¡Pacifista! reproduce este artículo en el marco de su alianza informativa con el diario El Espectador. Vea la nota original aquí.

Por Redacción Política – ‘El Espectador’

Hace 4 días la representante del Centro Democrático, Margarita Restrepo, publicó en sus redes sociales una propaganda que proponía “callar a los bravucones inconsistentes”.

El mensaje estaba acompañado por fotos de adversarios políticos de la colectividad uribista con una cinta negra en forma de equis sobre sus bocas. Para muchos, la propaganda fue agresiva. La polémica se levantó y la iniciativa no tuvo el respaldo unánime ni siquiera en las toldas uribistas.

En diálogo con El Espectador, Restrepo reconoció que la campaña fue desafortunada. “La campaña tuvo un problema, si hay que explicar algo, quiere decir que el mensaje no fue efectivo. La campaña debería hablar por sí sola”.

Según dijo, lo que se pretendía era “hacer un llamado para que los adversarios políticos bajaran el tono de sus bravuconadas”. A todas luces, el mensaje tuvo un efecto adverso. Se interpretó incluso como una amenaza.

“En ningún momento (la campaña) tenía una connotación violenta. Las imágenes utilizadas fueron fuertes, sobre todo en un país como Colombia, pero los textos estuvieron bien utilizados”, dijo.

Pese a la indignación generalizada, la representante Restrepo no ofrece excusas. “No hay razón para hacerlo. Cada quien interpretó la campaña según su percepción. ‘Los callaremos en las urnas’, hace alusión a ganar una contienda electoral en la que los colombianos van a silenciar a aquellos que no hacen sino agredir y difamar”.

Fiel al discurso uribista, Restrepo añadió: “Es triste ver como esta campaña tiene eco, pero no tiene eco lo que han hecho los terroristas de las Farc, que siguen maltratando al pueblo colombiano”. Aclaró que su jefe político, el senador Álvaro Uribe, no le llamó la atención por la polémica que protagonizó; pues se entendió que había sido una campaña promovida por el Centro Democrático en conjunto.

“Dejé claro que era propaganda hecha por mi equipo de trabajo y no por el partido. Asumo las consecuencias, pero el presidente (Uribe) nunca me ha llamado para limitar mi ejercicio legislativo ni la forma en la que yo me expreso”.

Reaccciones en redes sociales

ARTÍCULOS RELACIONADOS