Síguenos en Facebook

Fotos por Santiago Mesa.

unnamed-6

‘Selva’ , obra de teatro-foro que le dio inició a la segunda versión del ‘Festival de Teatro de las y los Oprimidos, PaZes en Escenas’. Foto Santiago Mesa.

Se apagan las luces del auditorio. En medio de una incandescencia infernal, los personajes de la obra de teatro ‘Selva’ se sumergen en el universo de una familia que vive la tragedia del desplazamiento forzado. Veinticinco minutos después, la claridad vuelve al lugar y el director Samuel Coronado se apodera del escenario; pone en marcha una discusión que involucra al público y lo convierte en otro actor.

“El propósito de esta obra es que el espectador se convierta en un ser activo, un protagonista de la acción dramática, que reflexione a partir de esta situación y provoque un cambio en el presente y el futuro”, expuso Coronado.

11960000_882307795138120_3906173087221295144_n

Inauguración del ‘Festival de Teatro de las y los Oprimidos, PaZes en Escenas’. Foto cortesía Semana por la paz 2015.

‘Selva’ fue la obra de teatro-foro que le dio inició a la segunda versión del ‘Festival de Teatro de las y los Oprimidos, PaZes en Escenas’. Un encuentro de la Corporación Otra Escuela, que invita a talleristas nacionales e internacionales, directores de teatro y actores a utilizar la metodología del Teatro del Oprimido como pedagogía de reconciliación y reparación, en el marco de la Semana de la Paz 2015.

 

El Teatro del Oprimido: un mecanismo para construir Paz

El dramaturgo brasilero Augusto Boal creó el Teatro del Oprimido, TdO, en la década de 1960. “Esta apuesta artística nace como iniciativa investigativa y convierte al público en ‘espect-actores’, para actuar en la obra y, posteriormente, en la vida cotidiana”, dijo Luis Benítez, precursor del TdO y director del festival de la Corporación Otra Escuela.

unnamed-2

Diana Martínez, actriz y representante del Teatro del Oprimido. Foto Santiago Mesa.

Las técnicas del TdO se basan en el juego, los foros, la pedagogía, las intervenciones públicas y las improvisaciones de situaciones coyunturales. “La idea es empezar a llenar de contenido la noción de Paz y los mecanismos para construirla, el ensayo de la no violencia y la búsqueda de alternativas para la transformación social”, comentó Diana Martínez, integrante del festival.

En Colombia, esta metodología artística y social lleva cerca de ocho años cimentando bases y formando grupos teatrales sensibilizados con la concientización social. En el año 2007, la Corporación Otra Escuela se encaminó en esta herramienta-metodología gracias a un curso de educación y cultura para la paz, en el Instituto Paulo Freire de Berlín.

“Junto a los dramaturgos Till Baumann, del Instituto Paulo Freire, y Héctor Aristizábal empezamos a encaminar a nuestros grupos de teatro en las técnicas del TdO. Después participamos en tres encuentros latinoamericanos deTdO y, el próximo año estaremos presentes en una cuarta reunión en Nicaragua”, añadió Benítez, en el marco de la Semana por la Paz.

unnamed-1

Luis Benítez, precursor del TdO y director del festival de la Corporación Otra Escuela. Foto Santiago Mesa.

En 2013 se llevó a cabo el primer festival de TdO en Bogotá, con cuatro talleristas y no más de cien asistentes. Desde la primera versión del festival, Otra Escuela logró crear vínculos y multiplicar esta metodología en muchas partes del país. En Bogotá hay un taller del TdO permanente y, además, la corporación está trabajado con comunidades afectadas por el conflicto, como Tumaco, Quibdó y Caquetá.

“La apuesta de la Corporación Otra Escuela es construir paz desde las regiones más violentadas del país, utilizando la metodología del Teatro del Oprimido. Esta iniciativa de reparación y reconciliación ha dado pie a muchos ejercicios reflexivos en estas comunidades, transformándolas y dándoles una nueva perspectiva de la vida”, aseguró Benítez.

 

El segundo año de construcción de paz en escena

unnamed-5

Samuel Coronado, director de la obra inaugural ‘Selva’. Foto Santiago Mesa.

“Este año vamos a ver los procesos que se han dado en las regiones. Los grupos invitados van a contar cómo ha sido poner su historia en escena y qué han encontrado de positivo en ese proceso. Igualmente, queremos que los talleres que se van a dictar ayuden a multiplicar estas experiencias sanadoras”, comentó Samuel Coronado, director de la obra inaugural ‘Selva’.

La segunda versión del ‘Festival de Teatro de las y los Oprimidos, PaZes en Escenas’, cuenta con 7 talleristas nacionales e internacionales; 6 obras de TdO provenientes de diferentes regiones del país y de Bogotá; un programa académico que aterriza la metodología a temas específicos del contexto actual colombiano. Finalmente, se desarrollan diálogos abiertos sobre la pedagogía de la paz y el rol del TdO como herramienta para la transformación positiva de los conflictos.

El festival está dirigido al público en general, pero tiene un énfasis en la participación de mujeres y jóvenes que lideren procesos de base e iniciativas de paz. El objetivo es que estén presentes en las charlas y luego compartan su aprendizaje en sus comunidades y apuestas culturales y sociales.

unnamed-3

Alessia Cartoni, tallerista española. Foto Santiago Mesa.

Alessia Cartoni, de España, es una de las invitadas a compartir un taller sobre la construcción de memoria histórica a partir del Teatro del Oprimido. “Mi trabajo está inspirado en el uso del teatro del testigo como una herramienta para hacer un mini montaje sobre la construcción del pasado colectivo”, explicó.

unnamed-4

Till Baumann, dramaturgo alemán y precursor del TdO en Colombia. Foto Santiago Mesa.

Till Baumann, dramaturgo alemán y precursor del TdO en Colombia, también está presente en la sección pedagógica del encuentro. “Mi taller es TdO y género, con enfoque en masculinidad. Se trata de una investigación teatral de lo qué significa ser hombre a partir de una reflexión sobre la masculinidad hegemónica”, señaló Baumann.

El ‘Festival de Teatro de las y los Oprimidos, PaZes en Escenas’ quiere contribuir a un espacio de reflexión del momento político que vive el país. Con el apoyo de más de 20 organizaciones sociales, como el Centro de Memoria Histórica y Redepaz, el encuentro pretende despertar la creatividad en el trabajo de entidades regionales y nacionales.

“Queremos que la gente se antoje y quiera hacer Teatro del Oprimido. Así el arte estará presente en los procesos de reconciliación y transformación social, como un camino hacia la comprensión y reconstrucción de las comunidades en medio de la guerra”, agregó Benítez, el director del festival.

ARTÍCULOS RELACIONADOS