Simón Mejía. Foto: Lucía Romero – ¡Pacifista!

Este artículo hace parte de Divergentes, un proyecto sobre movilización y organizaciones sociales. Para ver todos los contenidos haga clic acá.

 

Hacer activismo es una labor que es cada vez menos exclusiva de unos pocos que dedican su vida entera a su causa. Cada vez son más las personas que paralelamente a sus profesiones y oficios destinan tiempo a movilizarse por un tema que les preocupa y sobre el que sienten pueden colaborar.

Ese es el caso de Simón Mejía, uno de los integrantes de Bomba Estéreo, quien además de componer, grabar y andar de gira, ha sacado tiempo para buscar maneras de hablar del medioambiente en Colombia y pensar en formas de informar, divulgar y participar en acciones que buscan mejorar las condiciones de la naturaleza.

Hace cuatro años, Mejía inició el proyecto “Yuma río sonoro”, un documental que nació como un viaje por descubrir la cuna de la cumbia en Colombia pero que se ha ido reconfigurando como el retrato de la crisis del río Magdalena, un río en el que se condensan problemáticas ambientales y sociopolíticas y que es una de las caras del problema medioambiental en el país.

Más recientemente, Mejía y Bomba Estéreo se vincularon a la Gran Alianza contra la Deforestación, un proyecto de la revista Semana y del Ministerio de Ambiente que busca apoyar labores de reforestación en las regiones que han sido mayormente azotadas por esta problemática. El lanzamiento oficial de la Gran Alianza fue el pasado 9 de abril y, en adelante, Bomba Estéreo, Systema Solar (otro participante del proyecto) y los demás involucrados estarán participando en talleres y eventos en región para reforestar los bosques que están bajo amenaza de desaparecer.

A propósito del lanzamiento de la Alianza, y de la participación de “Yuma río sonoro” este jueves 19 de abril en Good Pitch —un evento que reúne a documentalistas con ONGs y filántropos interesados en apoyar este tipo de proyectos— nos sentamos a hablar con Simón Mejía para preguntarle sobre su activismo y qué sigue para Bomba Estéreo en temas medioambientales en el próximo año.

¿Cómo fue que Bomba Estéreo terminó interesándose por el activismo medioambiental?

Yo venía hace rato con la incógnita de cómo hacer que Bomba Estéreo fuera un proyecto que fuera más allá de la música. Y quería hacerlo sin tener que entrar en la política, porque me parece que la política se ha desvirtuado mucho y creo que la manera de lograr cambios en la sociedad es a partir de los movimientos sociales. Y no tienen que ser grandes necesariamente, sino movimientos que cambien pequeños entornos y que generen impactos reales. Me parece que ese es el camino.

¿Y por qué el medioambiente y no otro tema?

El tema del medioambiente llegó porque ya hace rato vengo trabajando en un proyecto del río Magdalena que era más musical pero que nos llevó a investigar sobre el río y a darnos cuenta de está en crisis, el río se está muriendo. Y luego, en enero de este año, fui a una reserva natural que se llama Río Cedro, en la Costa Caribe, y vi cómo todas las mañanas llegaban a la playa toneladas de plástico que venían del mar, basura del Caribe y probablemente de todo el mundo. Si eso era en una reserva, ¿cómo sería en otras partes?

Ahí el tema ya me tocó directamente y tomé la decisión de que Bomba tenía que empezar a ver qué cambio podía dejar en el mundo. Yo creo que el medioambiente es un camino muy puro que no necesariamente tiene que involucrarse con la política.

Pero, de cualquier manera, hablar de medioambiente sí termina teniendo que ver con conflictos sociopolíticos, ¿no?

Sí, porque el medioambiente en Colombia es un asunto de territorio, y todo el conflicto en el país siempre ha sido por la tierra: cómo se maneja, de quién es, qué usos económicos tiene, ahí entra el narcotráfico, la minería, la ganadería y el desplazamiento. Todo tiene que ver con la tierra. Y entonces cualquier denuncia que haga una persona o un activista en región sobre medioambiente, seguramente va a estar entrelazada con intereses económicos. Por eso los terminan matando: terminan enfrentándose al mismo monstruo al que se enfrenta toda la gente que ha querido cambiar el país.

¿Cree que entonces Bomba  Estéreo va a terminar de alguna manera involucrándose en esos temas sociopolíticos?

Yo creo que sí, no sé si Bomba Estéreo, pero por lo menos yo. Creo que por el momento lo mejor o lo más tangible que podemos hacer es exigirle a los candidatos a la presidencia que expongan claramente cuál es su plan de gobierno con respecto a estos temas. Hablar de medioambiente en Colombia es fundamental porque ahí está el futuro del país, en los bosques y en las fuentes de agua. Si sobre todo la gente en región, que es la que está directamente involucrada, supiera el precio que tiene perder un bosque o una fuente de agua las cosas serían diferentes. Pero ellos no saben, y además es gente que seguramente está pasando situaciones económicas muy difíciles, entonces si llega alguien con un proyecto de ganadería o minería o de siembra de coca, obviamente van a talar el bosque para hacerlo. Todo vuelve a la política y a la ausencia del Estado en región.

La semana pasada, la revista ‘Semana’ lanzó la Gran Alianza contra la Deforestación, un proyecto en el que Bomba Estéreo está involucrado. ¿De qué se trata y cómo terminaron ustedes ahí?

Terminamos involucrados porque yo lo busqué. Nosotros necesitábamos aliarnos con alguien que pudiera llevar a cabo acciones concretas, ya que finalmente nosotros somos músicos, no activistas. Me enteré de que Semana estaba en esto de la alianza, entonces me senté con ellos y les dije que sería muy bueno para Bomba contar con su aval.

La alianza es un programa que se va a desarrollar hasta diciembre en contra de la deforestación. Primero lo van a hacer mediáticamente porque la gente en general en Colombia no sabe que los bosques se están acabando. El primer paso es dar lora y ahí nosotros, por medio de Bomba, podemos ayudar a visibilizarlo. Luego van a hacer un programa en regiones para apoyar con recursos a organizaciones que ya tienen proyectos de reforestación. Eso se va a hacer sobre todo al norte del Amazonas, en Caquetá y Putumayo, que es donde está mas dura la cosa. Y al final van a hacer un concurso a nivel nacional para gente que tenga procesos en región y que puedan al final apoyar con recursos para que sigan reforestando.

Nos terminamos uniendo al proyecto porque creo que es una forma de apoyar más concretamente y que la movilización no se quede solo en redes, que está bien porque las redes ayudan a visibilizar y a generar consciencia, pero a veces no pasa de ahí. En cambio estos ya son proyectos concretos en región con impactos reales.

Junto a Bomba Estéreo, está Systema Solar como el otro actor que se unió a la alianza. ¿Cree que es casualidad que los dos grupos más representativos de los nuevos sonidos colombianos sean los mismos que están defendiendo esta causa? ¿O cree que la imagen de Colombia que ustedes proyectan se corresponde con un interés medioambiental?

Eso lo hablamos, de hecho esto fue iniciativa de los dos, aunque los de Systema tienen una experiencia más extensa que nosotros con respecto al medioambiente y los movimientos sociales. Yo comencé a hablar con Systema antes de lo de la Alianza a ver si hacíamos algo juntos: como una gira que llevara un mensaje medioambiental. Ellos me mandaron el artículo de Semana y me dijeron que eso sería buenísimo para apalancar una gira. Estamos planeando hacerla a fin de año por toda Colombia.

Creo que simplemente coincidimos en un pensamiento similar. Pienso que cuando la música te ha permitido vivir y hacer una carrera, uno siente la responsabilidad de devolver cosas. Nuestra forma de devolver es sembrar semillas que permitan cambiar nuestro entorno más cercano: cambiando la consciencia de la gente en las ciudades que no sabe que si tira un papel al inodoro eso finalmente va a dar al río Magdalena; y cambiando la consciencia de la gente en región para que sepan que talar un bosque tiene graves consecuencias a futuro.

Hablemos de “Yuma río sonoro”, el documental en el que están trabajando. ¿De qué se trata?

Es una expedición musical en búsqueda del origen de la cumbia en la parte norte del río Magdalena, por los lados de Mompox, donde se dice que nació la cumbia. Así inició: yo me reunía con músicos e íbamos haciendo música. Pero en medio de esa búsqueda empezamos a ver las problemáticas del río y decidimos darle un giro al documental y empezar a enfocarnos en las problemáticas del río, qué está pasando y por qué. Pero el documental siempre tiene la música abajo, ya que la premisa es que que si el río se muere toda esa música también se va a morir.

¿Cuáles son las problemáticas del río Magdalena?

El principal problema es que no es navegable porque está muy sedimentado, y esa sedimentación es el barro que ha dejado la deforestación de lado y lado de la cuenca. Antes el río estaba rodeado de bosques nativos, pero eso lo han ido talando para minería, ganadería y otras cosas, así la tierra se ha ido desboronando y ha ido cayendo al río, por lo que cada vez está más pando.

Por otro lado, todas las aguas negras de Colombia van al río sin tratamiento. Por ejemplo, el río Bogotá sale directamente al río Magdalena y no hay ninguna planta de tratamiento ni nada.

Y a eso hay que sumarle que el río ha sido un corredor de violencia en Colombia. Dicen que el día en que el río se seque va a ser el cementerio más grande del país.

Esas son las problemáticas más fuertes, pero hay otras: las represas en el sur del país que no dejan que el agua fluya en el norte; proyectos para dragar el río que se han caído por corrupción y por mala planeación; el hecho de que cuando se empezaran a construir carreteras se dejara abandonado el río como una vía de comunicación.

¿Cuándo creen que está listo el documental?

La idea es que se estrene en 2019 y que cuando se lance tenga una campaña de impacto: la idea es lograr lo que pasó con el río Atrato y que el río Magdalena se vuelva sujeto de derechos. Así, así cualquier acción que vaya en contra de los derechos es ilegal: es una zancadilla jurídica que le ponen a las mineras, por ejemplo.

Desde que Bomba Estéreo empezó a hablar de otros temas, más allá de la música, ¿han recibido críticas por ese nuevo discurso?

Sí, sobre todo después de que sacamos unos textos en el Estéreo Picninc sobre lo de Ecopetrol. Pero pues, no me estoy lanzando al Senado, y si en algún momento nos toca untarnos de eso, pues toca, pero que todo sea en pro del medioambiente. Es por la naturaleza, ni siquiera es por los seres humanos.

En la medida en que podamos generar consciencia, eso ya es un paso. Y después, sería ideal que podamos ayudar en temas otros temas más concretos, como reforestar un bosque o poner una planta de tratamiento en un pueblo o instalar un sistema de basuras en otro pueblo para que no termine todo en el río. La idea es que ojalá podamos ayudar ahí.

ARTÍCULOS RELACIONADOS