Hablamos con el artista colombo–argentino sobre sus 50 años de carrera y las elecciones presidenciales de nuestro país, en las que él también participó.

De tanto en tanto, el nombre Piero resuena en Colombia. Durante sus conciertos siempre resalta la palabra paz. De él sabemos que es ítalo argentino –aunque muchos no sepan que también es colombiano, pues en 1994 recibió la nacionalidad de manos de Ernesto Samper–, que es quien canta Mi viejo, esa canción que por esta época resuena en las celebraciones del día del padre de muchas familias colombianas, y que su álbum Sinfonía Inconclusa en la Mar ambientó nuestra infancia.

La primera vez que Piero vino al país fue hace 50 años. La canción Mi viejo fue el éxito que lo llevó a conocer el mundo y, como él cuenta: “Colombia fue uno de los primeros países, la experiencia fue fuerte, contundente y hermosa. La gente me gustó porque tiene una onda muy linda, si bien también tienen su locura”.

Piero puede llegar a conocer a Colombia mejor que cualquiera de muchos colombianos. Ha recorrido zonas marcadas por el conflicto como Cauca, Meta y Antioquia. Según él, ‘una orden que le viene de adentro’ lo llevó a intervenir en la paz del país: “Yo no tengo fans, yo tengo familia, me siento de la gente; y como soy de la familia, me aprovecho y me acerco. Así he podido hablar con los guerrilleros y con el Presidente, alguna vez fui a la cárcel de Bellavista y hablé con el Eln”.

A propósito del concierto de celebración por sus 50 años de carrera, este sábado 23 de junio en el Teatro Colsubsidio en Bogotá, hablamos con Piero sobre la música, su aporte a la paz, y los resultados de las recientes elecciones presidenciales, en las que él también participó.

¡Pacifista! – ¿Por qué intervenir en la paz de Colombia?

Piero: Colombia es un país tan lindo, que no puede darse el lujo de estar perdiendo tiempo, perdiendo vidas y perdiendo energías estando de esta manera tan tonta, y más teniendo semejante gente. Es bueno sentirme útil y, sintiéndome colombiano, añorar también esa paz. Al principio uno no se da cuenta, pero la paz se viene gestando desde hace rato.

Antes, la guerrilla era como Robin Hood, eran hasta simpáticos, pero después empezaron a hacer barbaridades. Entonces, ahí hay que tomar las cosas de otra manera y tratar de mover algo, de ser útil, de ayudar a que esa paz sea una realidad, porque creo que los que primero perdemos somos nosotros. Incluso ahora, que ganaron 10 millones a ocho, es una buena excusa para que esa paz sea una realidad.

Supimos que pudo votar en las elecciones presidenciales de este año y que votó por Gustavo Petro, ¿qué lo hizo sentirse identificado con las propuestas de la Colombia Humana?

Yo no sabía que tenía una cédula, me la encontré y me volví loco. Entonces me anoté y fui enseguida a sumarme a lo que a mí, como lo miro, como lo ve y como se ve, me gusta mucho y es la parte de la Colombia Humana.  Me parece que hay cosas maravillosas que se pueden hacer.

Pero bueno, somos democráticos y tenemos que seguir por donde va la historia, la mayoría de la gente quiso que ganara el otro candidato y me parece perfecto.  Aunque no ganó el de la Colombia Humana, se ha tomado muchísima conciencia y se ha votado de otra manera, y en ese sentido hay cosas muy interesantes por venir. La gente está entendiendo que la guerra no hay que escucharla por televisión, a ver quién gana y quién pierde, a ver si hay muertos o no. Acá tenemos que participar y trabajar para la Colombia que queremos, que es factible y real.

¿Cómo cree que aporta su música a la construcción de paz?

La música siempre acompaña las evoluciones y las movidas. Nosotros venimos recorriendo toda Colombia, haciendo conciertos muy bonitos en lugares que han tenido mucha violencia. La música se ve y uno se ve en la música, ves cómo la paz se manifiesta casi naturalmente en los que asisten a los conciertos y es muy interesante lo que pasa, porque la gente quisiera que haya paz en el día a día pero hay intereses que hacen que no pase.

Aunque parezca obvia la respuesta, ¿por qué hay que apostarle a la paz?

Porque somos seres  humanos, no somos animales. La paz tendría que ser un ambiente natural, tenemos países, lugares y gente maravillosa, hay que disfrutar eso por nuestros hijos, por nuestros descendientes, es una lógica.

¿Qué es lo que más le gusta de Colombia?

La gente y esa diversidad que tiene. Su diversidad de flora, de frutos, de animales… eso tiene un poder, una fuerza maravillosa, y esa diversidad es la que te conmociona y te emociona.

Qué es lo primero que piensa cuando escucha las siguientes frases y palabras:

Colombia…

Una maravilla en potencia que si lo cree, lo crea.

Viejo mi querido viejo…

Una canción que me ha unido y me ha hecho de la familia de los colombianos y de los latinos.

50 años de carrera… o más…

Bueno, que estamos recién empezando y aprendiendo.

Piero…

Un tipo, un hombre común con buenas intenciones.

Paz

Es un punto que hay que agrandar hasta que sea universo…

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS