Fotomontaje: ¡PACIFISTA!

La visita a Colombia de la fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, que terminó este miércoles, dejó algunas preguntas abiertas sobre el funcionamiento de la justicia colombiana frente a temas como las ejecuciones extrajudiciales y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Durante su estancia de tres días en Colombia, Bensouda tuvo la oportunidad de reunirse con miembros claves del gobierno como el presidente Juan Manuel Santos, el ministro de Justicia, Enrique Gil, y el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez.

En medio de una rueda de prensa convocada este miércoles, la fiscal reiteró que ha recibido información muy general sobre los ‘Falsos Positivos’, lo que no deja ver un gran avance en la investigación. “Le hemos pedido al fiscal información muy precisa y no la hemos recibido”, aseguró Bensouda y continuó: “seguimos preocupados de cara a una posible impunidad en el futuro”.

Lea también: La fiscal africana de la Corte Penal: una esperanza para las víctimas

Como contó ¡Pacifista! recientemente, la Fiscalía General de la Nación tiene 2.760 procesos de ejecuciones extrajudiciales, la mayoría registrados entre 2004 y 2007, durante el segundo periodo presidencial Álvaro Uribe, en el que Juan Manuel Santos fue ministro de Defensa.

Aunque Bensouda instó al Gobierno a concentrar los esfuerzos de la justicia en la implementación del acuerdo de paz, se espera que la presión y vigilancia que viene haciendo la Corte Penal Internacional en Colombia, ayuden a esclarecer los 1.228 casos que involucran a altos mandos de las Fuerzas Militares. De ser así, el centro de la discusión no solo estaría en la responsabilidad de mando frente a los crímenes cometidos por las Farc, sino también por el Estado.

Por esta razón, la información que pudo haber tenido Bensouda sobre la JEP podría resultar determinante, más teniendo en cuenta que a lo largo del último año dicho sistema de justicia transicional ha sido uno de los grandes blancos de crítica del uribismo al acuerdo de paz. El expresidente y sus adeptos se han negado continuamente a instalar en el mismo plano de actores del conflicto a la guerrilla y a las Fuerzas Militares.

Lo que ha quedado claro con la visita de Bensouda a Colombia, sin embargo, es que más allá de lo que pase con la JEP, cuyos magistrados deberían definirse a finales de mes, la Corte Penal Internacional tiene el ojo puesto en los ‘Falsos Positivos’ y no parece estar muy dispuesta a que sea la impunidad la gane la batalla.

ARTÍCULOS RELACIONADOS