Por: Sara Gómez Toro

Quizá nunca volvamos a ver tantos exguerrilleros juntos en la ciudad  como los que han estado merodeando por estos días el Centro Internacional en Bogotá. Unos 1.200 delegados de la autodenominada guerrillerada viajaron desde la semana pasada a la capital para el congreso constitutivo del nuevo partido de las Farc y hoy ya están de vuelta en sus regiones.

Para ellos, el viaje significaba una rara oportunidad  para conocer el mundo que existe fuera de las 26 zonas donde han estado concentrados durante buena parte del año y de paso la ciudad que fue durante décadas su objetivo militar. ¡Pacifista! tuvo la oportunidad de conversar con varios de ellos acerca de sus primeras impresiones de Bogotá y sus más de siete millones de habitantes. Esto fue lo que nos dijeron:

 

Ismael Maestre – San Basilio de Palenque

“Yo como estoy aquí entre camaradas y entre amigos, conocidos, yo me siento tranquilo. Con un poco de recelo, sí, porque hay mucha policía y mucha gente mirándolo a uno. Por eso tampoco me atrevo a salir del entorno, uno no sabe lo que le pueda pasar. Miramos esto como un triunfo, pero por parte de otra gente uno ve resistencia: personas que no quieren aceptar que vivamos tranquilos, que no nos estemos matando los unos a los otros”.

 

Oscar Salazar – Turbo Antioquia

“Aparentemente hay tranquilidad, pero ha habido amenazas a las organizaciones defensoras de los derechos humanos, a los mismos líderes y reclamantes de tierras por parte de organizaciones paramilitares. El planteamiento nuestro es que tenemos que regresar a nuestros lugares de origen, nosotros somos campesinos y obedecemos al campo. Y si uno está en una ciudad extraña siente que ese no es el hábitat de uno”.

 

Sofia Reyes – Vidrí, Choco

“Primera vez que vengo a Bogotá, me parece una ciudad elegante. Es un cambio frente a estar en la selva. Tenía 14 años cuando ingresé a las Farc por una oportunidad de estudio. Yo quería estudiar, quería ser alguien en la vida y no vi otra forma. Pensé que al estar en la guerrilla sería alguien. Allí aprendí cursos de contabilidad, sistemas, enfermería. Mi sueño es seguir estudiando contabilidad y enfermería. Creo que sí lo haré porque el gobierno nos ha ofrecido esas oportunidad de seguir estudiando”.

 

Jon Taborda – Zona Veredal (ahora Espacios Territoriales de capacitación y reincorporación) de Santa Lucia, Ituango. 

“Es la primera vez que vengo a la famosa capital. Hace algunos años no imaginaba estar en este escenario y menos para nuestro congreso nacional.  Ha sido una experiencia bastante importante, estoy aprendiendo mucho, tratando de aportar en la medida de lo posible y aprovechando para conocer a nuestros compañeros que no conocíamos de otras regiones del país”.

Jeison Brochero de la Hoz – Montes de María

“Me preocupa el tema de la gente de calle. Tú no estás tranquilo en ningún lugar, siempre tienes de tres a cuatro personas pidiendo. De todas maneras, la seguridad depende de uno, por ejemplo no salir en las horas de la noche, no frecuentar tiendas o muchos lugares públicos”.

 

Pedro Álvarez – Montes de María

“Nos preocupa la seguridad por el tema social. Nosotros hemos visto como la descomposición social del país se ha trasladado a las calles de Bogotá. Queremos ver a toda esa cantidad de gente resocializada. No cambio los Montes de María con la paz que se vive hoy, nunca jamás los cambiaría por ninguna ciudad”.

 


Astolfo Caro – Montes de María

“Como soy campesino y mi profesión está en el campo. Creo que sería muy difícil moverme de allí hacia otro lado, mi sitio es en el campo”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS