Síguenos en Facebook
Acuerdo proceso de paz

Luego de la firma del pasado 24 de agosto, que representa el cierre de las conversaciones, falta el acto protocolario que sella el acuerdo definitivo. Foto OACP

Los efectos del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc no se limitan a las fronteras de Colombia, se trata de la terminación de un conflicto armado de interés para el mundo entero.

Ese es el argumento con el que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) invitó al gobierno colombiano a que considere la posibilidad de que la sede de ese organismo, en Nueva York, sea el escenario para la firma del texto definitivo de los acuerdos, según dijo el martes la canciller, María Ángela Holguín.

“El secretario general de Naciones Unidas nos ha pedido que el acuerdo se pueda firmar allá porque sienten que es algo completamente extraordinario que le está pasando al mundo. Solo hemos recibido apoyo”, dijo la funcionaria, quien también hizo parte del equipo negociador que culminó las conversaciones en La Habana el pasado 24 de agosto.

Vea también: ¿Qué tan ciertos son algunos memes de la campaña del “NO” en el plebiscito?

El evento es el acto protocolario en el que el máximo comandante de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”, y el presidente, Juan Manuel Santos, sellarán con sus firmas el acuerdo definitivo de paz luego de cuatro años de negociaciones.

Y es que, si bien la mesa de conversaciones ya fue levantada y el texto definitivo está disponible para consulta desde el 25 de agosto, ese encuentro entre los comandantes de dos ejércitos que se enfrentaron durante más de 50 años representa un momento de quiebre y está previsto que sea presenciado por numerosas personalidades del mundo entero.

La solicitud de la ONU no se limita a que esa firma se produzca en sus instalaciones, sino que, de acuerdo con Holguín, ocurriría durante el desarrollo de la Asamblea General de esa Organización, en la cual se dan cita los mandatarios de todos los países que hacen parte del organismo multilateral. Así, cobra vigencia la posibilidad de ver entre jefes de Estado a un comandante guerrillero que hasta hace apenas unos meses estaba en la clandestinidad.

Vea también: Así será la implementación de los acuerdos de paz de La Habana

A juzgar por las fechas, el momento en que está prevista la firma del acuerdo –se habla de la última semana de septiembre– se acomodaría al cronograma de la Asamblea General en Nueva York, en la cual la intervención de Colombia se encuentra programada para el 21 del mismo mes.

“Hemos evaluado si podría haber una firma en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Esto lo hemos conversado con el secretariado de las Farc y con Naciones Unidas. No es una decisión tomada, estamos mirando detalles, no es algo fácil, y en su momento estaremos anunciando la decisión”, explicó la canciller durante un evento con empresarios en Cali.

Y no es fácil, entre otras cosas, porque acoger esa posibilidad implica el desplazamiento a Nueva York de una comitiva que estaría encabezada por integrantes del Secretariado de una guerrilla que hoy sigue haciendo parte de las listas de organizaciones terroristas elaboradas por los organismos de seguridad de Estados Unidos.

Además, porque las Farc han afirmado que el acuerdo debería firmarse en Cuba como una forma de honrar al país que fue sede de los diálogos y además sirvió como garante durante el desarrollo del proceso.

El asunto, sin embargo, no está definido y seguramente se trate de una decisión consensuada entre ambas partes toda vez que, a la posibilidad de Cuba o Estados Unidos, se suma la idea de que la firma ocurra en alguna ciudad colombiana, como lo expresó el presidente Juan Manuel Santos en una de sus visitas a la isla.

ARTÍCULOS RELACIONADOS