Historias para lo que viene 1

La victoria del No en el plebiscito del 2 de octubre sumió al país en la incertidumbre, pero en especial a la academia, donde se daba como un hecho el triunfo del Sí en las urnas. El inesperado resultado motivó a un grupo de estudiantes y profesores universitarios a sacar el conocimiento a las calles. Como resultado, en la segunda semana de octubre, nació el proyecto ‘Historias para lo que viene’, una iniciativa que, en cátedras callejeras, ha puesto a dialogar a la universidad con los ciudadanos.

“Inicialmente, nos reunimos muchos profesores y estudiantes de varios departamentos de los Andes, desconcertados ante el resultado del 2 de octubre. Estábamos un poco perdidos, pero todos coincidíamos en que teníamos que hacer algo desde la academia y que esta no podía cerrarse al resto de universos que tenemos como seres humanos”, recuerda Laura Pedraza, estudiante de Historia en la universidad de los Andes y administradora de la página de Facebook del proyecto.

La primera clase que organizó el grupo abordó la historia contemporánea de Colombia. “Comenzamos en el Centro Cultural Gabriel García Márquez, luego hemos organizado clases en la Plaza de Bolívar, en el Museo Nacional, en la Biblioteca Luis Ángel Arango y en el Park Way”, dice Camilo Murcia, estudiante de historia de la Universidad Nacional y miembro del grupo.

Foto tomada del Facebook de 'Historias para lo que viene'.

Clase dictada en el Centro Cultural Gabriel García Márquez sobre ‘Democratización, poder y conflicto’. Foto tomada del Facebook de ‘Historias para lo que viene’.

Ellos creen en la democratización del conocimiento y en el papel activo de las universidades. “En el grupo, a muchos nos preocupa el hecho de que la academia se queda en las aulas y no permea en la sociedad. Con la historia, por ejemplo, la personas se sienten aisladas. No hay un uso público de ella. Lo que queremos es que esas áreas del conocimiento tengan una repercusión en la gente”, explica Camilo.

“Existe una visión popular de que la historia es, simplemente, una acumulación de eventos y hechos estáticos. Pero la verdad es que la historia tiene un valor político muy importante. Si no conocemos lo que fuimos, nunca vamos a poder cambiar lo que somos y pensar en un futuro mejor. Por eso salimos a las calles”, opina Laura.

En los casi dos meses que llevan en las calles, el colectivo no solo ha dado clases de historia. También, ha organizado cátedras de otras disciplinas como derecho, antropología, arte, ciencia política, economía, y, próximante, física. Los jóvenes que hacen parte de la iniciativa, además, aspiran llegar a otros escenarios como centro comerciales y a convertirse, con el tiempo, en profesores.

Foto tomada del Facebook de 'Historias para lo que viene'.

Clase ‘Derecho a la paz en la Constituyente y en los años 90s’ dictada en la Plaza de Bolívar. Foto tomada del Facebook de ‘Historias para lo que viene’.

Según sus integrantes, el trabajo de ‘Historias para lo que viene’ va más allá del debate del plebiscito y la paz. “El grupo no es dependiente de la coyuntura. Queremos pensar el país desde sus distintos conflictos”, afirma Andrés Salazar, politólogo estudiante de historia e integrante del proyecto.

Lo importante, afirman, es que con la iniciativa de las cátedras ambulantes se está construyendo paz y se está promoviendo la convivencia entre personas muy disímiles. “En las clases han interactuado hombres y mujeres que, en otros escenarios, no lo harían. Han asistido personas encorbatadas, con pinta ejecutiva, e indigentes. Ha sido un ejemplo de tolerancia con el otro”, rememora Camilo.

Por otro lado, los jóvenes de ‘Historias para lo que viene’ han aprendido que no todo en sus vidas gira en torno a lo que sucede al interior de las aulas de clase. “Para nosotros como estudiantes, salir a la calle y hablar con personas que viven un mundo completamente diferente al nuestro es una manera de construir paz. Ir al país y ver lo que está pasando en él es una contribución a la paz”, sostiene Laura.

El proyecto le ha dado la oportunidad a muchos jóvenes universitarios de conversar con colombianos muy distintos a ellos. “Yo sentía que en la universidad estaba aprendiendo cosas muy valiosas, pero que solo discutía con personas que pensaban muy parecido a mí. Entonces, decidí salir y dialogar con gente muy diferente”, comenta Sofía Meléndez, estudiante de Historia en los Andes y administradora de la página de Twitter del colectivo.

Foto tomada del Facebook de 'Historias para lo que viene'.

Clase ‘Más allá del Estado Moderno’. Foto tomada del Facebook de ‘Historias para lo que viene’.

También, las clases han modificado las relaciones de los estudiantes con sus profesores. “Ahora, los jóvenes tenemos un vínculo más horizontal con ellos. La iniciativa no solo nos ha hecho pensar la universidad hacia afuera, sino hacia adentro. Hoy, podemos hablar con los profesores de una forma más cercana y somos escuchados”, sostiene Andrés. “Hemos bajado a muchos profesores del pedestal. Ahora nos toca hablarles por WhatsApp y eso ha propiciado mucho la informalidad. Es parte de la dinámica”, confiesa Laura.

La difusión de las clases se ha hecho por redes sociales. “La mayoría de las cátedras las sacamos de un salón, es decir, tiene un curso base y se están dictando en alguna de las universidades. No obstante, hemos organizado cátedras en la calle que no se están enseñando en ninguna universidad. Todo lo damos a conocer por las redes”, cuenta Sofía.

‘Historias para lo que viene’ se ha convertido en una opción para transeúntes que, a la hora del almuerzo, ven que en plena calle se está dando una clase sobre un tema que nunca pudieron ver en su formación. “El trabajo ha sido muy enriquecedor. Lo que hemos podido ver en las calles es que a la gente de verdad le gusta la historia y está interesada en aprender. Eso nos parece lo más valioso de la iniciativa”, dicen. 

Los estudiantes que hacen parte del proyecto aclaran que la iniciativa no es de una sola universidad. “El grupo se formó en los Andes; sin embargo, eso no lo hace excluyente a otras universidades. Hoy, hay profesores de la Nacional y de la Javeriana dando clases. Además, hay estudiantes de muchas universidades que se quieren vincular a la iniciativa”, asegura Andrés. “En el futuro, queremos sacar ‘Historias para lo que viene’ de la capital e impulsarlo en otras ciudades,  como Medellín y Cali. Hemos tenido intentos de diálogo con otras universidades, como la Universidad del Valle”, concluye Camilo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS