública, por medio de ¡PACIFISTA!, una carta con ocasión del acto de perdón que protagonizaron las Farc el pasado 6 de diciembre en Bojayá. Aseguran en su comunicado que su padre y esposo, quien lleva 11 años preso, se ha convertido en una víctima más de esa masacre pues hoy está condenado sin haber sido, nunca, militante de la guerrilla.

Vea también: ¿Por qué las Farc fueron a pedir perdón al Chocó?

Los familiares del hombre que fue capturado en 2004, señalado de ser alias “El Becerro”, cabecilla del frente 57 de las Farc ­ —el verdadero “Becerro” murió en un operativo en marzo de 2015, según confirmó el propio Gobierno—  dicen estar cansados del silencio del Estado y de la complicidad de las Farc frente al caso. Mucho más, después de que hace nueve meses la muerte del responsable de la masacre confirmó los errores cometidos en la investigación que condujo a la condena.

Vea también: ‘Nosotros también hemos llorado por Bojayá’: Farc.

A finales de julio,  en respuesta a la historia sobre el caso publicada por ¡PACIFISTA!,  el negociador guerrillero “Carlos Antonio Lozada” publicó una columna en el sitio web de las Farc, en la que confirmaba que Torres Muñetón no integró las filas de esa guerrilla y decía que esperaba que esa comunicación pudiera “contribuir de alguna manera a solucionar el caso del señor Gilberto Torres, aunque el daño causado por los errores de los funcionarios judiciales ya está hecho”.

Vea también: La respuesta de las Farc a Gilberto Torres Muñetón.

Si bien en su momento la familia celebró esa respuesta,  esta vez piden un pronunciamiento por parte de la guerrilla que vaya más allá de un columna en su sitio en internet. “No pedimos otro comunicado escrito. Exigimos, como familia, que públicamente se mencione a Gilberto Torres también como otra víctima de Bojayá, pero esta vez del Estado y de lo absurdo de este conflicto”.

Hermanos Torres

Alexander y Marcela Torres Ortega han acompañado el proceso judicial de su padre que permanece preso en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita.

 

 

Esta es la carta de los familiares de Gilberto Torres Muñetón:

 

Medellín, diciembre 8 de 2015

A las delegaciones de paz del Gobierno y las Farc

La Habana, Cuba.

 

En los corazones de la familia de Gilberto Torres Muñetón hay una gran tristeza.

Este hombre, detenido injustamente hace 11 años por el Estado colombiano fue condenado a 37 años acusado de ser alias El Becerro, comandante del frente 57 de las Farc, quien perpetró la masacre de Bojayá en mayo de 2002.

Aún, ante el silencio del Estado y la complicidad de las Farc, está en una cárcel pagando su condena por dicha masacre. Para nosotros, sus familiares, es triste ver cómo el día 6 de diciembre, las Farc, en cabeza del señor “Pastor Alape”, pidió perdón a las víctimas, pero en ninguna parte de su discurso mencionó el nombre de Gilberto Torres Muñetón.

Este inocente paga la condena de José David Suarez, alias “El Becerro”, muerto en un operativo de la policía en marzo de 2015 en el departamento del Choco. A pesar de eso, como familia no hemos recibido respuesta por parte del Gobierno. Aunque el caso se ha conocido en medios de comunicación, el silencio se ha mantenido.

A las Farc les decimos que no sean cobardes, que enfrenten de una vez por todas esta responsabilidad porque alias “El Becerro” tomó el nombre de nuestro padre y no calculó el daño tan grande que le hizo a esta familia. No sean cómplices con el Estado para causar un daño mayor.

Gilberto Torres se encuentra enfermo de diabetes, anhela estar en casa y llora la indiferencia de la mesa de paz con este caso. Llora la indiferencia de aquellos que dicen querer justicia y reconciliación.

De nuevo, hacemos un llamado a las delegaciones en La Habana porque queremos que este caso se resuelva. No pedimos otro comunicado escrito. Exigimos, como familia, que públicamente se mencione a Gilberto Torres también como otra víctima de Bojayá, pero esta vez del Estado y de lo absurdo de este conflicto.

No más silencio, señores de las Farc.

 

Atentamente,

Alexander Torres Ortega, Marcela Torres Ortega y Gloria Ortega Ríos

Hijos y esposa de Gilberto Torres Muñetón

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS