Foto: Naciones Unidas

La Misión de Verificación va seguir funcionando, por lo menos,  hasta el 25 de septiembre de 2019.

La construcción de paz en Colombia fue uno de los temas centrales en el Consejo de Seguriad de la ONU, celebrado esta mañana en  Nueva York, Estados Unidos. Entre otros temas, como la situación de seguridad en países como Libia y Somalia, se discutió la posibilidad de extender por un año más la Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

Los 15 países miembros del Consejo —5 permanentes y 10 no permanentes, en los que no está Colombia— votaron por unanimidad la continuidad de la Misión de Verificación en Colombia, organismo creado en el marco del Acuerdo de Paz con las Farc. La Misión, desde que comenzó a implementarse el Acuerdo, es la encargada de hacer una veeduría a temas como reincorporación, participación política, sustitución de cultivos de uso ilícito, entre otros puntos pactados en La Habana.

Esta decisión es muy importante. Los acuerdos que se firman en el Consejo de Seguridad, a diferencia de otras comisiones de la ONU, son de obligatorio cumplimiento para sus países miembros. Esto quiere decir que más allá de los problemas que tenga la implementación, el trabajo de la Misión de la ONU no tiene reversa. De algo podemos estar seguros: funcionará hasta el 25 de septiembre de 2019 y su trabajo podría prolongarse otros años más (recordemos que la implementación del Acuerdo de La Habana está fijado a 10 años).

La Misión hace verificación regional y local a la implementación de los Acuerdos, y cuenta con la participación de 120 observadores internacionales. En el documento en el que se aprobó la renovación, redactado por la delegación de Reino Unido, la ONU dice que seguirá comprometida con el proceso de paz, en especial con la verificación del punto 3 del Acuerdo, sobre reincorporación social, política y económica de los excombatientes de las Farc. Además, hicieron énfasis en sostener una vigilancia de las zonas afectadas por el conflicto armado.

Iván Duque, presidente de Colombia, le había enviado al Consejo de Seguridad una carta el pasado 30 de agosto en la que instaba a la ONU a que continuara con la Misión: “Consideramos que la supervisión internacional es muy importante para ayudarnos en el ejercicio de la legalidad y en permitir que la base guerrillera haga una transición de desmovilización, desarme y reinserción que sea exitosa contando con su apoyo para identificar que no haya repetición y que nos ayuden a tener las alertas tempranas sobre cualquier incumplimiento en esas materias”, dijo el mandatario en la misiva.

La Misión de Verificación tendrá el reto de acelerar la implementación de los Acuerdos, pues según el instituto Kroc, de la Universidad de Notre Dame, el gobierno de Juan Manuel Santos solo alzanzó a implementar los Acuerdos en un 21 por ciento, siendo la Reforma Rural Integral, la implementación del capítulo étnico y la participación de la sociedad civil  los puntos más crudos.

Por su parte, António Guterres, secretario general de la ONU, advirtió en abril que es preocupante la inseguridad en las zonas de los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) y el asesinato de exguerrilleros. Para él,  los mayores retos del proceso de paz en este momento son el resurgimieto de la violencia en el país y los retrasos en la reincorporación de los excombatientes.

La embajadora de Colombia ante la ONU, María Emma Mejía, celebró que el Consejo de Seguridad haya aprobado la continuidad de la Misión de Verificación: “Gracias a todos los miembros del Consejo de Seguridad por su apoyo inquebrantable y unánime a Colombia en la renovación del mandato de la Misión de Verificación”, escribió en su cuenta de Twitter. Otras delegaciones de la ONU, como las de Chile, Argentina, Suecia, Kuwait, Bolivia, Reino Unido y Francia también aplaudieron la decisión.

En un documento que reveló Caracol Radio, se evidencia que el gobierno está implementando un plan de estabilización para los ETCR, que tiene como objetivo responder a las denuncias que hay sobre problemas en la implementación de los proyectos productivos para los excombatientes. La idea es mejorar las condiciones de los ETCR y asegurar que los excombatientes se mantengan en estos espacios.

Dentro de los planes que tiene el gobierno están la construcción de bodegas, el mantenimiento a las infraestructuras y a las zonas comunes de los ETCR, la construcción de alcantarillados e instalaciones eléctricas y el mejoramiento de vías terciarias para facilitar acceso y movilidad.

Llama la atención que estos planes están previstos para que se implementen en un tiempo que excede a la duración que se tenía pensada para los ETCR, por lo que es presumible que el gobierno va a ampliar el tiempo de duración de estos espacios, así como se prolonga el trabajo de la Misión de verificación.


Lea también en ¡Pacifista!:

¿Dónde están Iván Márquez, el Paisa y Romaña? Esto es lo que sabemos


La paz está en riesgo y lo saben

La implementación del Acuerdo de Paz pasa por uno de sus momentos más difíciles. La semana pasada, justamente la Misión de Verificación de la ONU informó que en los últimos meses seis ex mandos medios de las Farc abandonaron sus esquemas de seguridad y los ETCR donde se encontraban. Su paradero, por ahora, es desconocido. A estos comandantes se suman la desaparición de otros altos mandos como ‘Iván Márquez’, ‘El Paisa’ y ‘Romaña’.

Además de las versiones que existen sobre un posible fortalecimiento de las disidencias o el abandono de estas personas por miedo a una persecución por parte del gobierno, la principal dificultad de esta situación es que hay aproximadamente 1.500 excombatientes que están pendientes de lo que hagan sus antiguos comandantes, y que por ahora están “desamparados”.

También parecen estar quedando expuestas dificultades dentro del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), pues además de que sus miembros no conocen el paradero de las personas que abandonaron los ETCR, se habla de una división interna luego de que Fabián Ramírez, uno de los desaparecidos, llamara al jefe del partido Rodrigo Londoño un “jefe con ausencia de liderazgo, rencoroso y revanchista”. La paz sigue por construirse.

ARTÍCULOS RELACIONADOS