Síguenos en Facebook
Foto: Captura de video

Según el Gobierno, las Farc se encuentran en etapa de “preagrupamiento” como garantía para la campaña del plebiscito. Foto: Captura de video

A una semana de terminada la negociación de La Habana, el último comunicado de las Farc abrió varios interrogantes sobre la manera como se cumplirán los protocolos acordados para la dejación de armas. En el documento, titulado “Algunas precisiones necesarias”, la guerrilla asegura que la concentración de sus unidades empezará “cuando los Acuerdos de La Habana estén en firme y se hayan cumplido los requisitos allí pactados, como la entrada en vigencia de la ley de amnistía e indulto”. Sin embargo, eso no fue lo que se pactó en Cuba.

El ambiente entre las partes empezó a enrarecerse en la noche del pasado 27 de agosto, cuando el Ejército capturó en una vereda de El Bagre (Antioquia) a los guerrilleros “Fernando Marín” y “Robín Indio”, del frente 4 de las Farc. El hecho ocurrió, según esa organización, cuando los hombres se trasladaban al lugar donde el bloque Magdalena Medio elegirá en asamblea a sus delegados para la X Conferencia. La guerrilla también declaró que “Marín” es uno de las guerrilleros que se concentrará en la Zona Veredal de Remedios (Antioquia) y que será uno de los 10 insurgentes que tendrá autorización para realizar tareas relacionadas con el Acuerdo por fuera del campamento.

Sin embargo, en un comunicado de la Séptima División, el Ejército afirmó que esos y otros tres hombres son integrantes del ELN y que se “encargaban de amedrentar a la población civil a través de la extorsión, cobro de vacunas y la recolección de dineros obtenidos de la minería ilegal”, por lo que serán procesados por porte ilegal de armas y extorsión. Al respecto, el bloque Magdalena Medio declaró que “unidades militares pretenden presentarlos ante la opinión pública como integrantes del ELN para justificar su retención, lo que en nada ayuda a generar confianza”.

La captura ocurrió en momentos en que, además de preparar las asambleas, las Farc se encuentran en fase de “preagrupamiento” en distintos puntos del país. La medida fue acordada con el Gobierno para tener “plenas garantías para lo que será este periodo de campaña al plebiscito”, de acuerdo con declaraciones del alto comisionado para la paz, Sergio Jaramillo. El mismo día de las detenciones, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, informó que “ya hay desplazamientos en una especie de preagrupamiento de las Farc que nos permite implementar el cese al fuego y de hostilidades”.

Según Jaramillo, los movimientos arrancaron la semana anterior, cuando la Subcomisión Técnica del Fin del Conflicto acordó un nuevo protocolo con “todas las medidas que rigen desde hoy (29 de agosto) hasta el plebiscito” y que incluye las reglas para el cese al fuego contempladas en el Acuerdo. Los traslados se realizan en corredores humanitarios vigilados por la Fuerza Pública, de acuerdo con fuentes del Gobierno.

Pero con dos de sus hombres presos en momentos clave para la movilización de tropas, las Farc declararon que no se concentrarán en las Zonas Veredales y los Puntos hasta que no haya ley de amnistía. En el comunicado se lee que “no vamos a arriesgarnos a que un juez, como sucedió en El Bagre, nos emita una orden de captura por porte ilegal de armas, como miembros de otra organización guerrillera”. El ministro Villegas, por su parte, insiste en que los capturados estaban cometiendo delitos contra la población civil.

¿Qué dice el Acuerdo Final?
Si las Farc insisten en no concentrarse hasta que el Congreso apruebe la ley de amnistía, incumplirán el Acuerdo Final. La conclusión es de fuentes gubernamentales, pero también surge de la revisión de los protocolos establecidos para la dejación de armas.

Foto: Captura de video

El pasado 28 de agosto, Timoleón Jiménez, máximo comandante de las Farc, le ordenó a sus tropas cesar definitivamente la confrontación armada a partir de las 12 p. m. Foto: Captura de video

En el punto sobre el fin del conflicto, las partes acordaron que los tiempos para la dejación empezarán a correr tras la firma del Acuerdo, que ocurriría entre el 20 y el 30 de septiembre. Cinco días después, los integrantes de las Farc deberán desplazarse hacia Zonas y Puntos.

Con el fin de facilitar el proceso, el Gobierno se comprometió a suspender todas las órdenes de captura que pesen contra los integrantes de las Farc desde el momento en que empiecen los desplazamientos. Para ello, la guerrilla deberá entregar un listado con los nombres de sus militantes, que será verificado por el Ejecutivo.

Al tiempo, el Gobierno deberá tramitar la ley de amnistía. El proyecto se presentará ante el Congreso un día después de que entre en vigencia el Acto Legislativo para la Paz, que operará después del plebiscito —si gana el “SÍ”—. Es decir, el trámite de la ley deberá empezar el 3 de octubre.

De acuerdo con fuentes del Gobierno, el trámite en el Congreso tomará aproximadamente 40 días, cuando las Farc ya tendrían que haber ingresado todas las armas a Zonas y Puntos, aunque manteniendo su custodia. Solo hasta el día 90 el armamento empezará a quedar bajo la tutela de Naciones Unidas, que entre el día 150 y el 180 iniciará su extracción.

Se supone que con la suspensión de las órdenes de captura no podrían ocurrir incidentes como el de El Bagre, pero fuentes cercanas al proceso afirman que los guerrilleros temen dejar las armas sin que se haya resuelto la situación jurídica de quienes no cometieron crímenes graves.

Si las Farc mantienen su posición, el componente internacional del Mecanismo de Monitoreo y Verificación deberá intervenir para exigir el cumplimiento de los tiempos acordados y estipulados en el Acuerdo Final.

ARTÍCULOS RELACIONADOS