Ilustración por Laura Velasco.

Este jueves 28 de septiembre es el Día de Acción Global por un Aborto Legal, Seguro y Gratuito, una fecha que se celebra desde 1990 y que es, tal vez,  la conmemoración más importante para los grupos y organizaciones latinoamericanas dedicadas a defender el derecho al aborto y a lograr su despenalización en el continente.

A propósito de la fecha, la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres, organización que trabaja por la despenalización del aborto en Colombia, lanzará la primera Encuesta de percepción sobre la interrupción voluntaria del embarazo en Colombia, un estudio realizado en las 32 ciudades capitales del país.

“Creemos que esta encuesta es única en su tipo en el país (…)​.​ Es la primera que indaga por cómo las y los colombianos perciben​​ la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y otros asuntos relacionados con este y otros derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”, le aseguró a ¡Pacifista! Juliana Martínez Londoño, coordinadora de la organización.

La encuesta, realizada durante el segundo trimestre de 2017 con el apoyo de la empresa Cifras & Conceptos a 2.277 personas, encontró que el 65% de los encuestados está de acuerdo con realizar un aborto en las mismas situaciones que la ley lo permite en Colombia: cuando hay malformación del feto, cuando la vida o salud de la mujer peligran o cuando el embarazo es producto de una violación. Además, el 62% opinó que la interrupción del embarazo era una decisión que dependía solamente de la mujer, independientemente de la opinión del médico o de la pareja.

Por otro lado, el 50% de los encuestados manifestó estar en desacuerdo con que las mujeres vayan a la cárcel por abortar. No obstante, sigue existiendo un alarmante 25% que  considera que ir a la cárcel es una medida justa para una mujer que interrumpa su embarazo. Decidir no tener un hijo es una elección que cerca de 570 personas encuestadas castigarían con cárcel.

Las preguntas realizadas en la encuesta tuvieron además en cuenta el clima político que se avecina con la temporada electoral en la que, sin duda, los temas de género y de derechos sexuales jugarán un papel decisivo. Frente a la pregunta de si consideraban importante que su candidato político defendiera los derechos de las mujeres, el 80% respondió afirmativamente, y más del 70% consideró muy importante que su candidato abogue por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Por su parte, un 40% consideró importante que su candidato defendiera específicamente la interrupción voluntaria del embarazo.

Infografía de La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres.

“Los y las candidatas de las próximas elecciones deberían tener en cuenta la percepción de la ciudadanía sobre este tema​. Según lo muestra la encuesta (…) para las y los colombianos es importante que sus candidatos presidenciales defiendan los derechos de las mujeres, sus derechos sexuales y reproductivos y el derecho a la IVE”, aseguró Martínez.

Los resultados de la encuesta dan cuenta de una sociedad que sigue siendo, en una gran parte, reacia a la idea del aborto como una decisión libre de las mujeres. La encuesta da cuenta de una mayoría que reconoce la importancia de los derechos de las mujeres y de la autonomía de sus decisiones sobre su cuerpo, su vida sexual y reproductiva, pero que a la hora de extender esos derechos a la interrupción del embarazo retrocede y se vuelve de opiniones más tímidas.

Sin embargo, la balanza se inclina, así sea ligeramente, hacia las opiniones favorables respecto al aborto. Para La Mesa, esos resultados son una muestra de “una gran apertura y un mensaje de apoyo a las mujeres que quieran acceder a este derecho de manera autónoma”. La organización reconoce que los avances en la percepción siguen siendo tímidos, pero asegura que sí se han presentado cambios que pueden estar conectados con la forma en que la paz y el progreso se están entendiendo en Colombia: como un proceso que no puede estar desconectado del hecho de que las mujeres decidan sobre su cuerpo.

“Los resultados muestran una sociedad que está abierta a respaldar las decisiones libres de las mujeres y que sigue teniendo retos frente a​ las garantías que se necesitan para​ alcanzar la plena autonomía​ de las mujeres frente a sus cuerpos​”, le dijo Martínez a este medio.

Infografía por La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres.

Los retos a los que se refiere Martínez tienen que ver en gran parte con las barreras que los sistemas de salud y justicia suelen imponerle a las mujeres que buscan interrumpir su embarazo en Colombia, incluso en los casos que se ajustan a las causales protegidas por la ley. La objeción de conciencia de los profesionales, el desconocimiento de la ley y los prejuicios morales son algunas de las causas que impiden que las mujeres puedan acceder al derecho que la ley les garantiza.

Frente a este problema, la organización ha acompañado sus esfuerzos de un ciclo de capacitaciones a funcionarios públicos vinculados a procesos de salud, justicia y protección en coordinación con la Defensoría del Pueblo. La iniciativa, llamada Primer Encuentro Macroregional, se ha realizado en Barranquilla, Bogotá, Manizales y Medellín con el fin de eliminar las barreras en los gremios institucionales. 

“Para La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres, capacitar sobre el derecho a la Interrupción Voluntaria del Embarazo contribuye a cambiar las percepciones de las y los colombianos sobre el aborto. Igualmente seguimos trabajando para que sea legal, seguro, gratuito y oportuno”, concluyó  Martínez.

ARTÍCULOS RELACIONADOS