Tatiana Duplat, directora de Señal Memoria. Foto: Paloma Duplat.

Tatiana Duplat, directora de Señal Memoria. Foto: Paloma Duplat

En el archivo audiovisual que reposa en el edificio de Radio Televisión de Colombia (RTVC) están las voces que transmitieron las emisoras liberales clandestinas que surgieron tras el asesinato del candidato presidencial Jorge Eliécer Gaitán, los sonidos del intento golpista orquestado contra el presidente Alfonso López Pumarejo en 1944, las voces de las mujeres que durante el mandato del General Gustavo Rojas Pinilla usaron los micrófonos en la plaza pública, y el registro audiovisual y sonoro de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991.

En ese edificio, ubicado detrás de la Universidad Nacional, en Bogotá, se encuentran 75 años de historia de radio y 62 de televisión en Colombia. Teniendo en cuenta que allí está el registro de los hechos más importantes del país, el proyecto Señal Memoria, de RTVC, lleva tres años trabajando en la conservación del patrimonio audiovisual, que hasta 2013 se encontraba casi todo en formato análogo.

Para ello, los funcionarios de Señal Memoria han procesado buena parte del archivo de televisión, con una limpieza interna y externa de las cintas cuyo contenido es posteriormente digitalizado. Todo, con el fin de preservar el material y crear un archivo que pueda ser fácilmente consultado por el público.

El proyecto ha avanzado rápidamente. Según Marta Liliana Rosas, de RTVC, “unas 12.000 unidades de catalogación ya han sido digitalizadas. Unas 10.000 son de programas y el resto son fragmentos, pero ya tenemos archivo”.

En cuanto al material sonoro, Tatiana Duplat, directora de Señal Memoria, dice que es un “acervo importante que necesita ser procesado, ordenado y difundido. Por eso, hace 8 años nació la fonoteca, cuyo proceso de digitalización ha avanzado un 30%”.

 

Señal Memoria 2

Señal Memoria no solo tiene un archivo fílmico y sonoro. También conserva los equipos que se han usado para hacer radio y televisión en el país. Foto: Paloma Duplat

 

Para difundir el patrimonio audiovisual del país, Señal Memoria tiene dos ramas de operación: una unidad de servicios de imágenes, que le sirve a diferentes producciones de Señal Colombia, Canal Institucional y Canal Uno, y las labores de constitución del archivo. Solo en 2015, con apenas dos años de operación, el proyecto ha recibido más de 1.000 solicitudes de consulta.

Según Duplat, este proceso también va a permitir que aparezcan “los relatos y las voces de un país que se está buscando. Nuestro deber es catalogar muy bien el archivo para que la gente venga y pueda reconocerse”. Otro de los retos es ayudar a transformar los imaginarios sobre la guerra y la paz: “La cantidad de imágenes que están rotuladas como de ‘paz’, pero que realmente son de guerra, es impresionante. Cuando nos han pedido cosas de paz, la gente viene con la idea de imágenes violentas. Por eso, es necesario empezar a distinguir el material”.

Hasta ahora, la colección más importante que ha elaborado Señal Memoria se llama La Paz es Ahora. Allí se reconocen diferentes hitos de la historia del país a través de un archivo sonoro que va desde 1940, cuando se creó la Radiodifusora Nacional de Colombia, hasta el 12 de octubre de 2012, cuando el presidente Juan Manuel Santos anunció los diálogos con las Farc en La Habana.

Pero ese es solo el principio. Duplat dice que el proyecto quiere apostarle a la construcción de paz y darle protagonismo a las voces no oficiales. “Queremos encontrar imágenes de personas que le han trabajado a la paz sin estar en el poder. Nuestra historia ha sido la historia de las guerras. Aquí queremos construir la historia en clave de paz”.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS