Foto: Cristian Hernández/ EPA

Este artículo fue publicado originalmente en VICE News, la plataforma de noticias de VICE.

Por VICE News y Reuters

La Organización de Estados Americanos (OEA) suspendió el miércoles por la noche la sesión convocada para tratar la crisis que atraviesa Venezuela, y es que tras varias horas de deliberación les fue imposible alcanzar un acuerdo sobre cómo abordar la situación en este convulsionado país donde no cesan las protestas contra el gobierno.

Tras más de una hora de receso y por solicitud de la Comunidad del Caribe (Caricom), los representantes de los países miembros de la entidad acordaron poner fin a la reunión y seguir trabajando en una declaración antes de la asamblea general de la OEA que se realizará en Cancún, México, del 19 al 21 de junio.

Durante el encuentro, un grupo de países pidió “actuar con urgencia” para solventar la crisis en la nación petrolera, que sufre una inflación de tres dígitos, recesión económica y escasez de alimentos.

La OEA debatió tres propuestas sobre la crisis que vive Venezuela, las que para su aprobación necesitaban de 22 votos, o dos tercios de los 34 miembros que asistieron al encuentro. Ninguna fue aprobada.

Vea también: Censura y cocaína: así calla el gobierno venezolano a la prensa extranjera

En tanto, aliados del Gobierno de Maduro, como Nicaragua, rechazaron la reunión y argumentaron que “está destinada a intervenir en asuntos internos de Venezuela sin consentimiento”.

Venezuela anunció su retiro de la OEA a fines de abril, pero la salida efectiva del organismo hemisférico tomaría unos dos años, en los cuales el país petrolero tendrá los derechos de cualquier miembro.

El subsecretario de Asuntos Exteriores de Estados Unidos, Thomas Shannon, calificó como “desafortunada” la decisión de Venezuela y pidió al país petrolero que promueva elecciones, respete la “independencia” de la Asamblea Nacional y la libertad de los detenidos políticos.

“En vez de abandonar a nuestra comunidad y aislarse aún más de la comunidad internacional, instamos al Gobierno venezolano a que cumpla sus compromisos durante su participación en el proceso de diálogo”, dijo Shannon durante el debate.

Más tarde, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo al canal estatal VTV que fue autorizada por Maduro para asistir a la próxima asamblea de la OEA. La oposición venezolana dice que el gobierno se ha convertido en una “dictadura” que apresa a los disidentes, viola los derechos humanos y pospone elecciones porque teme medirse en las urnas.

Maduro, por su parte, asegura que la ola de manifestaciones opositoras sólo busca desbancarlo y sostiene que su llamado a una Constituyente para redactar una nueva carta magna creará condiciones de “estabilidad” para celebrar los comicios pendientes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS