Parte de entender el proceso de paz y los acuerdos logrados en La Habana pasa por tener claro cómo cambiaría el país si el Gobierno y las Farc pueden ponerle un punto final a la guerra. Más allá de las transformaciones que están sobre la mesa de negociaciones, el simple hecho de dejar a un costado la violencia implica una oportunidad económica, social y cultural. Y sobre eso también es necesario hacer pedagogía.

Por eso, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz dedicó un capítulo de su serie de videos sobre los acuerdos para explicar los costos que nos ahorraríamos si empezamos a transitar el camino de la paz. Desde los beneficios en materia de seguridad hasta cómo la infraestructura, la presencia del Estado, y las zonas más golpeadas por la guerra mejorarían.

Datos reveladores, como que desde que empezaron las negociaciones hemos tenido el periodo más pacífico en los últimos 40 años o que la economía podría crecer entre el 1 y 1.5% adicional cada año, respaldan esa afirmación.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS