Foto: Equipo Paz Gobierno

Las delegaciones del Gobierno y del ELN, junto a los representantes de los países garantes. Foto: Equipo Paz Gobierno

Luego de cuatro años de conversaciones exploratorias, el Gobierno y el ELN llegaron, por tercera vez, a un acuerdo para instalar la fase pública de diálogos. Así lo anunciaron desde Quito (Ecuador) el jefe de la delegación del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, y el jefe negociador de la guerrilla, “Pablo Beltrán”. La discusión de la agenda de seis puntos acordada en marzo de 2016, que arrancará por el punto de participación de la sociedad y el subpunto de acciones humanitarias, iniciará en Quito el próximo 7 de febrero.

Vea también: Estos son los líos que deberán resolver el Gobierno y el ELN para iniciar la fase pública

Para llegar a este punto, las partes tuvieron que resolver el tema que tenía estancada la mesa: el de los gestos humanitarios. Por eso, acordaron que el ELN liberará al excongresista Odín Sánchez el próximo 2 de febrero y que ese mismo día el Gobierno “hará efectivos” los indultos a dos guerrilleros del ELN, según el comunicado conjunto que firmaron las partes. En la liberación de Sánchez participará el Comité Internacional de la Cruz Roja y ambas acciones humanitarias contarán con el acompañamiento de los países garantes y de la iglesia católica.

El Gobierno, además, nombrará dos gestores de paz para que participen como miembros representantes del ELN en la mesa de conversaciones. Se ha especulado que esos gestores serán Juan Carlos Cuéllar y Eduardo Martínez, dos insurgentes presos en la cárcel Bellavista, de Medellín. Cuéllar ha sido parte activa de la fase exploratoria de los diálogos y es el enlace directo entre el ELN y las organizaciones sociales que respaldan la negociación,  cuyos miembros suelen visitarlo frecuentemente en la cárcel.

Los tres gestos estaban pactados desde el 6 de octubre de 2016, pero tuvieron que renegociarse y aplazarse desde finales de ese mes, cuando el ELN acusó al Gobierno de querer “imponer” condiciones por fuera de la mesa al exigir la liberación de Sánchez antes del inicio de la fase pública. Un tema que, según esa guerrilla, no se había pactado en la mesa. Ante la insistencia del Ejecutivo, el ELN se radicalizó en la selección de los dos indultados y los desencuentros generaron una suspensión momentánea de los diálogos a comienzos de diciembre. Con tres días de retraso, las conversaciones se reanudaron el pasado 13 de enero.

En tres reuniones, que arrancaron en Quito y culminaron en Cotacachi (Ecuador), las partes resolvieron el tema de los indultos, que destrabó la liberación de Sánchez, de quien su familia ha asegurado está gravemente enfermo.

El nuevo acuerdo en temas humanitarios permitirá, por fin, empezar la discusión de la agenda pactada, que incluye un fuerte componente de participación de la sociedad civil.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS