Antes de la cirugía, Rodrigo Londoño publicó esta foto en su cuenta de Twitter, acompañado por Pastor Alape y Carlos Antonio Lozada.

Con una intención de voto de 1,6 por ciento según las encuestas y una cirugía de última hora y de corazón abierto, a Rodrigo Londoño –candidato presidencial de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc)– le quedan por lo menos dos opciones políticas: continuar con su candidatura desde el hospital, donde tendrá que recuperarse por lo menos durante un mes, o dejar atrás la aspiración para que llegue otra persona que asuma las banderas del partido.

La segunda posibilidad traería un nuevo dilema: ¿quién podría remplazarlo en su aspiración presidencial?

Esta pregunta está rondando en el círculo político de la Farc. En la mañana de este miércoles se reunió la dirección nacional del partido justamente para tratar el tema. Si bien existe un acuerdo en que Londoño debe continuar por lo menos durante las elecciones legislativas de este domingo, también están pensando en qué camino tomar si la salud del jefe político del partido se agrava. “Tenemos la certeza de que se recuperará con prontitud para seguir su compromiso por la reconciliación y la paz”, aseguró Pastor Alape, miembro del Consejo Nacional del Partido, después de la cirugía.

Hablar de la cirugía es clave para comprender las dimensiones de lo que podría pasar más adelante. Londoño fue sometido a una revascularización coronaria, una operación que tiene lugar para impedir que se obstruyan las arterias coronarias, encargadas de suministrar sangre oxigenada al corazón. De acuerdo con lo comunicado formalmente por la clínica Shaio, Londoño se encuentra en cuidados intensivos, recuperándose de la operación de seis horas que realizaron los cirujanos en la mañana del miércoles. Teniendo en cuenta que Londoño sufre una enfermedad pulmonar crónica, tendrá que ser sometido a terapias respiratorias intensivas, según la clínica.

A estas complicaciones se suma un paro cardiaco que sufrió Londoño a comienzos de 2015, cuando se encontraba en la mesa de negociación de paz de La Habana.

En busca de una orientación médica sobre los cuidados y recuperación de un paciente con este cuadro, ¡Pacifista! consultó al doctor Juan Camilo Rendón, cirujano cardiovascular de la Clínica Cardio de Medellín. Según él, el tipo de cirugía que se le practicó a Londoño es rutinaria. “Por lo general la recuperación está ligada a factores de riesgo que tenga el paciente”. Después de los cuidados postoperatorios, agrega, “el paciente puede desarrollar algunas actividades leves, como caminar o un llevar a cabo un ejercicio progresivo supervisado. Se recomienda esperar unas semanas para desarrollar actividades intelectuales de precisión, no levantar cosas pesadas, ni manejar”.

Consultamos a otras fuentes médicas que prefirieron no ser citadas a nombre propio para no comprometer la posición de los hospitales en donde trabajan y todas coinciden en que Londoño por lo menos deberá permanecer un mes bajo observación médica antes de salir a campaña, algo que de hecho no recomiendan por sus antecedentes médicos.

La primera vuelta de las elecciones presidenciales se llevarán a cabo el próximo 27 de mayo, lo que quiere decir que Londoño difícilmente podría realizar una campaña política agitada como lo venía haciendo. De hecho, actividades como caminar largas distancias, algo propio de las campañas campaña,  podría poner en riesgo su salud.

Aunque la historia clínica y las intervenciones practicadas al paciente son reservadas, algunas fuentes médicas nos contaron que en la Shaio se llevó un debate intenso alrededor de la salud de Londoño, pues los médicos temen que ante cualquier complicación, la Farc pueda sugerir alguna responsabilidad de la institución. No obstante, por ahora, con el éxito de la operación, el partido no tiene contemplado el traslado del candidato a otro centro médico.

Lo cierto es que el comité del consejo político del partido se extenderá para definir las opciones que les plantea el calendario electoral. Incluso, Imelda Daza, la candidata vicepresidencial de Londoño, viajará desde Europa para atender esas reuniones. “No conozco todos los detalles, pero a mis mensajes Timo ha respondido muy bien”, le contó Daza a ¡Pacifista!.

¿Otro candidato presidencial?  

En la Farc lo saben: la campaña de Timochenko no ha sido exitosa. Hace un mes, cuando el candidato visitó Quindío –su tierra natal– y Cali, lo recibieron con insultos, le arrojaron huevos, piedras y le pincharon las llantas del carro en el que se movilizaba. Vale la pena decir que en el caso de la capital del Valle del Cauca, en el lugar de las manifestaciones se comprobó la presencia del uribista Juan Malvehy García, aspirante a la Cámara del Centro Democrático, lo que generó suspicacias entre los simpatizantes del candidato.

El 9 de febrero, Londoño anunció la suspensión temporal de su campaña hasta que no se contara con “las garantías suficientes”. Lo de la salud vino después, pero desde hace varias semanas la Farc viene debatiendo sobre lo que ha sido su primera campaña política, la cual –a juzgar por las encuestas y las protestas– no ha tenido los resultados esperados en regiones como Huila, Antioquia, Cundinamarca y Valle del Cauca. Así que en el seno del partido existen por ahora tres opciones: que algún líder, como Iván Márquez o Pablo Catatumbo, asuman la candidatura presidencial. Otra opción es que Imelda Daza, quien viene de una carrera política en Suecia y  de militancia en la Unión Patriótica, se lance como candidata presidencial. La tercera es que elijan a una persona distinta, que no genere un rechazo tan grande en la sociedad civil.

David Flórez, candidato de la Farc a la Cámara por Bogotá, nos comentó que no hay una decisión como tal y que la operación los “tomó por sorpresa”. Una fuente cercana a Londoño nos confirmó que, en efecto, “están esperando a ver cómo evoluciona el tema. Si Iván (Márquez) asumiera la candidatura ayudaría mucho”, dijo. Esta opción todavía no es tan clara, pues Márquez es cabeza de lista al Senado y cuenta con una curul por lo acordado con el gobierno en La Habana.

 


Lea también en ¡Pacifista!

El número de excombatientes de las Farc asesinados ya es alarmante


El profesor Luis Trejos, quien ha seguido de cerca todo el proceso político de la Farc, asegura que la mejor opción es desmontar la candidatura de Londoño: “No tiene ningún tipo de posibilidad en términos electorales. Los colombianos asocian su cara y su nombre a la guerra. Para hacer una transición a la política sería ideal buscar a otra persona, incluso la misma Imelda Daza. Ellos se dieron cuenta de que las heridas de la guerra todavía están abiertas, que son muy recientes y que para facilitar la transición necesitan cambiar de propuestas y de candidatos. De hecho pueden ampliar su espectro y buscar candidatos en los sectores sociales, étnicos y campesinos”.

Bertha Fries, representante de uno de los grupos víctimas del atentado contra el Club El Nogal, nos contó que si bien la decisión de la candidatura depende estrictamente de las Farc; las víctimas esperan “que los candidatos sean consistentes y coherentes. Las víctimas buscamos candidatos que construyan país, que tiendan puentes hacia la reconciliación y la verdad”.

También hablamos con Olmedo Ruiz, candidato del partido a la Cámara por Antioquia. “La campaña ha tenido muchas dificultades”, dice, “la manipulación de la opinión, los problemas financieros, todo ha sido muy difícil”.

Cuando le preguntamos sobre Londoño, Ruiz asegura inmediatamente que, por lo menos él, quiere que “la candidatura se mantenga. Si no se puede otro podría asumir, claro, Pablo Catatumbo o Iván Márquez podrían estar dentro de la baraja, pero eso sería especular”. Por lo pronto, agrega, “necesitamos garantías para hacer campaña: están matando a los líderes sociales y a nuestros excombatientes”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS