Hicimos un balance sobre nuestro último proyecto: “Lideresas: correo de voz”. Los testimonios de las mujeres que consultamos abordan problemáticas que pocas veces son visibles.

Hace dos meses, en la redacción de ¡Pacifista! debatimos alrededor de los temas que estaban ignorando los candidatos presidenciales. Surgieron inquietudes como las siguientes: ¿Las agendas de los candidatos reflejan las preocupaciones de los ciudadanos? ¿Las propuestas y los temas “prioritarios” plantean soluciones a la incertidumbre de las personas que habitan en las zonas de conflicto?  La primera conclusión a la que llegamos es que las respuestas a estas preguntas no las teníamos nosotros como periodistas que trabajan en Bogotá. La segunda: que las mujeres no estaban teniendo un espacio propio dentro del debate electoral.

Desde entonces comenzamos a buscar mujeres líderes en zonas de conflicto; les preguntamos qué les preocupaba y qué inquietudes les gustaría hacerles llegar a los candidatos. Nos encontramos con historias de resiliencia y violencia, todas enmarcadas en el conflicto armado. Por esta razón decidimos desarrollar diez videos en los que ellas eran las protagonistas: contaban sus historias y  formulaban diferentes preguntas a los candidatos presidenciales. La idea, como lo acordamos con ellas, consistía en que los candidatos respondieran a sus inquietudes y sentaran una posición en torno a las problemáticas que ellas viven en sus regiones.

Comenzamos con el testimonio de María Isabel Mena, lideresa afro, investigadora y activista. Nos encontramos con una inquietud profunda alrededor del racismo en la escuela, un tema al cual lamentablemente ningún candidato se refirió. Que los niños sean discriminados en el colegio por una cuestión racial es un tema urgente que necesita nuevas propuestas en torno al sistema educativo; una reflexión sobre las prioridades del Ministerio de Educación y la actitud que, como sociedad civil, tenemos alrededor del racismo. El video tuvo un alcance importante, pero no llegó a la agenda política. El candidato al que ella le preguntó, Iván Duque, prefirió mantener el silencio.

María Cristina Figueroa, lideresa de La Guajira, nos contó un episodio que todavía le cuesta mencionar por la intranquilidad que genera. “Desde el año 2013 sufrí un altercado por el cual me tocó desplazarme de mi comunidad. Se presentaron siete hombres encapuchados en mi casa dispuestos a matarme y violarme, no sé qué querían ellos”. ¿Cómo garantizar la seguridad y la continuidad del trabajo de una lideresa social? Esta fue su pregunta que, si bien recibió varios mensajes de apoyo por parte de la audiencia y de diferentes organizaciones, no fue respondida por los candidatos.

En el transcurso de la serie escuchamos testimonios sobre la violencia en el Cauca, los problemas de tierras para las comunidades étnicas de los departamentos de Caldas, Nariño y Caquetá y  los casos de corrupción en la costa Caribe. También conocimos de cerca testimonios sobre   los efectos ambientales de la economía extractiva en Santander,  la desigualdad entre las ciudades capitales y sus municipios vecinos y la afectación de género en el conflicto.  Estos temas, en un comienzo locales, reflejan preocupaciones de país y tienen que ver con procesos fundamentales, como la consulta anticorrupción o la implementación del Acuerdo de Paz de La Habana.

De las 10 mujeres que enviaron mensajes a los candidatos, solamente dos obtuvieron respuesta: Luz Mary Neira, lideresa en el municipio de Soplaviento, Bolívar, y Magally Belalcázar, defensora de derechos humanos en Caquetá y Nariño. Gustavo Petro, a través de su fórmula vicepresidencial, Ángela María Robledo, le respondió a Luz Mary sobre sus preocupaciones, todas relacionadas con la contratación irregular en la costa Caribe, particularmente en su departamento. A través de las alianzas público-populares, dijo Ángela Robledo, buscarán que los gestores locales sean los que provean la alimentación escolar, activando el mercado local y garantizando la calidad.

 

En el caso de Magally Belalcázar, quien ha sido víctima de la violencia y ha liderado procesos de restitución de tierras, Sergio Fajardo le respondió que, si llegase a la presidencia, priorizaría a “las mujeres jefas de hogar en condiciones de vulnerabilidad, pobreza o víctimas de desplazamiento en la formalización de propiedad. Vamos a cumplir con que el 50 % de las tierras que se adjudiquen por la Agencia Nacional de Tierras sean para mujeres rurales”.

 

Los esfuerzos de Petro y Fajardo fueron valiosos, pero la mayoría de lideresas se quedaron esperando una respuesta  por parte de los demás candidatos.Temas tan sensibles como la garantía de derechos y la formalización de la tierra quedaron en el aire. A tan solo nueve días de que se lleve a cabo la segunda vuelta presidencial, invitamos a Iván Duque y a Gustavo Petro a conocer las historias de todas las mujeres lideresas que trabajaron en este proyecto. No es tarde para responderles. Es, de hecho, el momento en el que pueden dejar claras sus propuestas y demostrar que, como lo han prometido en campaña, les interesa trabajar por las mujeres y en todas las regiones.

Si quieren ver todos los videos, hagan clic aquí

ARTÍCULOS RELACIONADOS