Memorias del silencio

Foto: Captura de video.

Desde hace dos años, el colectivo Tres60, liderado por Dalila Molina, una antropóloga nacida en Popayán, y Sebastián Meléndez, un realizador audiovisual oriundo de Cali, trabaja en la serie ‘Memorias del silencio’. Este proyecto relata, a través de cápsulas de animación, las historias de diferentes poblaciones del suroccidente colombiano que han resistido el conflicto armado a través de la no violencia.

Inicialmente, cuentan Dalila y Sebastián, pensaron en un cortometraje de animación sobre la guerra en Colombia. Sin embargo, querían hacer reflexionar a los espectadores sobre los impactos de la violencia y la idea se transformó. ‘Memorias del silencio’ terminó siendo una herramienta pedagógica para la población infantil, joven y adolescente, que se vale de diferentes métodos de animación y que vincula las ciencias humanas y sociales con las tecnologías de la información.

Con ‘Memorias del silencio’, estos dos creadores pretenden exponer la realidad de las víctimas del conflicto de manera respetuosa. “Queremos que nuestro trabajo se convierta en una herramienta para las víctimas que deseen ver representadas sus historias. Por otro lado, queremos que esta serie sea una guía de consulta con una base investigativa que contribuya a la no repetición de la violencia”.

Los cortos estás dirigidos a todas las personas interesadas en la construcción de paz que quieran comprender la situación de las víctimas y que ansíen contribuir en la tarea de desnaturalizar la guerra.

 

Tras ganar la beca de Estímulos culturales de Cali 2016, Dalila y Sebastián lograron conseguir los recursos para finalizar dos de las cápsulas de ‘Memorias del silencio’. Hasta ahora, han publicado los capítulos llamados ‘Rogelio y Pta’nz’ y ‘Aurora y el Río’. “Uno de los obstáculos para desarrollar esta serie fue no saber la ruta para buscar el apoyo de financiación, pues en el camino aparecían varios intermediarios que querían utilizar el proyecto para su beneficio y en cierta medida cambiarle el sentido a nuestro trabajo”, confiesan.

El camino de ‘Memorias del silencio’ no ha sido fácil. En un principio, ambos realizadores presentaron un teaser a diversas organizaciones buscando apoyo para completar el primer capítulo, pero no lo obtuvieron. A pesar de esto, continuaron trabajando. Con el tiempo, al proyecto se empezaron a integrar otros profesionales con distintas especialidades. Algunos de ellos son Juan Oviedo, diseñador sonoro; Christian López, animador digital; Jefferson Lipsky, desarrollador web, y John Ríos, diseñador gráfico.

 

Dalila y Sebastián piensan que en Colombia se ha normalizado la guerra. Hoy, sostienen, es normal ver la muerte, ver desplazados en la ciudad y aceptar las violencias de género. Para combatir este imaginario, esperan darle continuidad al proyecto con la creación de más cápsulas. También, confían en poder integrar a más víctimas para que cuenten sus historias. “Queremos seguir haciendo piezas audiovisuales de reflexión, que contribuyan al reconocimiento de nuestra gente, de nuestro pasado reciente, persiguiendo la utopía de que futuras generaciones puedan pensar, sentir y habitar un país sin guerra”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS