Foto: Cortesía de la Gobernación de Nariño

En Nariño, la paz parece cada día más lejana.

Mientras los investigadores del CTI de la Fiscalía todavía no terminan de investigar la masacre de seis campesinos el pasado 5 de octubre en Tumaco, una nueva alerta los ha obligado ahora a trasladarse al municipio de Magüí Payán, ubicado a 155 kilómetros de la costa pacífica, en el sector rural del departamento.

El pasado martes 28 de noviembre, en hechos aún por esclarecer al menos cinco personas perdieron la vida en este lugar. Según fuentes consultadas por ¡Pacifista! y allegadas a los habitantes de la zona, el número de víctimas mortales podría alcanzar las trece. De acuerdo a un primer informe del Ejército, hay una mujer herida que es atendida en Tumaco.

También el Ejército ha confirmado que el incidente se produjo en las horas de la tarde, cuando un grupo de guerrilleros del ELN llegó a la vereda Pueblo Nuevo y, presuntamente, entró en combate contra un conjunto de disidentes del frente 29 de las Farc. Los hechos aún son materia de investigación. Pero, según el general Sergio Alberto Tafur, en la playa del río Patía se encontraron vestigios de detonaciones, asó como dos granadas de fragmentación y un cuarto de pentolita (producto explosivo).

“Hay desplazamientos a la cabecera municipal. Se teme un desplazamiento masivo y futuros confinamientos. Se han recogido trece cuerpos que bajaron flotando en el río. Se habla de que puede haber más de veinte personas asesinadas”, le dijo a ¡Pacifista! una fuente local por vía telefónica.

Los rumores sobre la masacre vienen circulando desde el pasado martes. A pesar de esto, la información solo fue confirmada hasta la mañana del jueves. Durante los dos días que transcurrieron, las autoridades policiales prefirieron guardar silencio al respecto.

Sin embargo, fuentes locales consultadas por ¡Pacifista!, y cuya identidad mantenemos en reserva por razones de seguridad, nos dijeron que entre las personas asesinadas se encuentran el líder Édison Ortiz, presidente del consejo comunitario Manos Unidas de Magüí Payán. Esta información, hasta el momento, no ha sido confirmada por la Fiscalía ni las autoridades policiales. Estas, sin embargo, por ahora dan a Ortiz por desaparecido.

Según fuentes locales contactadas por ¡Pacifista!, entre las víctimas de la masacre se encuentra el líder Édison Ortiz. Las autoridades por ahora confirman su desaparición. Foto: Cortesía

Lo que encontró la comisión del Ejército

Después de hacer un recorrido por la vereda Pueblo Nuevo, el Ejército confirmó el hallazgo de cuatro cadáveres en la zona.

En el transcurso del día continuó la búsqueda, la cual podría extenderse por un tiempo indeterminado ya que para llegar a Magüí Payán es necesario transitar ocho horas en lancha desde Tumaco o siete horas por trocha desde Barbacoas.

El secretario de Gobierno de Nariño, Édgar Insandará, confirmó que en la zona se encontraron elementos alusivos al ELN, como banderas. Además, corroboró el hallazgo de un quinto cuerpo en la morgue de Barbacoas.

“El CTI comprobó que el cuerpo tenía  relación con lo sucedido en Magüí Payán, por eso podemos confirmar que hay cinco personas fallecidas. Ahora se están buscando otros cuerpos que posiblemente fueron arrojados al río”, le dijo Insandará a ¡Pacifista!. De las cinco personas presuntamente asesinadas, según el secretario de Gobierno, dos cuentan con antecedentes judiciales. Más información sobre esto último, sin embargo, no está disponible.

Sobre el presunto asesinato del líder Édison Ortiz, Insandará dijo que “no se ha logrado confirmar. No se ha encontrado el cuerpo”.

Tras el ataque contra una comisión de derechos humanos después de la masacre de Tumaco en octubre –en la cual se encontraban dos periodistas de ¡Pacifista!—, las autoridades han prohibido en esta oportunidad la entrada de representantes de entidades no estatales al lugar.


Vea también en ¡Pacifista!

PARTE 1 | Tumaco: el último frente de la guerra contra las drogas


La vereda Pueblo Nuevo, donde se habrían producido los asesinatos, es un punto estratégico para el narcotráfico e históricamente dominado por el Frente 29 de las Farc. Dos disidentes de este frente, alias Zábalo y alias David, serían hoy los capos de la zona.

Después de la reincorporación de los integrantes de las Farc, el Frente Comuneros del Sur del ELN ha intentado cooptar la zona. La principal hipótesis hasta el momento es que los guerrilleros planearon la toma de la vereda y que por eso asesinaron a los disidentes.

En esta zona, según el secretario de Gobierno, también “hay problemas por minería y un negocio ilícito de combustibles, lo que se conoce como pimpinas. Sabemos de la presencia de algunas bandas que se han ido articulando a las disidencias del Frente 29. Incluso está el hermano de alias ‘Don Y’, uno de los mayores narcotraficantes de la zona”.

Este panorama no es nuevo, y por eso mismo el secretario le ha insistido al Gobierno en que agilice el traslado de 6.000 integrantes del Ejército al departamento. “Incluso el presidente dijo que vendrán dos generales del Ejército, uno de la Policía y quizás un contra almirante que le haga todo el control al corredor del Pacífico”, dijo.

El problema no es nuevo ni sorpresivo para los habitantes de esta zona rural de Nariño. De hecho, en este mismo lugar, por enfrentamientos entre el ELN y las Farc, 600 familias fueron desplazadas en 2009. También se prometieron intervenciones integrales, pero nunca llegaron.


Lea también en ¡Pacifista!

Crisis en Tumaco: más militares no solucionarán los problemas


¿El ELN violó el cese al fuego?

Que la guerrilla del ELN presuntamente haya estado involucrada en los hechos debilita una vez más los diálogos de paz en Quito, pues a finales del pasado octubre la misma guerrilla asesinó al líder indígena Aulio Isaramá en Chocó. Si el ELN perpetró estos nuevos asesinatos, el golpe tendría sobre todo una trascendencia política, pues el cese al fuego es por ahora un compromiso fundamental de la mesa. No obstante, vale la pena aclarar que no se descartaron combates con otros grupos armados como las Bacrim o las disidencias.

Según le contó a ¡Pacifista! el subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Ariel Ávila, “no existe una violación al cese el fuego porque éste se pactó con el Estado. La Fuerza Pública puede intervenir la zona, pero no creo que se presente un enfrentamiento con el ELN. En esta zona tienen muchos lugares en donde esconderse”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS