Síguenos en Facebook
periodistas fondo

De izquierda a derecha, los periodistas María Victoria Bustamante, José Javier Sarmiento y Laura Toscano. Fotomontaje: Staff Pacifista

Desde este jueves, cuatro periodistas del departamento de Sucre son “objetivo militar permanente” de un grupo desconocido de personas que se hace llamar “Frente Sucre Sin Sapos”. En un panfleto que rueda por WhastApp desde el pasado lunes, las reporteras del periódico El Heraldo Laura Toscano y María Victoria Bustamante, el integrante de la oficina de prensa de la alcaldía de Sincelejo David Márquez, y el periodista independiente José Javier Sarmiento fueron amenazados de muerte y conminados a desplazarse de la región. La razón, según el documento, es que los reporteros y otros cuatro habitantes de Sucre “andan metiendo la nariz donde no deben”.

Tres fuentes consultadas por este portal no dudaron en señalar que las amenazas obedecen, al menos, a dos temas, específicamente relacionados con el trabajo de El Heraldo. El primero es el cubrimiento periodístico que ha hecho el diario sobre un escándalo de corrupción en Sucre conocido como “el cartel de los enfermos mentales”. Una serie de pagos que la secretaría de salud del departamento les hizo a dos IPS por cerca de 5 mil millones de pesos, por supuestas atenciones de urgencia a enfermos mentales que no estaban afiliados al sistema de salud. Entre los imputados por el desfalco, según ese diario, están dos exsecretarios de salud departamentales y el contador del exgobernador Julio César Guerra Tulena, del partido Liberal.

Vea también: Así agredieron a los periodistas que cubrieron la paz en 2016

El otro asunto es el cubrimiento que ha hecho El Heraldo sobre “el cartel de los fiscales”, una supuesta red de funcionarios de la Fiscalía Seccional de Sucre que cobraba jugosas sumas de dinero para archivar, desviar o paralizar investigaciones contra políticos sucreños procesados por corrupción. En esa investigación, como en la de la salud, han resultado salpicados exalcaldes, excongresistas y exdirectivos de entidades públicas.

Respecto a esas denuncias, el panfleto amenazante dice que Toscano y Bustamante, dos de las periodistas de El Heraldo, son “sapos a los que les pagan para montar noticias y enlodar a personas de honor en el departamento”, y que “solo hablan bien de la rata de Mario Fernández”, senador del partido Liberal.

Este es el panfleto con el que el autodenominado “Frente Sucre Sin Sapos” amenazó a periodistas y líderes políticos. Imagen: Cortesía

El reportero José Javier Sarmiento, que lleva 21 años ejerciendo el oficio y que también figura en el panfleto, dice que Toscano y Bustamante son quienes han hecho las investigaciones “más profundas” sobre hechos de corrupción, pero que desde septiembre del año pasado buena parte de los periodistas de Sucre se han dedicado a destapar escándalos sobre contratación pública. Entre ellos, el del llamado “cartel de la hemofilia”, con el que una tercera IPS desangró al Estado por casi 3 mil millones de pesos en falsos recobros generados por la supuesta atención de pacientes con esa enfermedad hereditaria.

Sarmiento, que hasta hace poco dirigió un noticiero regional, cuenta que “nos hemos reunido los cuatro (periodistas amenazados) y pensamos que esto es una situación para amedrentarnos, para acallarnos”. Y dice que el panfleto les trajo a la memoria la guerra que vivió Sucre en las décadas del 90 y el 2000: “Pensábamos que ya estábamos en una situación de tranquilidad, al menos relativa, pero, a raíz de esto, parece que regresa esa época en la que el departamento estuvo sumido en el paramilitarismo, la guerrilla y las organizaciones delincuenciales. Entonces, sentimos temor”.

Vea también: ¿Por qué Colombia sigue en la élite de países peligrosos para ser periodista?

Luz Elena Turcios, presidenta de la Asociación de Comunicadores Sociales Periodistas de Sucre (ACPS), dice que la entidad trabaja en el seguimiento de los casos y que desconoce de dónde provienen las amenazas: “La línea periodística de los colegas amenazados es la de sacar informaciones de corrupción y hacer cubrimiento de todo lo que tiene que ver con el conflicto armado y las víctimas. Entonces, no sabemos de dónde vienen estos mensajes amenazantes. Estamos esperando a que las autoridades se apersonen de las investigaciones de las cuales no hemos conocido avances”. La Fundación Colombiana de Periodistas también se pronunció por medio de un comunicado en el que condenó “los mensajes amenazantes contra periodistas en el Caribe”, pidió a la Fiscalía investigar a los responsables y le solicitó a la Unidad Nacional de Protección (UNP) garantizar la vida de los comunicadores.

Por ahora, los amenazados se reunieron con la cúpula policial de Sucre, que ordenó rondas de vigilancia en sus lugares de trabajo y residencias.

Los otros amenazados son Francisco Ordoñez, líder político de la subregión conocida como la Mojana Sucreña; Orlando Serpa, el hermano del alcalde de Buenavista (Sucre) que se ha convertido en fuente de periodistas a la hora de abordar temas de corrupción, y Francisco Ordóñez, otro líder político conocido por denunciar corruptos en emisoras y periódicos locales, según cuentan fuentes de la zona.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS