El fotógrafo español Álvaro Ibarra en su exposición en el Centro de Memoria Histórica. Foto: Aitor Sáez | ¡Pacifista!

El fotógrafo español Álvaro Ybarra en su exposición en el Centro de Memoria Histórica. Foto: Aitor Sáez | ¡Pacifista!

Tras haber fotografiado el conflicto en territorios como el Congo y Ucrania, Álvaro Ybarra encontró en Colombia una guerra atípica. El fotógrafo, quien trabaja con la revista Time y la agencia Getty Images, Llegó al país hace 16 años debido a una invitación que le hizo una amiga suya y desde ese momento se dedicó a recorrer las regiones más golpeadas por la violencia.

“Hay muchas colombias”, dice. Y es que, a través del lente de su cámara, ha visto un país de contrastes. Durante su labor, visitó lugares como Caquetá, Nariño y Chocó. En esas visitas se dio cuenta de la abismal diferencia entre el centro y la periferia. Entre esos contrastes nació el proyecto que encabeza en la actualidad: ‘Macondo’, con el mismo nombre del pueblo que creo literariamente Gabriel García Márquez. Se trata de un libro de fotografías y textos que tanto él como otros fotógrafos y periodistas han recopilado a lo largo de sus respectivos cubrimientos del conflicto armado.

El libro se lanzará el próximo 18 de mayo en el Centro de Memoria Histórica. ¡Pacifista! visitó al fotógrafo durante el montaje de la exposición que acompañará el lanzamiento y habló con él sobre su labor en el país y el legado que quiere dejar a Colombia a través de sus fotografías.

¿Qué fue lo primero que le llamó la atención cuando llegó a Colombia?

La bipolaridad en la que vive el país. Yo llegué Bogotá y me encontré con una ciudad cosmopolita, claro, no como ahora pero sí daba la sensación de que era como una ciudad europea. Una vez que empecé a recorrer territorio, me encontré con un desplazamiento masivo de indígenas embera, además de gente siendo asesinada y padeciendo una infinidad de flagelos. Cuando regresé a Bogotá me fijé mucho en los medios, y en la gente, ahí me di cuenta de que Colombia está llena de fronteras, de que hay muchos que viven al margen del conflicto y no saben nada sobre él. Eso, por ejemplo, en el Congo sería impensable, porque allá se vive un apocalipsis total.

Ybarra no vive en Colombia, pero se ha adentrado durante largas temporadas en varias regiones del país para documentar el conflicto armado. Esta es una de sus capturas. Foto cortesía Álvaro Ybarra

¿Esa fue la razón por la que decidió seguir trabajando en Colombia? 

Claro, fue una de las razones. Aunque mi intención fue siempre buscar el factor humano de este conflicto que ha sido tan silencioso y tan doloroso. Yo no soy fotoperiodista, pero, como fotógrafo siempre he querido mostrar las razones por las que el ser humano destruye lo que más ama.

Usted dice que el conflicto armado ha sido silencioso ¿Por qué?

Inicialmente por todas las fronteras que existen, pero también porque el mismo Estado ha tratado de acallar la guerra. El conflicto ha tenido diferentes etapas, como la negación del mismo durante la época de Uribe, por ejemplo. Además de otras cosas como la presunta desmovilización de los paramilitares, hecho que al parecer nunca se dio. Ese silencio me marcó mucho.

¿Qué fue lo que más le impactó después de ejercer en el país?

Hay muchísimos cosas que me han impactado, como que maten a una niña sólo por enamorarse de un soldado, o que desaparezcan a una pareja de jóvenes y los grupos responsables sólo den la información porque hay un fotógrafo presente. La guerra colombiana ha sido muy dolorosa, pero de aquí también me llevo hechos que significaron muchísimo para mi. Por ejemplo llegar a un territorio y que las personas de ahí, que están siendo amenazadas por actores armados, me digan ‘yo respondo por ti’ y se pongan como garantía junto a sus familias.  ¿Tú lo harías? ¿Pondrías en riesgo a tus hermanos por alguien que ni siquiera conoces?

 

El fotógrafo español Álvaro Ibarra en su exposición en el Centro de Memoria Histórica. Foto: Aitor Sáez | ¡Pacifista!

Durante el lanzamiento de libro, habrá un conversatorio en el que intervendrán Ybarra, Jorge Cardona y Germán Rey. Foto: Aitor Sáez | ¡Pacifista!

 ¿La implementación de lo acordado en La Habana ha tenido impacto en su profesión?

Sí, ahora, de hecho, es más riesgoso ejercer porque antes, si a uno le pasaba algo, ya se sabía quienes eran los responsables. Si yo voy a un territorio y me pasa algo, nadie responderá por ello, debido a que ahora están operando diferentes grupos armados desconocidos conformados por disidentes y paramilitares, entre otros. Pero lo importante aquí no soy yo, ni quienes trabajamos en zonas de conflicto, nosotros no somos protagonistas. Vivimos en una época en la que parece importar más sobresalir. Sí, es riesgoso ejercer, a mí muchas veces me han tachado de suicida, pero me dedico a esto porque quiero contar la historia, no para hacer parte de ella.  Por eso, tanto yo como otros colegas quisimos hacer ‘Macondo’.

Pasando a ‘Macondo’, ¿Cómo nació el proyecto?

Nosotros quisimos entregar estas fotos a Colombia porque son suyas. Hacen parte de su historia. Nos juntamos varios fotógrafos y configuramos el proyecto como un trabajo apolítico que busca mostrar las diferentes caras de la sociedad colombiana. No tenemos editorial y nuestro presupuesto siempre fue muy limitado, todo se hizo a través de colaboradores, pero pudimos sacarlo adelante.

¿Qué quieren lograr ustedes con este libro?

Primero, que la historia del conflicto no pase al olvido. El libro simula un poco un documento viejo, que pasa de generación en generación. Las fotos pese a que son muy personales, tienen un carácter documental. Nosotros desligamos el proyecto del ámbito personal para que no se sienta nuestra presencia. Sin embargo, no solo es un libro de fotografías, en él también hay textos de diferentes organizaciones que han hecho una labor excepcional en la documentación de la guerra, pero que no son muy conocidas en la sociedad colombiana.

 

 

**La galería fotográfica estará disponible para el público desde el próximo 18 de mayo hasta el 20 de junio en la sala principal del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación (Cra 19b #24 – 86). La entrada es libre. Consulte el resto de la programación de Macondo a continuación. 

 

 

ÚLTIMOS ARTÍCULOS