Tomada de El Espectador | Puente Chirajara, en la vía Bogotá-Villavicencio.

Este artículo fue originalmente publicado en VICE, nuestra plataforma madre. Se trata de una columna de opinión, escrita por el editor Andrés Páramo, en reacción a las fallas del puente Chirajara que esta semana causaron nueve muertes en la vía al Llano.

Anunciado con bombos y platillos en un arrodillado confidencial del diario El Tiempo, el puente Chirajara, ubicado en la vía que va de Bogotá a Villavicencio, se describía hace tres meses así: “4 túneles, que suman 6,7 kilómetros, y cerca de 2 kilómetros de puentes y viaductos. Se trata de obras de alta ingeniería con especificaciones de calidad sin precedentes y entregadas a tiempo”.

Acompaña a la nota una foto del presidente Juan Manuel Santos mirando a un sonriente Luis Carlos Sarmiento Angulo, a quien El Tiempo, su periódico, denomina —ay, Dios, cómo pesan las palabras— el “responsable de la obra”.

Como nos dimos cuenta al mediodía del lunes, las construcciones “de calidad sin precedentes y entregadas a tiempo” no eran tal cosa. Ni cerquita. Faltaban veinte metros para que las torres que sostenían el puente se unieran por fin en un solo tramo, cuando una de ellas se vino abajo llevándose a su paso el camino enteroDejó a nueve personas muertas según las últimas estimaciones. Doscientos ochenta metros de vacío limpio por el que se fue todo al traste.

Los responsables, por lo pronto, sobre quienes debe caer la lupa investigadora, son los organismos del Estado y, por supuesto, los actores privados que se dieron a hacer los estudios y ejecutar las obras. La cadena entera debe responder.

Lea la columna completa de Vice Colombie en el siguiente enlace.

ARTÍCULOS RELACIONADOS