En el año 2010 la CAR empezó a trabajar en la recuperacion del río Bogotá. Para el año 2020 el río debería estar completamente limpio. Foto: Pablo David

El bus nos llevó a orillas del río Bogotá, a un punto muy cerca del puente de guadua de la calle 80 que marca la salida de la capital. Desde antes de que nos bajáramos a ver el agua, el fuerte olor producido por la descomposición de desechos, en sus profundidades y en su superficie, ya había inundado todo el ambiente. Llegamos hasta aquí junto a Emma Brennand, Roger Williams y Lisa Mazzotta, tres reconocidos documentalistas que están de visita en Bogotá, participando del festival de cine medio ambiental Planet On que se desarrolla en la ciudad y que irá hasta este viernes.

Junto con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (Car), los organizadores del festival quisieron llevar a los realizadores, quienes han enfocado su trabajo en los problemas medioambientales, a que visitaran el río Bogotá, tristemente célebre por sus altos niveles de contaminación. Su meta era mostrárles a los tres directores y productores el estado del río y los proyectos que tienen para él, buscando, quizá, que en un futuro puedan seguir la historia y filmar algo al respecto. Según la directora del festival, Norma Cuadrados,“un documental acompañado de un tema académico, puede generar acciones para mitigar el impacto del cambio climático”.

Al bajarnos del bus, la documentalista británica Emma Brennand, directora del documental Planet Earth II (Planeta Tierra II) , pensó que estaba lloviendo porque la superficie del río estaba llena de burbujas. Luego, viendo más de cerca, se dio cuenta de que las burbujas, el mal olor y el característico color oscuro del agua tenían una explicación más allá de la lluvia: “está muriendo” dijo en voz alta. Las burbujas no eran más que los gases producidos por la descomposición que se asienta agua abajo.

Montados en la lancha que nos iba a dar un pequeño recorrido por el río, le pregunté al director del documental River Blue (Río Azul), Roger Williams, cuál era su primera impresión del río al verlo desde afuera, a lo que respondió: “no me dan ganas de verlo desde adentro”.

El río Bogotá se extiende por 375 kilómetros y desemboca en el Río Magdalena. El documentalista Roger Williams en la foto. Tomada por: Pablo David.

Nadar en ese río sería casi el equivalente a nadar en compota, solo que negra y con pésimo olor. No llevábamos más de 10 metros recorridos cuando Lisa Mazzotta, productora de River Blue, ya tenía un pañuelo puesto sobre su nariz porque no aguantaba más. “Esto es muy triste, se nota que el problema es grave”, alcanzó a decir.

Después de 20 minutos de viaje, Williams concluyó que el río está biológicamente muerto: “es asqueroso”. Las orillas estaban secas y negras y Brennand atinó a decir que si por casualidad se nos ocurriera bajar uno o dos metros, era muy probable que el panorama fuera peor.

El río también recibe desechos sólidos sin tratamiento previo de agua, además a la altura de Bosa y de Soacha, empieza a recibir agua de diferentes fábricas. Foto: Pablo David.

El calor bogotano acercándose al mediodía hacía que el río se evaporara en nuestras narices y las sedimentaciones impedían que el motor de la lancha fuera más rápido, así que no había viento que nos salvara del hedor. Había que resistir.

No obstante, tratando de buscar una buena noticia en medio de todas las malas que nos traía el río, hay que decir que todos los documentalistas estuvieron de acuerdo en que el Bogotá no es el peor río que han visto. En una escala de 1 a 10, siendo 1 limpio y 10 una absoluta porquería, los invitados estuvieron de acuerdo en calificar a nuestro río sabanero con un 7. Estamos muy mal, pero aún no llegamos al nivel de los peor contaminados de países como India o Bangladesh.

Afortunadamente, mientras más nos alejábamos de la ciudad, la suciedad del agua se hacía más tenue. Williams, quien hablaba como un verdadero experto, me explicó que si bien los colombianos jamás podríamos volver al estado original del afluente, sí es posible que una buena inyección “política, económica y social” pueda recuperar una buena parte. Brennant, por su parte, comparó al río Bogotá con el río Támesis de Londres en los setenta, y explicó que estaba mucho más contaminado de lo que está ahora, a pesar de que la población ha crecido. “Es absolutamente posible” reversar tanto daño, aseguró.

El director operativo del Fondo para las Inversiones Ambientales en la Cuenca del Río Bogotá (Fiab), Anibal Acosta, reconoció que en Bogotá le hemos dado la espalda al río y no lo hemos aprovechado, a diferencia de ciudades como Londres, Madrid o París, donde los afluentes son una atracción turística y columna vertebral de la ciudad. A pesar de que anualmente se recogen “alrededor de 50 millones de dólares” para temas ambientales en la capital, contó Acosta, el proceso de recuperación del río es lento por todos los años de olvido.

Terminamos el recorrido, pero el festival sigue. En total, se expondrán 20 documentales y 18 cortometrajes en Bogotá, que buscan sensibilizar a los colombianos sobre los grandes daños que el hombre es capaz de causarle a los ecosistemas. Por eso, en ¡Pacifista! además, escogimos cuatro documentales que no se puede perder en estos días.

‘Bikes vs. Cars’

¿Cuándo?: Viernes 15 de septiembre, 1 p.m.

¿Dónde?: Universidad del Bosque.

Este documental sueco se enfoca en la crisis global que están causando los automóviles. El caos del tráfico es cada vez peor, más sucio y ruidoso. Activistas y pensadores están luchando porque las compañías de carros sean cada vez menos poderosas y en cambio aumenta los adeptos de las bicicletas.

‘The True Cost’

¿Cuándo?: Jueves 14 de septiembre, 2 p.m.

¿Dónde?: Universidad Central

¿Se ha puesto a pensar de dónde viene la ropa que se pone? En 92 minutos se va a enterar quién hace la ropa que compra en las tiendas más reconocidas del mundo, el impacto que esta industria tiene en el medio ambiente y por qué el precio de la ropa ha disminuido drásticamente con el pasar del tiempo. Seguramente, este documental le va a cambiar su manera de vestir y comprar.

‘Colombia bandera blanca’

¿Cúando?: 14 de septiembre, 1:30 p.m.

¿Dónde?: Cine Colombia Avenida Chile

Este documental francés habla de qué va a pasar con respecto al medio ambiente, después de haber sido herido por un conflicto de más de 50 años. Hace una fuerte crítica al presidente Juan Manuel Santos, ya que después de haber ganado el Nobel de la Paz en 2016, mostró pocas intenciones de cambiar el modelo económico basado en la explotación de recursos mineros y petroleros, a pesar de que el país se destaca como el segundo más biodiverso del mundo.

‘Dear President Obama’

¿Cúando?:  15 de septiembre, 6 p.m.

¿Dónde?: Universidad Central.

El documental narrado por Mark Ruffalo, explora el fracking: la contaminación, las historias, las víctimas y las falsas promesas del auge económico alrededor de este método de explotación petrolera en Estados Unidos. El expresidente Obama le dio un gran impulso a esta industria, que es criticada por científicos, geólogos y economistas, quienes son parte del movimiento anti-perforación.

Consulte la programación completa del festival acá.

ARTÍCULOS RELACIONADOS